HAIKUS/8

6 octubre, 2010

Anuncios

53 comentarios to “HAIKUS/8”

  1. pablogonz Says:

    Descubierta entre las ruinas del misterio una nueva teoría de la evolución: el transformismo poético.
    Un fuerte abrazo a todos,
    PABLO GONZ

  2. Ana Says:

    Qué bonito Pablo, me encantaría ver volar un colibrí, pero por aquí no se dan
    Un ejercicio precioso para un martes gris otoñal.
    Una abraçada

    • pablogonz Says:

      Pues los colibríes (por aquí se les llama picaflores) vuelan de una manera alucinante: sólo se les ve el cuerpo porque baten las alas a grandísima velocidad. Se instalan a volar un punto, se desintegran y aparecen en otro punto, mueven un poco la cabeza, se desintegran, aparecen poco más allá, etc… Lo más llamativo es el ruido que hacen, como de moscardón enorme.
      Un fuerte abrazo de “miércoles” 😀
      PABLO GONZ


  3. ¡Qué bonito Pablo! anticipando la primavera, que ya comenzó a colgarse por las ramas.
    Saludos!

    • pablogonz Says:

      Gracias, Claudia. Aquí la primavera ya apunta por todos lados pero aún padecemos el frío y la lluvia. ¡Con tal que no sea como el año pasado que hubo un solo día de verano! Creo recordar que cayó en jueves, puf.
      Abrazos fuertes,
      PABLO GONZ

  4. Agustín Martínez Valderrama Says:

    75 veces por segundo baten sus alas. También se les denomina picaflores a los donjuanes o falderos que corren de flor en flor, de falda en falda. Moraleja: quien la sigue la consigue o el aspaviento como técnica de ligoteo a propulsión.

    Abrazos a 75 veces por segundo.

    • pablogonz Says:

      Aquí en Chile, los mapuches dicen que los picaflores son los mensajeros de los dioses, quizás porque es alucinante encontrarse con uno en según qué circunstancias. Una vez iba yo por una quebrada umbría, más o menos chapoteando por un triste estero, cuando escuché el runrún característico de un picaflor. Empecé a mirar a todos lados pero no lo veía. Y luego me di cuenta de que lo tenía delante mis narices, a unos cuarenta centímetros. El sol tamizado entre las ramas de los árboles rebotaba en su lomo verde o dorado. Me miraba con intensidad. Se fue.
      Abrazos mucho más lentos,
      PABLO GONZ

  5. Su Says:

    Flores revoloteando por todos lados… Qué bonito.

  6. Nélida Magdalena Gonzalez de Tapia Says:

    Muy bello. Por acá donde vivo yo, a veces se aparecen los colibrís. Es espectacular verlos.Un saludo grande como siempre. Neli 🙂

    • pablogonz Says:

      Sí, Neli, el colibrí es un ave maravillosa. A mí me gusta de ella sobre todo su imprevisibilidad. Otros destacarán otras características.
      Abrazos sonrientes para ti, 🙂
      PABLO GONZ


  7. Pablo: el colibrí además de hermoso es enigmático. La culturas precolombianas dan cuenta de ellas. El principal dios de los aztecas, Huitzilopochtli, signigica “Colibrí hechicero” o “Colibrí zurdo”. Hay un disco de Jorge Reyes y Antonio Zepeda, A la izquierda del colibrí, muy bueno. Te dejo la letra de esta canción. Un abrazo.

    “Estoy tan acostumbrado a estar vivo
    que ni cuenta me di cuando me volví zopilote.

    Cuando vuelo no tengo miedo,
    nadie me ha podido alcanzar.

    En la casa del colibrí no se ha escuchado
    la última palabra.

    Nadie recuerda exactamente
    cuando me vieron por última vez
    cazando con las manos conejos de fuego en la oscuridad.

    Como una greca palpitante,
    siete víboras al acecho.

    En el fulgurante mar de arriba
    solo perdura mi canto.

    Después del eclipse de sangre
    ya casi ni gente somos.

    Aquí donde llueve tierra
    los signos están rotos.

    Xolotl bajó al infierno en forma de perro.

    Solo quedan las casas
    y los indios colgados en el viento encendido.

    Mi sombra empolvada
    cae sobre el tambor de tierra.

    En el espejo humeante
    soplan las flautas funerarias.

    En el lago del ombligo de la luna
    casi siempre hay una respuesta.
    Solo hay que saber cuál es la pregunta correcta.”

  8. patricia Says:

    Precioso haiku, Pablo. El transformismo poético nos invita a vivir cada día.

    Un abrazo

  9. Tatiana Mamaeva Says:

    Qué maravilla y además es la única flor que aprendió a volar hacia atrás 🙂

  10. C. Rosio Says:

    Ohh! mi ave!, perdón pero: los dioses la hicieron para mi!.
    A visto sus nidos?, mas alla de toda hermosura!
    Hoy miles de abrazos. Gracias por su haiku.
    P.D. Tambien el zenzontle es mio!.

    • pablogonz Says:

      Bueno, en ese caso, gracias por prestarla, Rosio. 🙂
      Y no, no he visto sus nidos pero saldré a investigar.
      Miles de abrazos para ti y gracias por tu visita.
      Otro día te pido el zenzontle.
      PABLO GONZ

  11. Torcuato Says:

    Y se empeña de volver a sus orígenes.
    Bello haiku Pablo.
    Pasate por mi blog y dame una opinión de mi última entrada, si puedes.
    Un abrazo.

  12. Hebe Says:

    precioso haiku del colibrí, lo llamo: flor en remolino. besos Hebe.***

  13. Maite Says:

    Realmente precioso. De aquí podría partir una leyenda. Un abrazo.


  14. Hermosa imagen la que nos ofreces con tan pocas palabras.


  15. “Zumba, bulle, confunde:
    el jardín se evapora.”

    Y mi pareado para el tanka. Un día teníamos que hacer entre todos como los haijines: uno pone un haiku y el siguiente un pareado, otro un haiku y así sucesivamente con una cadena de comentarios. Podría salir algo bonito. ¿Verdad?

    Un abrazo, Pablo.

    • pablogonz Says:

      Me parece una excelente idea, Alberto. El otro día explicaste que el primer verso del pareado debe hacer referencia al último verso del haiku. ¿Qué clase de conexión tendrían el segundo verso del pareado que nos das y el primero del siguiente haiku? Lo pregunto para responderte a cabalidad (esto es, con un haiku).
      Un abrazo,
      PABLO GONZ

  16. Propílogo Says:

    Sin hacer desprecio, ni mucho menos, a la poesía que, sin conocer, aprecio; sino más bien por mantener al menos uno de vuestros pies con un leve, pero necesario, contacto en esta Tierra llena de piedras; y desde mi más profunda envidia zoológica anclada en tierra de gorriones, vengo a deciros que una vez vi un video de un tipo tumbado en una terraza, con una flor dibujada alrededor de un ombligo pseudo-kárstico, y de aquella flor libaba en vano un maravilloso colibrí; no sé si salvaje o amaestrado; a todas luces equivocado.

    • pablogonz Says:

      Una imagen muy potente, Propílogo, y bellamente descrita. A cambio te ofrezco la explicación de algo que vi en internet (¿dónde si no?) Un tipo se había tatuado en la tripa la figura de un gato. De espaldas. El resto te lo imaginas.
      Abrazos asqueados,
      PABLO GONZ

  17. Kum*... Says:

    Te salió un haiku milenario. Enhorabuena.

    Una vez, en la selva Boliviana, viniendo desde muy lejos, un colibrí se paró frente a mí, sin dejar de volar… suspendido en su aire, a un palmo de mis narices. Lo siento, no puedo contaros lo que me dijo.

    Un abrazo, Pablo.

  18. Iván Teruel Says:

    Es de una sutileza extraordinaria llegar a ver que detrás de un colibrí hay una flor que vuela.

    Decía Gil de Biedma que la sensibilidad del poeta se emparenta con la del niño. Y hay que volver al corazón de la infancia, o conservar plenamente su espíritu, para construir la belleza de una imagen desde una sencillez tan sugestiva.

    Abrazos infantilizados y admirados,

    Iván.

    • pablogonz Says:

      Oye, ¡qué bien, Iván! Muchas gracias por tu comentario. Me encanta ser reconocido como un niño (lo soy y espero seguir siéndolo durante muchos años). Sutileza, sensibilidad… para apreciar todo eso hay que ser sutil y sensible. De modo que te devuelvo el cumplido.
      Abrazos turolenses,
      PABLO GONZ

  19. Nani Says:

    Hay tantas flores que quieren salir volando y desprenderse de la rama que las sujeta!!
    Muy bonito.
    Besicos muchos.

  20. Baizabal Says:

    Pablo, te felicito por estas dos entradas. Son muy buenas, con una calidad estética muy lograda.

    Un abrazo

  21. Mónica Says:

    Gran inspiración, el colibrí. Bella transformación, Pablo.
    En el lugar donde veraneo cada año, Monte Hermoso, sobre el Atlántico, abundan los colibríes. En la casa hay muchas lantanas, arbustos con flores compuestas diminutas y multicolores y ellos se enamoran de esas plantas. Lo más gracioso que les he visto hacer es bañarse bajo la lluvia del aspersor(le decimos sapito, por aquí)del riego. Y en una oportunidad, vi un colibrí tomando el agua de riego que se había depositado en una mitad de almendra; un cuenco adecuado a su tamaño, verdad?
    A veces es mejor acudir tarde a tu post, como hoy, así se disfruta doblemente: de lo tuyo y de los comentarios.
    Muchos cariños.

    • pablogonz Says:

      Mónica, muchas gracias por compartir estas anécdotas. Las encuentro muy inspiradoras. Por suerte comentan por acá muchas voces atinadas que crecen al lado de lo que uno humildemente publica.
      Muchos cariños también para ti,
      PABLO GONZ


  22. Colibrística y sublime comparación.


  23. No debías haber puesto la solución a la adivinanza!!!
    Jeje, claro que, en ese caso, nos habríamos perdido la poesía (es que yo soy muy mala, nunca las adivino!)

  24. Malena Says:

    Todas las primaveras aparece cerca de la avelia el colibrí. Es casi parte del follaje del arbusto y podría confundirse con una de sus flores, si no fuera porque se niega a abandonar su viejo vicio de flotar.

  25. nélida Says:

    Una maravilla de la naturaleza y otra maravilla la de tu manos para captarlo en la esencia.
    Cariños


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: