NOTICIAS DEL MÁS ACÁ/8

6 septiembre, 2010

COCHECITO CRECE

Algo que supera todo lo creíble se descubrió el pasado 3 de agosto en un garaje doméstico de la ciudad de Valdivia (Chile). Aproximadamente a las once de la mañana de ese día, Enrique Aros Hernández, de 24 años de edad, retiró con ayuda de unos alicates la puerta de una leñera condenada, hallando en su interior un cochecito de bebé tres veces más grande de lo normal. Según declaraciones de la madre del muchacho, cuando su difunto esposo guardó allí el citado cochecito, en el año 1987, éste tenía el tamaño propio de tales vehículos.

PABLO GONZ

Anuncios

45 comentarios to “NOTICIAS DEL MÁS ACÁ/8”

  1. pablogonz Says:

    Por eso no conviene condenar las leñeras.
    Un fuerte abrazo a todos desde esta gélida ciudad que ya quiere pero no puede vestirse de primavera.
    PABLO GONZ

  2. Ana Says:

    Bueno, no estaría mal que las cosas crecieran junto con sus usuarios!
    Feliz lunes y abrazos

    • pablogonz Says:

      Es que siempre me pareció una pena volver a objetos de la infancia (me pasa mucho con calles y plazas) para descubrir que no son tan grandes como yo las imaginaba.
      Un fuerte abrazo, Ana, y una vez más muchas gracias por estar ahí.
      PABLO GONZ

      • Ana Says:

        Prueba a entrar en tu colegio de cuando eras niño… la experiencia más brutal es entrar en los servicios, que parecen de los 7 enanitos y entonces sí te da pena haber crecido tanto… porque también encuentras allí voces de tu infancia y sabes lo lejos que están.
        Un abrazo empequeñecido para el niño que hay en ti

      • pablogonz Says:

        Ya lo hice. Y no me sorprendió sólo el tamaño de aquel lugar. Me pregunto cómo podíamos correr por allí. Y sin embargo lo hacíamos. Gracias por tu abrazo, Ana. Lo recibo con mucho gusto.
        Otro para ti,
        PABLO GONZ


  3. Supongo que el muchacho también era tres veces más grande que en 1987. Entonces no sé de qué se extrañan, si es que es normal.

    Un abrazo, Pablo.


    • Me lo propuse, lo juro, pero ¡es imposible adelantarse a Ana!

      • Ana Says:

        Pues hoy me retrasé bastante, pero casi lo consigues, eh?
        Es imposible adelantarse a Mrs. Hide, y no te quiero contar las consecuencias que puede tener si lo consigues… ja ja ja (risa de peli de miedo)
        Un abrazo para ti Alberto!

      • pablogonz Says:

        Mientras no se adelanten al Dr. Jekyll estamos bien, jujuju, como decía el Dr. Frankenstein hace unos días. ¡Joder, esto parece cada vez más un hospital! Esperemos que no psiquiátrico.
        Abrazos dementes,
        PABLO GONZ


  4. ¡Eres infalible y rapidita como la dinamita!
    Abrazos, Ana.

  5. pablogonz Says:

    Hablando de manicomios y perdón por el autocomentario: ¿alguien puede explicarme las siguientes cifras: 13, 22, 24, 31, 25? Corresponden a la cantidad de veces que se empleó el buscador de este sitio (hoy, ayer, anteayer…) para buscar la palabra “guepardo”.
    Volviéndose loco, les saluda afectuosamente.
    PG

    • Ana Says:

      Yo no he sido, pero sin duda alguien quería encontrar el refrán “Al guepardo se le juntaron el hambre y las ganas de correr” ¿será eso, no?

      • pablogonz Says:

        Yo digo que sí pero me asustan las dos posibilidades que se me ocurren: tantas personas buscan el mismo refrán o una misma persona busca tantas veces el refrán. En fin, supongo que algún día me enteraré del final de esta historia.
        Besos,
        P


    • Grandes misterios encierran las estadísticas de acceso a los blogs. :]
      Y los misterios crecen sí los dejas encerrados en la leñera de los recuerdos…
      ¡mUCHos salUCHos de UCH! :]
      PD: Y sobre el misterio, probablemente un guepardo matemático quiera dejar una extraña huella en el número de accesos que hace en tu blog en la búsqueda de sí mismo… Esperemos que la serie no tienda al infinito… :]

      • pablogonz Says:

        Claro, claro, por eso preferí hablar de mi gueparditis antes de que se convirtiera en crónica. Pero voy a peor: esta mañana (véase más arriba) tenía 13 guepardos y ahora ya voy por 34. No es que me importe pero como dijo Russell Crowe en la famosa escena del Coliseo (en “Gladiator”): “No sabemos a los que nos enfrentamos pero si permanecemos unidos tenemos más posibilidades de sobrevivir”. Ay, ¡cómo es internet!, ¿no?
        Un fuerte abrazo, Héctor, y a seguir cuidándose.
        PABLO GONZ

      • Ana Says:

        Quizás se ha corrido la voz de tu guepardo y mucha gente (por ejemplo en algún instituto, colegio, escuela de escritura, escuela de refranes) están buscando al guepardo… y la voz corre tan rápido como el guepardo porque tiene hambre de guepardos y de correr y de hambre, y por eso cada día va a más… es una sugerencia, nomás!

      • pablogonz Says:

        Ahora que lo dices, hace un tiempo un profesor de español me pidió permiso para utilizar algunos de mis textos en sus clases. Quizás venga por ahí la cosa. Bueno, en todo caso, tampoco es para preocuparse.
        Abrazos,
        P

  6. Su Says:

    Si todo creciera de esa manera, no se yo si cabría tanto humano en este mundo. La suerte es que los humanos aparecemos y desaparecemos.
    Abrazos

    • pablogonz Says:

      Bueno, yo espero que ese coche no siga creciendo sin ton ni son. Algún día morirá y sus artes constituyentes se liberarán para formar otras cosas (no sólo cochecitos).
      Un fuerte abrazo, Su, y gracias por venir.
      PABLO GONZ

  7. patricia Says:

    Siempre he desconfiado de esos encuentros “casuales” con el pasado. Las cosas son dóciles, al cambiar nuestra perspectiva, ellas cambian. A veces para nuestro horror. Sólo a veces.

  8. Víctor Says:

    Dos cosas, Pablo: una, si el coche crece… ¿el bebé siempre es igual de grande -o sea, de pequeño-? Y dos, no hace falta que indiques que Valdivia está en Chile: gracias a ti muchos de nosotros ya somos capaces de situarla en el mapa. Deberían ponerte una calle por eso.

    Un abrazo.

    • pablogonz Says:

      Buena pregunta, Víctor. Esta es la respuesta: los bebés crecen transformándose en adultos pero excepcionalmente siguen siendo bebés, aunque de tamaño XL. A mí me pasa eso a un nivel mental, por ejemplo. En cuanto a tú propuesta, acepto gustoso todos los honores que la ciudadanía quiera prodigarme. Ahora bien, si he de elegir, que me pongan una calle sin pavimentar a las afueras de un pueblo de la provincia de León. 🙂
      Muchas gracias por el humor, Víctor, y por pasarte por acá.
      Un fuerte abrazo,
      PABLO GONZ

  9. vazquez74 Says:

    Quizá la “leñera” sería la alternativa a las operaciones de cirugía estética: alargamiento, estiramiento, crecimiento y todas esas cosas.
    Sencillamente genial.
    un saludo.

  10. Pedro Says:

    Ah, pues yo voy a guardar un micro en la leñera esa a ver si me sale Guerra y Paz.

    Abrazos.

    • pablogonz Says:

      Yo creo que es buena idea, Pedro, pero te va a hacer falta mucha paciencia porque “Guerra y paz”, según mis cálculos, mide casi seis kilómetros. Sigo visitándote en tus “Lágrimas para cactus”
      Un fuerte abrazo y gracias por venir.
      PABLO GONZ

  11. Propílogo Says:

    La zoología me mata, debería haber estudiado otra cosa.
    Éste, querido Pablo, es un caso claro de “Muchachus Paradoxus”.
    Existe, de verdad, la llamada “rana paradoja”, de nombre “Pseudis paradoxa”. Se llama así porque el renacuajo puede medir un palmo, mientras que el adulto mide 3 veces menos. Se podría entonces hablar del correcto desarrollo del animal durante el normal decrecimiento.
    Lo leí hace miles de años en un libro de Gerald Durrell, autor que aprovecho para recomendar.
    No es de extrañar que sea en Valdivia donde haya ocurrido el primer caso de “Muchachus paradoxus”, si bien sería recomendable que se contemple la reproducción ovípara en próximos casos; por el bien de la madre.
    Saludos.

    • pablogonz Says:

      Claro, así se explica todo. No es que el cochecito haya crecido sino que todo a su alrededor menguó. ¡Alucinantes los ojos del microrrelatista!
      Bromas aparte, muchas gracias por tu interesante aporte zoológico. A mí todo lo que tenga que ver con lo paradójico me llama mucho la atención. No te cuento el motivo.
      Un fuerte abrazo,
      PABLO GONZ

  12. Jesus Says:

    Puede que el cochecito parezca tan grande porque lo sigues viendo con ojos de niño. Me ha gustado lo que dices del daño que la realidad les hace a los recuerdos, aquella calle, aquel bar, aquel parque.
    Por otro lado habíamos quedado en que el tamaño no importa ¿o era que sí?

    Un abrazo Pablo y ánimo con ese Rincón del Micro.

    • pablogonz Says:

      Creo que seguiré viendo todo con ojos de niño, hasta que me muera. Es una especie de don/castigo que empujo/arrastro. Gracias por venir y por comentar. Y por tus ánimos. Hago todo lo posible porque nuestros trabajos sean leídos pero no siempre me sale bien. Ahora toca paciencia.
      Un fuerte abrazo y cuidate mucho, Jesús.
      PABLO GONZ
      PD.: No vuelvo a regalar pájaros.

  13. Miguel Says:

    Pues espero que a mí no me pase lo mismo ya que con dos que voy a tener que guardar el trastero me revienta.

    Saludos

    • pablogonz Says:

      Vende los cochecitos antes de que crezcan demasiado. Si ya te crecieron, busca a papás de sextillizos. Ellos los pueden necesitar.
      Un fuerte abrazo y gracias por venir. Te sigo “en 99 palabras”.
      PABLO GONZ

  14. Nani Says:

    ¿Y quienes somos nosotros para condenar una leñera o nada semejante? Las injusticias se vuelven en contra nuestra y una de las cosas que puede pasar, es que crezca de manera desmesurada.

    Besicos muchos y feliz primavera y se se resiste, vamos achuchar un poquillo.

    • pablogonz Says:

      Bueno, Nani se entiende condenar en la acepción de “cerrar para siempre” pero me gusta el cariz que adquiere el texto a la luz de tus palabras: el cochecito encerrado se rebela contra su condición creciendo (supuestamente para romper su cárcel). Feliz primavera, preñada de interpretaciones.
      Un fuerte abrazo,
      PABLO GONZ

  15. Maite Says:

    Yo tengo una duda, Pablo. ¿No será que el resto del mundo ha empequeñecido? Un abrazo.

    • pablogonz Says:

      Eso puede ser, como decía Propílogo (comentario 11). El hecho de que tú también lo aportes habla de la microrrelatidad (o como se diga) de tus ojos.
      Un fuerte abrazo y gracias por venir,
      PABLO GONZ


  16. Capaz de que creas un mito urbano.

  17. araceli Says:

    Es un texto muy inquietante, Pablo.
    Me gusta.

    • pablogonz Says:

      El género fantástico puede resultar inquietante, sí. Para mí es un gran piropo lo que dices porque creo que inquietar es una de las funciones primordiales del artista.
      Un fuerte abrazo, Araceli, y gracias por venir.
      PABLO GONZ

  18. Nélida Magdalena Gonzalez de Tapia Says:

    Disculpen que llego tarde, pero ayer no entré en la compu. Mi reflexión pura y exclusivamente propia , es que los humanos hemos empequeñecido en muchas cosas ( metafóricamente hablando). Quizás el cochecito era para personas más grandes en “buenos sentimientos” . Es lo que pienso.Saludos Neli 🙂

    • pablogonz Says:

      Muchas gracias por tu aporte, Neli. Sin duda, empequeñecemos y nos agrandamos (digo los humanos) porque somos organismos vivos. A través de la literatura y las artes en general podemos contribuir a la vida de esos “buenos sentimientos” de los que hablas.
      Un fuerte abrazo y gracias por venir.
      PABLO GONZ


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: