VEROSÍMILES/22

16 septiembre, 2010

Hay dos maneras de contemplar el otoño: ver cómo caen las hojas de los árboles o mirar una hoja y esperar a que caiga.

PG

Anuncios

53 comentarios to “VEROSÍMILES/22”

  1. pablogonz Says:

    Dedicado a nuestros amigos boreales.
    Un fuerte abrazo multiversal,
    PABLO GONZ

  2. Ana Says:

    Yo en cambio opto por pasear pisando las hojas crujientes de los árboles, es mi preferida…
    Me encantaba hacerlo en el Parque del Oeste, donde cada árbol teñía sus hojas de diferente color. Precioso el otoño, y nostálgico a tope.
    Un abrazo pre-otoñal

    • pablogonz Says:

      Corrijo: “Hay dos maneras (entre otras) de contemplar el otoño…”
      Sí, yo también asocio las estaciones con una imagen determinada; primavera (estornudos), verano (arena caliente), otoño (hojas secas cayendo), invierno (bufanda gris).
      Un fuerte abrazo, Ana, y gracias por estar ahí.
      PABLO GONZ

      • Ana Says:

        Bueno, que quizá la mía es una forma de vivir más que de observar el otoño… ¿no? para tu próximo invierno habrá que ir tejiendo una bufanda de colores.
        Otro abrazo y gracias por tu puntualidad.

      • pablogonz Says:

        Nunca he tenido una bufanda de colores pero últimamente estaba pensando en conseguirme una. Buena tu intuición.
        Abrazos, P.

  3. No Comments Says:

    Ya llega el otoño, ya se va el verano. Ya es momento de hojas caídas y de pisarlas en el camino. Habrá que prepararse para no caer como una de ellas.

    Un saludo indio

    • pablogonz Says:

      Hay que estar siempre alerta, Indio, sin que ello nos impida disfrutar de la vida. Difícil equilibrio de la hoja que necesita su tallo fino y flexible para poder ser mecida por el viento sin caer antes de tiempo.
      Un fuerte abrazo y gracias por venir.
      PABLO GONZ

  4. Nélida Magdalena Gonzalez de Tapia Says:

    Lo tomo en forma metafórica. Prefiero ver las hojas como caen que observar a una sola. Te digo porqué,una me representa una sola cosa, si la personifico una sola persona. Prefiero pensar en todas, de ésa manera englobo a todos los seres que me importan y al mundo entero.No por verlos caer,sino como cumpliendo una etapa de la vida. Pufff, no sé si me explico. Decime si lo entendiste porfi.Un saludo grande Neli 🙂

    • pablogonz Says:

      Lo entendí perfectamente. Y me encantó tu lectura simbólica de este microtexto. Por ahí iban mis intenciones al escribirlo. Quise simbolizar otras cosas pero prefiero no revelarlas para dejar a cada cual que ejerza su derecho a crear leyendo.
      Un fuerte abrazo, Neli, y gracias por estar ahí.
      PABLO GONZ


  5. ¡Pablo, no! A mí me gusta el otoño: las castañas, las setas, la matanza del gocho, los filandones, los magostos, el retorno del fuego a la noche, las primeras heladas, los bocadillos de vapor que salen de la boca en las viñetas de la madrugada donde se ve escrito: “¡Qué frío!”
    Todo, todo, pero ¡no más hojas cayendo! 😛

    Guiño y abrazo, Pablo.

    • pablogonz Says:

      ¡Qué le vamos a hacer, Alberto! Las hojas caen. Pero sí, tienes razón, la imagen está demasiado sobada. Corrijo: “Hay dos maneras (entre otras) de contemplar el otoño: ver cómo caen los magostos de los árboles o mirar un magosto y esperar a que caiga”. Por cierto, ¿qué es un magosto? 🙂
      Un abrazo enorme,
      PABLO GONZ


      • Pues un magosto, en resumidas cuentas, es un filandón donde se comen castañas, o sea un filandón de otoño. Otras acepciones: magüestu, amagüestu… Los productores de castañas lo promocionan mucho y se hace en los colegios y ¡¡¡hasta en el Corte Inglés!!!

      • pablogonz Says:

        En mi pueblo se hacía una fiesta que era la “machorra”. Me atrevería a decir que es un “magosto” pero de carnero. Gracias por tus aportes de palabras (filandón, apamplado, magosto…) Enriqueces este espacio.
        Un fuerte abrazo,
        PABLO GONZ

  6. Su Says:

    … Y abrir los brazos, y recibirlas sin dejar que nos entierren bajo ellas.
    Abrazos preotoñales

    • pablogonz Says:

      Bonita imagen. Para complemento: aquí en Chile se abraza mucho a los árboles. Cuando se llega de acampada a un lugar, antes de plantar la tienda se abraza a los árboles.
      Un abrazo de árbol,
      PABLO GONZ


  7. jejeje, me hizo sonreír.

    Enhorabuena por la publicación, por cierto.

  8. Encarna Martítínez Says:

    Creo que el otoño, como se contempla desde el interior de cada uno, tiene tantas maneras de ser contemplado como personas hay que lo contemplan.
    Saludos, Encarna

    • pablogonz Says:

      Una verdad como el aeropuerto de Frankfurt, Encarna. Yo sólo tenía una manera pero un día paseando por el Jardín Botánico de Valdivia se me ocurrió mirar una hoja y esperar a que cayese. Me aburrí a los cinco minutos. Pero supongo que ya habrá caído porque esto sucedió hace dos años y medio.
      Un fuerte abrazo y gracias por tu comentario.
      PABLO GONZ

  9. patricia Says:

    También se puede cerrar los ojos y observar qué cae por dentro…
    Un abrazo Pablo.

  10. Maite Says:

    Cualquiera de las dos formas me parece buena para admirar el otoño, a fin de cuentas, las dos son maneras de observar la naturaleza, y eso ya tiene un punto ganado. Por cierto, me has recordado que empezará la caída de mi pelo también :-s Un abrazo otoñal con estufa incorporada = cálido.

  11. Víctor Says:

    Va, la segunda parece más emocionante. Es como ver unos fuegos artificiales o esperar que explote un petardo, mirando cómo se consume la mecha.

    Un abrazo, Pablo.

    • pablogonz Says:

      A mí también me parece mucho más emocionante el petardo, Víctor, pero a veces me ha faltado la paciencia para esperar a que se consumiese la mecha.
      Un fuerte abrazo y gracias por venir.
      PABLO GONZ

  12. Tatiana Mamaeva Says:

    Me gusta la segunda manera: si tomar una hoja y el otoño en forma metafòrica como una persona y su vida, para entender la esencia del fenòmeno prefiero contemplar atentamente solo un objeto a la vez.
    Un abrazo, Pablo

    • pablogonz Says:

      Yo también prefiero la segunda opción: me parece un modo especial de afrontar la clásica caída de las hojas otoñales. Por cierto, supongo que el otoño ya habrá enseñado su cara en Rusia.
      Un fuerte abrazo, Tatiana.
      PABLO GONZ

  13. Luis Mancha Says:

    Eres un genio, tio, eso es cambiar el punto de vista!!! abrazos!

    • pablogonz Says:

      Una de las obligaciones esenciales de cualquier artista, Luis, (cambiar el punto de vista). Suele hacerse muy evidente en el ámbito de los textos hiperbreves por un asunto de espacio.
      Un fuerte abrazo,
      PABLO GONZ

  14. Torcuato Says:

    Y cuando cae al suelo ver como va cambiando las tonalidades y los vivos que se alimentan de ella hasta que caen los primeros copos del invierno. Entonces, en ese momento, analizaremos las dos formas de contemplar el invierno.
    Un abrazo Pablo.

    • pablogonz Says:

      Me parece muy bien. Sin embargo, recomiendo dosificar la contemplación para no incurrir en destemplación. 🙂
      Un fuerte abrazo, Torcuato, y gracias por tanta atención.
      PABLO GONZ


  15. Sugiere melancolía. Y si me lo permites, también cierta desazón. Aunque también dan ganas de recoger la hoja del suelo, trepar al árbol y volver a engancharla.

    Un saludo

    • pablogonz Says:

      Bienvenidas sean la melancolía y la desazón; también la depresión; incluso tus sentimientos compasivos: volver a enganchar la hoja en su rama. Imagen hermosa, muy lírica. Veo micros brotando por todos lados.
      Un fuerte abrazo y gracias por venir.
      PABLO GONZ


  16. Habrá más maneras, pero no tan sugerentes.


  17. El otoño se nos muestra en diversas coloraturas de acuerdo en la región donde te encuentres y a su población arbórea, y si ya te encuentras ahí,más vale disfrutarlo a tu propio gusto.

  18. rubo Says:

    Personalmente me decanto por la primera opción, especialmente para un día muy ventoso que facilita la caída de las hojas.
    Un saludo.

  19. Herman Says:

    Qué sutileza. Es un placer leerte.

    • pablogonz Says:

      Muchas gracias, Herman. Sabes que hoy mismo escribí un micro que se titula: “MICROTIMIA, COMO LAS QUE ESCRIBE HERMAN”. Lo puse a madurar y no sé cómo será el proceso pero quizás un buen día aparezca publicado en el blog.
      Te mando un admirado abrazo.
      PABLO GONZ

  20. Nani Says:

    Me gusta mucho el otoño y las hojas me encantan en los árboles, pero en el suelo también, de niña las apilaba con los pies y hacía un buen montón, luego me metía entre las hojas y decía que eran mis sábanas. ¡Qué cosas hacemos cuando somos niños!, pero que además son bonitas y de mayores no nos atrevemos a repetir, aunque nos quedemos con las ganas.

    Besicos.

  21. Kum*... Says:

    …mirar una hoja y esperar a que caiga.

    …Toda una meditación.

    Enhorabuena, Pablo. Cuánto sugiere este texto en tan pocas palabras. Permíteme la estupidez… es puro Zen.

    Mi sombrero.

    • pablogonz Says:

      Te agradezco el sombrero, Kum*, y el piropo: uno de mis referentes culturales más admirados (el Zen). Si puedo acercarme a él si quiera con las palabras, siento que mi literatura merece la pena.
      Un fuerte abrazo y gracias por venir,
      PABLO GONZ


  22. Y se convierten en un árbol, la armonía entre la tierra y el cosmos ……..
    Un gran abrazo !
    Christian

    • pablogonz Says:

      Miras todo desde la óptica de la armonía universal porque la armonía está dentro de ti. Gracias por compartirte, Christian. Es un honor para mí que dejes tu huella en este blog.
      Un fuerte abrazo,
      PABLO GONZ

  23. FranK Says:

    Qué grande eres Pablo. Todo un discípulo de Lao Tsé.
    Aquí, siguiéndote siempre.
    Un fuerte abrazo desde BCN.

    • pablogonz Says:

      Gracias, Franco. Creo que el impacto de Lao Tsé en nuestra cultura ha sido y es tan grande que casi cualquiera puede considerarse discípulo suyo. Una asignatura pendiente para mí: aprender más de ese curioso personaje.
      Abrazos fuertes desde Valdivia.
      PABLO GONZ

  24. nélida Says:

    y yo diría que algunas más, mirar acostados desde la base del árbol llegar la briza que hará danzar a las hojas, entonces cerrar los ojos y dejar que el roce de ellas nos invada, y cuando estemos seguros de que el otoño nos tocó, con algunas de sus bien intencionadas discípulas, levantarnos y salir a caminarlo, quien sabe si no se nos quede prendida alguna hoja en el cabello o la ropa;
    o simplemente sentarnos bajo ese mismo árbol y que el amarillo y ocre de sus hojas nos inunden desde los pies a la cabeza, otra forma de mirar, otra forma de sentir al otoño.
    Inspirador tu micro
    Cariños

  25. Hebe Says:

    El otoño siempre nos tiene atento con el roce de las hojas secas cayendo suavemente.

    • pablogonz Says:

      Aquí tenemos palabras de escritor que no es sólo el que escribe sino el que ve el mundo con ojos especiales.
      Un fuerte abrazo, Hebe. Y gracias por compartir tu mirada.
      PABLO GONZ


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: