LA SALIVA DEL TIGRE/12

30 julio, 2010

ELLOS

Al término de la guerra, él pasó a Francia, como tantos otros, y fue recluido en un campo de refugiados próximo a Pau. Allí conoció a una mujer, una francesa muy joven que le dio un niño. Se llamaba Margarito y murió infante.

Al término de la guerra, ella volvió a Madrid y licenció a los niños de la colonia. Su piso estaba ocupado por una familia así que se instaló con una hermana de él. No podía ejercer su profesión de maestra porque las nuevas autoridades la habían inhabilitado.

En el año 62, él regresó a España y la visitó en su casa, ya recobrada. Le contó lo sucedido. Se separaron. No podían hacer otra cosa a los ojos de la sociedad. Pero algunas tardes de otoño, cuando había mucha gente por las calles, se encontraban frente al escaparate de una ferretería y miraban las novedades con un extraño detenimiento.

PABLO GONZ

Anuncios

19 comentarios to “LA SALIVA DEL TIGRE/12”

  1. elmercadodelosciclopes Says:

    Fantástico. Este es de los que te dejan preguntando ¿cómo? Gracias Pablo.

  2. pablogonz Says:

    Imágenes del dolor que no se me borran.
    Un abrazo a todos,
    PABLO GONZ

  3. manuespada Says:

    Muy tierno Pablo, aunque también duro, como corresponde.


  4. Ostras, qué bueno. Me dejaste de una piedra, rapá ;). Me gusta mucho esa historia que se ve trascender fuera del texto, es muy elástico. Y el ritmo te lleva hasta el final sin darte cuenta. Muy bueno, Pablo.

  5. Anonima Mente Says:

    La imagen de un otoño cargado de hojas secas, de insignificantes momentos llenos de novedades, de un tiempo detenido y reflejado en el escaparate de una ferretería…nostálgico y vivo tu relato Pablo.
    Te felicito desde mis humildes letras.
    Un saludo

  6. Víctor Says:

    Bueno, éste, Pablo, pero haz(nos) el favor de colgar como entrada el que dejaste como comentario en la nave de los locos, el mix de la SER.

    Un abrazo.

    • pablogonz Says:

      A ver si puedo mañana; o si no, el lunes. Aunque sólo lo van a entender los que tomaron parte en el concurso.
      Un abrazo y gracias por venir.
      PABLO GONZ


  7. Has demostrado singular maestría en ésta historia de corte tan triste.

  8. nélida Says:

    Cuánto daño puede hacer una guerra. Cuánto más nos podemos hacer a nosotros mismos ateniéndonos al que dirán.
    Triste historia
    Cariños

    • pablogonz Says:

      Sí, una historia triste. No sabría decir cuál de estos dos males de nuestra sociedad “la guerra” y el “qué dirán” ha causado más daño.
      Un fuerte abrazo y gracias por venir.
      PABLO GONZ

  9. Nélida Magdalena Gonzalez de Tapia Says:

    Muy triste y con un mensaje que deja ver las horribles cosas que pueden traer en consecuencia una guerrra. Gracias por compartirlo Neli ♣

  10. ROCIO L'AMAR Says:

    interesante narrativa psicosocialpolítica… también algunos exiliados y retornados chilenos aún mantienen cicatrices de un pasado reciente,

    texto para la reflexión más profunda,

    felicitaciones, Ro


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: