CITA EN LA CUMBRE/24

21 octubre, 2010

«Si las enfermedades son nuestros enemigos, jamás sabremos si tienen un mensaje positivo para nosotros. ¿Quién escucha al enemigo? ¿Quién piensa siquiera que el enemigo puede decir algo medianamente razonable?»

ADRIANA SCHNAKE

Anuncios

58 comentarios to “CITA EN LA CUMBRE/24”

  1. pablogonz Says:

    Para quien no la conozca, esta cita introductoria de la psiquiatra chilena Adriana Schnake. Cualquier libro suyo puede actuar como una revelación. Recomiendo, por ejemplo “La voz del síntoma” aunque hay muchos otros. Muy didáctico y muy orgánico.
    Abrazos fuertes a todos,
    PABLO GONZ

  2. Ana Says:

    Gracias Pablo, a la enfermedad le damos pastillitas de colores, para callarla y no escuchar lo que tiene que decirnos.
    Lo mismo hacemos con nosotros mismos, con la madre tierra, … síntoma de que el mundo occidental basado en la productividad y el consumo solo quiere escucharse a sí mismo.
    Ahí le has dado! Me encanta el tema
    Un abrazo sanote pero con mucho que decir

    • pablogonz Says:

      Se mira la enfermedad como un defecto de la pieza, como algo que reduce su productividad, y no se permite que el proceso de la enfermedad se ejecute sobre el hombre. De ese modo, entre otros, el hombre se sacrifica en aras del sistema.
      Abrazos tranquilos, Ana.
      PABLO GONZ

  3. No Comments Says:

    En estos tiempos de ruido y desenfreno no sabemos escuchar, queremos que nos hagan caso, pero no lo contrario. Así nos va.

    Un saludo indio

    • pablogonz Says:

      Es que es más difícil escuchar porque escuchar (escuchar de verdad) exige ponerse en el lugar del otro, tratar de comprenderlo. Por eso yo creo que escuchar es un gesto mucho más activo que hablar.
      Abrazos indios, y gracias por venir.
      PABLO GONZ

      • Ana Says:

        De hecho, hay algo llamado “escucha activa” que es un acto en sí mismo, y no algo pasivo

      • pablogonz Says:

        No había oído hablar de la “escucha activa” pero me pegaré una googleada para ver de qué me entero.
        Gracias por el dato, Ana, siempre tan atenta.
        P

      • Ana Says:

        Es una de las herramientas de la mediación familiar, practicar escucha activa para que las partes se escuchen de verdad y para escucharles tu en el proceso. Pero sirve para escuchar a cualquiera.
        Consiste en resumir, reflejar (emociones) y parafrasear lo que te cuenta alguien, escuchar sin juzgar. Tiene un efecto muy bueno y es que la otra persona se escuche desde fuera:
        “Por lo que entiendo no has oído hablar de la escucha activa, y parece que es un tema que para ti es importante conocer, así que has pensado buscarlo en google”
        Un beso!

      • pablogonz Says:

        Gracias, Ana. Me quedó clarísimo en la teoría y en la práctica.
        Abrazos activos,
        P

  4. silvia Says:

    A la enfermedad no la queremos escuchar porque dice muchas verdades tal vez ocultas. La enfermedad es un toque de alarma para estar atentos, es un aviso que algo no funciona y que hay que reparar, gracias a la enfermedad la vida no es rosa..y podemos seguir dando gracias. Habría mucho por decir, el tema lo requiere. Buen jueves Pablo!

    • pablogonz Says:

      La enfermedad es síntoma de desequilibrio orgánico. Podemos enfermarnos porque vivimos en el sitio equivocado (desequilibrio con el medio) o en la actitud equivocada (desequilibrio interno). Pero lo que está claro es que la enfermedad es expresión de nuestra vida, no algo que llegue de fuera como un invasor.
      Abrazos fuertes.
      PABLO GONZ


  5. Yo creo que el enemigo, como cualquiera, tiene siempre algo que decir, otra cosa es que estemos tan enojados que no queramos escucharlo y pensemos que ese abismo de silencio que queremos crear en torno a él, lo engullirá, e inocentemente pensamos que desaparecerá (oidos que no oyen ojos que no ven).
    Sin embargo, pienso, que muchas veces estamos dispuestos a escuchar, pero no hablamos el mismo idioma, o no sabemos descifrar ese mensaje, por lo tanto es difícil el entendimiento.
    Ojalá se pudiera escuchar la enfermedad y curarse uno mediante el diálogo, pero, me temo, que en muchas ocasiones esto es inviable. ¿Cómo una persona febrilmente delirante puede escucharse ? me temo que por si sola, sin ese traductor, viene a ser…

    en fin, perdonad la extensión de mi comentario.

    Un saludo incrédulo pero esperanzado a todos.

    • pablogonz Says:

      El enojo no puede ser una actitud duradera porque exige demasiada energía.
      Escuchar es precisamente sintonizar el idioma del otro, ponerse en su lugar sin temor a perder la integridad. Sólo sabe escuchar quien reúne cierta seguridad en sí mismo, cierto amor propio.
      Hay muchos ejemplos de la virtud sanadora del diálogo interno en los libros de Adriana Schnake. Yo no creo en los milagros pero sí en que manteniendo un actitud dialogante con uno mismo, es más difícil enfermarse.
      Un saludo,
      PABLO GONZ


  6. “El enemigo está dentro de ti mismo”

    Fdo. Kung Fu


    • O como lo llamábamos en Carrizo: “Confú”.

      (Nunca se lo oí decir, pero seguro que lo dijo.)

    • pablogonz Says:

      No creo que la enfermedad sea un enemigo sino una manifestación de desequilibrio o un desequilibrio en sí mismo. Se han hecho estudios que demuestran la relación entre nuestros sentimientos hacia la vida y la eficacia del sistema inmune. Si José Manuel Ortiz viene hoy por aquí, podrá aportar su opinión como médico. A ver,
      Abrazos,
      PABLO GONZ


      • Me refería al interior de la mente, no del cuerpo. Quiero decir que el hecho de que algo sea un enemigo depende, muchas veces, más de nuestra postura hacia ello que de su propia esencia como tal.

        No sé si lo traigo por los pelos, pero es que hoy vi un trailer de Confú y lo tenía que meter como fuese… 😛

        Abrazos marciales

      • pablogonz Says:

        La enemistad (como la amistad) es cosa de dos. Respecto a la referencia cinematográfica debo decir que a mí también me trae Kung Fu inexcusables recuerdos del pasado. Apuesto a que ya has pergeñado algún micro con este tema.
        Abrazos marciales y a cuidarse mucho,
        EL PEQUEÑO SALTAMONTES. 🙂


      • Perdón por insistir, no quiero monopolizar la tertulia, pero hoy no estoy de acuerdo contigo. Creo que la enemistad no es cosa de dos. La amenaza la considera el amenazado unilateralmente, muchas sin que el propio amenazante sea consciente. Llevándolo al tema concreto de hoy, incluso nuestra posición ante una enfermedad puede ser diferente por el propio contexto cultural. Pienso en las deformaciones provocadas por algunas culturas o cuando se tomaban productos para enfermar y verse más pálidos, también la obesidad, enferdad tan en alza, era considerada síntoma de suerte y felicidad (los chinos de Kung Fu)…

        No me alargo más, Maestro.
        Abrazos orientales

      • pablogonz Says:

        Pues yo digo que…
        ¡Abrazos occidentales!
        Bromas aparte, Alberto. Gracias por enriquecer la tertulia. Me quedo con tus palabras para amasarlas con las neuronas.

  7. C.ROSIO Says:

    Pablo, a veces tienes que aprender a vivir con ella y se escucha -positivo o negativo- se convierte en amiga y te hace ver el mundo de diferente manera, a disfrutar de lo que te gusta en el tiempo sano que aun te queda, se de lo que hablo.

    Un fuerte abrazo.

    • pablogonz Says:

      Se nota que sí, Rosio. El que convive con la enfermedad termina por comprender que está aprendiendo a convivir, dialogar, estar consigo mismo. En armonía.
      Abrazos fuertes,
      PABLO GONZ

  8. Mónica Says:

    A veces, la enfermedad resulta una triste manera de aprender a disfrutar de la vida, por el resto del tiempo que te queda.
    Salud y alegría para todos!

    • pablogonz Says:

      Hay muchos casos de personas que han sufrido distintas enfermedades que les han transformado la vida. Yo sé de varios escritores que empezaron a serlo a partir de una enfermedad (en general durante la infancia o la primera juventud).
      Un fuerte abrazo, Mónica, y gracias por venir.
      PABLO GONZ

  9. manuespada Says:

    Buena reflexión, es lo que pasa cuando se deshumaniza al enemigo. Te recomiendo la novela “La piel fría”, trata sobre esto mismo, Pablo. Un abrazo.

    Manu

    • pablogonz Says:

      No conocía la novela, Manuel, pero sí había oído hablar del autor (Albert Sánchez Piñol). Voy a tratar de conseguirla porque ya van siendo varias las señales.
      Gracias por el dato y por la visita.
      Abrazos,
      PABLO GONZ

  10. Daniel Says:

    Hola Pablo, me ha hecho pensar tu publicación, creo que las malas experiencias nos hacen cada vez más expertos en esta vida. Aprendemos.

    Un abrazo de aprendiz.

    • pablogonz Says:

      Todas las experiencias nos hacen cada vez más expertos (lo cual suena a redundante) y lo primero es darse cuenta de eso mismo: el valor de la experiencia. Me parece que en los seres humanos la experiencia va sustituyendo a la fuerza como protagonista de la vida. Y así logramos mantenernos en equilibrio orgánico.
      Abrazos fuertes, Daniel, y gracias por venir.
      PABLO GONZ

  11. Agustín Martínez Valderrama Says:

    La enfermedad es el punto de inflexión donde el hombre se hace filósofo. Y comprende que debe ser muerto o matado.

    Un abrazo inevitable.

    • pablogonz Says:

      Sí, creo que la enfermedad puede ser una buena instancia para hacerse grandes preguntas (la tarea del filósofo). Yo nunca he estado gravemente enfermo pero imagino cómo debe ser extrapolando los enormes sentimientos de desvalimiento que he tenido cuando he padecido las enfermedades comunes.
      Un abrazo humilde,
      PABLO GONZ

  12. Su Says:

    Yo creo que al enemigo, en este caso, la enfermedad, se le da ese estatus en el momento en que lo percibimos como amenaza. Es entonces cuando actuamos a la defensiva y nos negamos a escuchar todo lo que nos podría decir o aportar para ayudarnos a sanar.
    En la base de todo esto, los miedos a perder o dejar de ser que nos bloquean.
    Abrazos

    • pablogonz Says:

      Concuerdo contigo, Su. Creo que el miedo y la curiosidad son los dos grandes modos de relacionarse con el mundo. Miedo nos da todo lo que entra en nuestras expectativas como posible causante de dolor, amenaza, menoscabo… Por la curiosidad nos arrojamos sobre todo lo que nos promete el placer, la protección, el crecimiento… A la justa proporción de estos dos sentimientos se le llama “surfear por la vida”.
      Abrazos admirados,
      PABLO GONZ


  13. Uy, las enfermedades han sido mis aliadas, son un pequeño ejército que me defiende cada vez que lo necesito: la gripa justo la mañana que no quiero ir a trabajar, la disfonía el día de la presentación de la que no me encuentro seguro si preparé bien; Este mes que pasa he sido el más hipocondríaco de todo el mundo, para empezar creo que tengo hipocondría y para seguir, tuve, como el sr burns de los simpson, hasta un embarazo psicológico. La razón es simple, tengo programada una entrevista y una prueba de idioma en Bs As y no había tenido tiempo ni de prepararla, ni de escribir al respecto. El sábado pasado pude por fin escribir algo, releer mi propuesta de investigación y jugar a los roles en mi cabeza (sin contar unos traguitos que me distensionaron). Esta semana estoy de nuevo como nuevo. Gracias cuerpo por estar hay cuando te necesito!


  14. Me acuerdo de Nietszche, que su enfermedad le liberó de lo que no quería hacer, sostener esas mujeres que le hacían la vida imposible y le permitió dedicarse a escribir y a dar clases en una Universidad.

    Por cierto pablo, si queres ver otras bobadas que escribo esta es la dirección.

    http://historiasparaunviaje.blogspot.com/

  15. Maite Says:

    Esto me ha recordado un libro que leí hace tiempo, y que me vino muy bien, se llama La Enfermedad como Camino, y tiene mucho que ver con esto que tú cuentas. A veces miramos a la enfermedad luchando contra ella como si fuera un enemigo, sin embargo es quien nos avisa de que algo no anda bien, tal vez no sólo en nuestro organismo. Es como sentir que uno se quema, si no sintieras el dolor, no advertirías el peligro. Un abrazo, Pablo

    • pablogonz Says:

      “Si no sintieras el dolor, no advertirías el peligro”. En eso se resume todo, Maite. ¡Muchas gracias por dar con una fórmula tan exquisita! Completo tu dato por si alguien quiere dejarse caer por el libro que citas. Los autores son: T. Dethlefsen y R. Dahlke.
      Abrazos admirados,
      PABLO GONZ


  16. EL asunto con la interpretación de las enfermedades y los sentidos es que no puede, no puede, existir un diccionario para ello. El sentido tiene, tiene, que provenir del enfermo, bueno no del enfermo, del que aparenta o está. (ojalá me haga hecho entender con este montónde incoherencias)

  17. vittt Says:

    a los que dicen al enemigo ni agua, sepan que algunas enfermedades precisan de tomar muchos líquidos. escocés, principalmente.

    • pablogonz Says:

      Ojo, que también existe una enfermedad causada por el abuso de Scotch. ¡Término medio, término medio! (y ne me refiero a mitad whisky y mitad hielo) 🙂
      Abrazos moderados,
      PABLO GONZ

  18. Torcuato Says:

    Totalmente de acuerdo con este pensamiento.
    Todo sucede por algo. El universo está equilibrado, aunque no lleguemos a aceptar que sucedan cosas tan terribles.

    Un abrazo.

    P.d.
    Me gustó tu micro de abogados.


  19. Maravillosa observación. La enfermedad tiene muchas facetas útiles. En el caso de una gripe, es una reacción limpiadora del cuerpo. En otras instancias es una voz de aviso a crear cambios positivos de vida. Todo en el universo tiene una función.

    • pablogonz Says:

      Todo en el universo tiene una función y, sin embargo, nos empeñamos en eliminar ciertas cosas que nos resultan desagradables o dolorosas. En vez de conocerlas mejor. Así somos.
      Abrazos fuertes, Carlos, y gracias por venir.
      PABLO GONZ

  20. Arancha C. Says:

    El enemigo es uno mismo. La enfermedad es sólo una llamada de socorro del cuerpo. Lamentablemente mi cuerpo me pidió auxilio cuando ya no podía mas conmigo.

    De todas formas, me gusta la cita, porque antes de llegar a conocer al verdadero enemigo, todos tenemos la tendencia a pensar que el enemigo es aquel que nos hace daño. Una forma simplista de ver la vida.

    • pablogonz Says:

      Muy interesante tu comentario, Arancha. Al vértigo que produce tu testimonio se une la sagacidad que encierra el segundo párrafo. Gracias por dejar tu huella.
      Un fuerte abrazo,
      PABLO GONZ

  21. Raúl Says:

    El mal del hombre moderno: escuchamos poco. Sí señor.

    • pablogonz Says:

      Nos orientan a la realización, no a la reflexión ni a la interactuación. No estamos entrenados para escuchar.
      Abrazos fuertes, Raúl, y gracias por venir.
      PABLO GONZ


  22. La mayoría de los discursos (por no decir todos) son así; algunas veces hasta los ‘enfermos’. Creo que la salud está más enferma y aun así domina (quizá por ello).

    Saludos, Pablo.

  23. fernando tomas Says:

    Y si la enfermedad es psíquica: esquizofrenia paranoide, trastorno de identidad…Estamos ante un enemigo?, lo escuchamos? Nos dice algo medianamente razonable o es todo lo contrario?

    • pablogonz Says:

      Haces un razonamiento muy interesante, Fernando. No puedo responder a tu pregunta porque no soy experto pero me quedo con ella para reflexionar más profundamente sobre estos asuntos. Gracias por el aporte.
      Un fuerte abrazo,
      PABLO GONZ

  24. nélida Says:

    Lo que sucede como dijera la Nana, que “la enfermedad es un síntoma”, el cuerpo nos está susurrando que algo anda mal, pero como vivimos tan desconectados y acelerados no lo escuchamos, luego claro, comienza a gritar, a vociferar allí nos asustamos y la enfermedad ya está instalada, no es nuestra enemiga, es nuestra aliada, sólo que, ¿cómo saberlo, si siempre estamos tratando de huir?
    Cariños

    • pablogonz Says:

      La Nana, como suelen designar sus amigos a Adriana Schnake, es una mujer que ha hecho grandes aportes a la comprensión de la enfermedad. Me alegra mucho encontrar en ti el eco de una labor de muchos años por parte de esta psiquiatra chilena.
      Abrazos fuertes y gracias por tu aporte, Neli.
      PABLO GONZ


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: