MICROCUENTOS SEMIAUTOMATICOS/6

26 mayo, 2010

EL JINETE

El vaquero de las botas negras, de los pantalones negros, de la cartuchera negra, de la camisa negra, de la cara negra, del sombrero negro se acerca con su negro caballo al portalón y lo ata de la brida. A sus espaldas declina un sol de oro que tiñe de oro los dorados trigales de la llanura y las últimas cortinas del cielo. Silba una negra canción el forastero para hacerse notar en la cantina pero nadie sale a recibirlo. Brama el viento del oeste agitando una bandera. Silencio. Dolor. Ausencia. «Soy el jinete que asoló estas tierras. Soy la peste, a la que nadie acaricia. Dejaron atrás su bandera, su trigo, sus casas. Se llevaron los caballos, las mulas, a los niños. Condenado a morir de sed por ser la muerte. Condenado a la soledad y a la ceguera. Soy el jinete del Apocalipsis. Temedme y hacéos a un lado».

PABLO GONZ

Anuncios

37 comentarios to “MICROCUENTOS SEMIAUTOMATICOS/6”

  1. pablogonz Says:

    De vuelta a tamaños más legibles en pantalla.
    Un fuerte abrazo a todos y que tengáis un día estupendo,
    PABLO GONZ


  2. Es brutal este micro!!!
    no te conocía en esta faceta, y la verdad, se te da tan bien como la novela.
    un saludo

    • pablogonz Says:

      Yo, Anónima, siempre escribí novelas que, según Belén Gopegui, es un género opuesto al del cuento. Quizás por eso me encuentro más a gusto en ellas (sobre todo en las cortas) y más temeroso cuando afronto la escritura de un cuento. He observado que, como dice Maite más abajo, se me impone un cierto tono poético a veces. No sé por qué es pero yo lo siento así y le doy paso libre.
      Muchas gracias por tu visita y por tu comentario.
      Un abrazo,
      PABLO GONZ

  3. Maite Says:

    Hola Pablo, buena vuelta al tamaño “screen” Esa negrura que acompaña a todo el relato es casi lenguaje poético. Con ello llegamos al verdadero espacio de ausencia de color, de ausencia de todo, esa peste, ese Apocalipsis.

    Buen día para ti también.

    • pablogonz Says:

      Y es muy “screen”, Maite, porque además del tamaño más reducido tiene algo (o mucho) de cinematográfico, ¿no? Ya comenté antes que percibí como tú ese tono poético que trasuda esta pieza. Le doy paso libre y lo recibo como una bendición.
      Un abrazo,
      PABLO GONZ

  4. No Comments Says:

    Uy se me metió el miedo en el cuerpo esta mañana, escalofriantemente bueno Pablo.

    Un saludo indio

    • pablogonz Says:

      Gracias, Indio, por la visita, por el comentario, por el sentimiento. Escribí este micro en un estado de desbordante vanidad y eso, por cierto, da un poco de miedo a veces.
      Un saludo indio también para ti,
      PABLO GONZ

  5. Propílogo Says:

    Enhorabuena, Pablo.
    Efectivamente, dan ganas de hacerse a un lado.
    El fondo muy logrado, y la forma perfecta.
    Un saludo.
    P.

    • pablogonz Says:

      Muchas gracias por tu visita, Propílogo, y por tu comentario. Dentro de un rato me voy a dar una vuelta por tu blog, a ver qué hay de nuevo.
      Un abrazo,
      PABLO GONZ

  6. Torcuato Says:

    Y al final te quedas solo. ¿Te diste cuenta ya que no podías hacerte valer de esa manera?

    Muy bueno.

    Un abrazo Pablo

  7. pablogonz Says:

    Yo se lo dije al jinetito de marras pero tú sabes, Torcuato, cómo son algunos personajes. Se empecinan y no hay quien los doble.
    Gracias por tus visitas. Un cordial saludo,
    PABLO GONZ


  8. Me encanta el ambiente que has creado, es un relato muy visual. Me ha gustado mucho 🙂

    • pablogonz Says:

      Gracias por tu visita, Virginia. Sí, peco un poco de eso. Mi literatura es muy visual con la consiguiente desatención de las demás vías de conexión con el mundo (llamémosle sentidos). Estoy tratando de equilibrar este aspecto de mi trabajo pero sólo hago avances muy lentos porque no quiero descuidar la naturalidad.
      Un abrazo,
      PABLO GONZ

  9. Ana Says:

    Con mi hija de 6 años jugamos a contar cuentos de colores… aún no hemos hecho ninguno negro, pero después de leer este… creo que no quiero que lo hagamos 🙂 Este se te mete en los huesos, en una bonita mañana de mayo.
    Un abrazo mañanero Pablo

    • pablogonz Says:

      Muy hermoso eso que cuentas, Ana. Me quedo con la imagen flotante. Quizás un día encuentre puerto en un micro algo más tierno que éste.
      Un abrazo de vuelta para ti.
      PABLO GONZ

  10. manuespada Says:

    Logras muy buena ambientación en este cuento, pablo, un cuento muy “negro” en el mejor sentido de la palabra, con ese final girando de lo árido a lo fantástico.

    • pablogonz Says:

      Hace unos meses que lo escribí y ahora al leerlo, la ambientación me recuerda demasiado a Faulkner (Mientras agonizo) que fue un libro que me impactó mucho. El giro final, por otra parte, tiene mucho de Zarathustra. Total: un pupurrí de lo más extraño. Pero no sé por qué: me gusta.
      Gracias por tu visita, Manu, y por tu comentario, tan atinado como siempre.
      Un abrazo,
      PABLO GONZ

  11. Concha Huerta Says:

    Cuanta fuerza en este relato breve. Transmites con excelencia la desazón de este jinete decorado con adjetivos y frases cortantes y secas.
    un saludo

    • pablogonz Says:

      Muchas gracias, Concha, por tu visita y tu comentario. Definitivamente la desazón también visita a veces a las enfermedades; no sólo a los enfermos.
      Un saludo para ti y para tu hermoso blog: Arte y Cultura.
      PABLO GONZ

  12. Jesús Says:

    Muy buena atmósfera. Me gusta mucho el comienzo, el uso reiterado que haces del adjetivo negro/a. Es para temerle, desde luego.

    Un abrazo;

    • pablogonz Says:

      Sí, Jesús, este relato tiene también algo de caricatura. Traté de compensar tanto negro con la reiteración de los dorados pero parece que los tonos oscuros terminan por imponerse. ¿Quién no teme a la peste avanzando por una llanura?
      Un abrazo para ti también. Todos los días te visito en “Intitulado”.
      PABLO GONZ

  13. aroint Says:

    Un relato fascinante, te felicito.

    Se nota que eres ya escritor “curtido”, ya que usas las palabras justas, ni sobran ni faltan y le das el toque poético justo y necesario, para que el lector se sumerja con facilidad en la historia y se deslice a través de tus palabras.

    Me ha encantado que muestres el lado “humano” de tal infame jinete. Da bastante que reflexionar a los que como yo, nos perdemos rápidamente por los campos de una imaginación fértil.

    Te añadiré en mi blogroll, quiero que mis pocos, pero buenos lectores, disfruten de tus creaciones.

    Saludos cordiales

    • pablogonz Says:

      Gracias, Aroint, y bienvenido por aquí. Te correspondo con el enlace desde mi página para que el flujo de lectores sea bidireccional. Estaré entre ellos.
      Un cordial saludo,
      PABLO GONZ

  14. Baizabal Says:

    Genial Pablo, ¿sabes? a mi me encanta adjetivar, en eso prefiero al cuento y la novela. Muy buena ambientación como ya te dijeron, y el final es potente.

    Un abrazo

    PS. Ya arreglé lo de los comentarios en Fotozábal

  15. Jesus Says:

    Qué extraordinaria textura consigues en este relato Pablo. Entre leyenda y realidad. La peste, haciendo carrera en solitario, en mitad del oeste, toda de negro.
    Muy bueno.

    Un abrazo Pablo (todo el día deseando llegar a casa para comentartelo. Una cosa es leerlo desde el móvil y otra muy distinta escribir comentarios)

    • pablogonz Says:

      Me dejas de piedra, Jesús. Siempre es un placer que a uno lo halaguen pero viniendo de un excelente microrrelatista como tú la cosa sabe aún mejor. Muchas gracias por tus palabras y un fuerte abrazo,
      PABLO GONZ


  16. Solo hace falta un eclipse de sol para completar tu escalofriante microrrelato negro. Vaya recreación que haces del personaje, me parece de muerte.

    Blogsaludos

    • pablogonz Says:

      Muchas gracias, Adivín. Leyendo tu comentario y uniéndolo con lo que contaba Ana esta mañana (nota 9) se me ocurre lanzar a nuestro micromundo la idea de escribir micros de colores. Ahí está el reto para quien guste de esta clase de desafíos.
      Un fuerte abrazo,
      PABLO GONZ


  17. Hasta pude escuchar la típica música de suspenso del western. Excelente clima. La poética es austera y no desentona con el género. Me gustó mucho Pablo!
    Saludos!

    • pablogonz Says:

      Muchas gracias, Claudia. Con tu comentario confirmo mi impresión de que este micro posee una ambientación justa. Todo lo que tiene de eso le falta de historia, pero eso ya va en gustos. Este ahonda en el aspecto lírico y no puede pedírsele todo.
      Un beso,
      PABLO GONZ

  18. Martín Says:

    Gran descubrimiento tu blog, querido Pablo. Siempre es un placer conocer nuevos microrrelatistas con tan buen nivel. Me gustó mucho este micro. Te felicito! Y muchas gracias por el link a mi Living. Un abrazo

  19. Gemma Says:

    Bueno, sugerente y mordaz. Felicidades, Pablo.
    Un saludo

  20. Pame Says:

    Gracias Pablo! este relato, conciso pero muy muy preciso, me hace reflexionar y pensar que la oscuridad también puede aclararse y convertirse en luz resplandeciente. Desprenderse del miedo es el mejor conductor y transmutador de oscuridad a la claridad. El miedo bloquea al ser humano y lo aleja de su conexión con la luz. Todos somos luz (pero no lo sabemos) y nos conectamos con un rayo de luz infinito (pero tampoco lo sabemos) nos a invadido la oscuridad y no debieramos huir, sino más bien enfrentarla… estamos en tiempo de lucha … nuevamente se agradece tu creación =)


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: