CITA EN LA CUMBRE/25

5 noviembre, 2010

«Felices o desgraciados, los acontecimientos extraordinarios no cambian el alma de un hombre, sino que la precisan, como un golpe de viento que se lleva las hojas muertas y deja al desnudo la forma de un árbol».

IRÈNE NÉMIROVSKY

Anuncios

36 comentarios to “CITA EN LA CUMBRE/25”

  1. pablogonz Says:

    A mí me pasó algo así tras el terremoto del pasado 27 de febrero en Chile. Semanas después, encontré esta cita leyendo una de las novelas de esta genial autora y tuve que apuntarla. Ahora os la entrego a vosotros.
    Abrazos fuertes y buen fin de semana,
    PABLO GONZ

  2. Ana Says:

    Gracias por tan valiosa entrega… a mi me pasó también algo así en febrero, tras perder a una persona muy querida.
    Un abrazo Pablo y buen finde!

  3. Propílogo Says:

    Espectacular. Me ha recordado a el micro El Pintor, de Ángeles. La idea de que lo que hay, está. No cambian sino que precisa… es un bello pensamiento.
    Saludos psíquicamente otoñales
    G.

    • pablogonz Says:

      Si psíquicamente otoñal significa “de una inestabilidad que retuerce a cualquiera por el motivo más nimio” te recomiendo la siguiente palabra (que me entregó el otro día Alberto Flecha): “meteópata” (persona hipersensible a las condiciones climáticas y sus cambios). Yo, desde que sé que soy meteópata, vivo mucho mejor.
      Abrazos meteopáticos,
      PABLO GONZ

  4. Torcuato Says:

    Yo también pienso que el Alma del hombre no cambia.
    Solamente cambia el disfraz que llevamos.
    Un abrazo Pablo.

    • pablogonz Says:

      Bueno, tú sabes que yo creo que el alma humana es un aspecto de la persona, de modo que sí creo que pueda cambiar, como un reflejo del cambio en la persona.
      Abrazos fuertes y gracias por dejar tu comentario,
      PABLO GONZ

  5. Nélida Magdalena Gonzalez de Tapia Says:

    Muy bueno, en mi caso hay hojas muertas que todavían no se desprenden. Gracias por compartir cosas tan lindas. Buen finde, seguramente Dios mediante nos leeremos el lunes. Qué lo pases bien Neli 🙂

    • pablogonz Says:

      Siempre habrá hojas muertas, Neli, porque siempre salen hojas nuevas que las empujan. Así nos vamos renovando. En todo caso, debe ser delicioso sentirse fresco y desnudo durante algunos minutos, al menos.
      Abrazos fuertes y, sí, nos leemos el lunes.
      PABLO GONZ

  6. Sinsellos Says:

    Uf, justo ayer me terminé su “Suite francesa”, en una edición italiana en la que al final del libro aparecen las cartas enviadas por su marido, cuando se la llevaron al campo de concentración, tratando de averiguar dónde estaba y pidiendo ayuda desesperadamente a los editores amigos suyos. Él corrió la misma suerte a las pocas semanas.

    Al acabar la guerra, sus hijas la esperaron en los andenes a los que llegaban los supervivientes. Ellas, las niñas, en su huida de los nazis, guardaron siempre celosamente una maletita con el manuscrito de esta gran obra que Irene escribió a mano, dos piezas de las cinco que compondrían esta inacabada Suite.

    El libro incluye también las anotaciones de la autora sobre sus intenciones, sus personajes, sus expectativas…

    En fin, Pablo, que me he enrollado tanto que creo que haré una entradita en mi blog sobre ella.

    Saludos
    Beatriz

    • pablogonz Says:

      Muchas gracias, Beatriz, por tus aportes. Yo leí hace poco la “Suite” de la que me encantó la primera parte “Tormenta en junio” (algo menos la segunda). Me impresionó también todo ese aparato crítico que acompaña a la edición española (ed. Salamandra). Es una suerte que esta autora haya vuelto a salir a la luz después de varias décadas de cuasiolvido. Le pasó lo mismo que a Sándor Márai. Y ahora nos parecen clásicos. Creo que respecto a ambos la historia ha hecho justicia.
      Abrazos fuertes y gracias por venir,
      PABLO GONZ

  7. Mónica Says:

    Los hechos extraordinarios sirven para que uno se pruebe, se conozca y conozca a los otros.
    Abrazos, Pablo.

    • pablogonz Says:

      Una verdad como un templo, Mónica. Estos hechos nos despojan de nuestras vestiduras y nos muestran a los demás en directa plenitud. Ahí están: el cobarde, el valiente, el bueno, el tonto, el loco, el sereno…
      Abrazos fuertes y gracias por tu aporte que completa lo que dice doña Irène.
      PABLO GONZ

  8. Susana Says:

    Cuando lo dice alguien como Irène Némirovsky, las palabras cobran un especial y emotivo significado. Muchas Gracias, Pablo, por enfocar esta especial escritora.

    Saludos cordiales.


  9. Recuerdo un comentario que dejaste en mi otro blog, que decía:
    “Ayer ya te comenté este relato pero luego me di cuenta de a quien me recordaba: Irene Némirovsky, o sea una autora de altura.”
    Gracias a este comentario te pedí que me aconsejaras un libro suyo y me dijiste varios, entre los cuales leí “Suite Francesa”. Tremendo. Tras su lectura quedé tan afectada que no he seguido con otros libros suyos. Creo que sus letras tocan el alma.
    Hoy, y nuevamente gracias a tí, le miro a los ojos, y sabes? a mi me da la sensación de que sus ojos hablan aún, y parece que nos mire, intentando trasmitirnos todo lo que su prematura muerte se llevó.

    Un abrazo

    • pablogonz Says:

      Y así será, Ángeles: tal debe de ser la gracia de los autores que nos parecen grandes, saber poner su persona en todo lo que escriben y más aún en todo lo que hacen, como posar ante un fotógrafo.
      Abrazos fuertes y gracias por tu comentario,
      PABLO GONZ


  10. Estremece éste interesante enfoque comparando un proceso de la naturaleza.

  11. Daniel Says:

    Vaya estimado Pablo, tus versos están repletos de verdad.
    Sabes, a mi me pasó igual al perder a mi padre hace 6 años, se fue de casa. Ahora que lo vuelvo a ver soy otro, no es lo mismo.
    Me doy cuenta que él no forjó mi caracter, debo ser quien soy, original y verdadero.
    Abrazo de viernes.

    • pablogonz Says:

      Cambiamos (o nos perfilamos), Daniel, imperceptiblemente a veces, a saltos otras, como dice en esta cita Irène Némirovsky.
      Gracias por venir y que tengas un estupendo fin de semana.
      Abrazos,
      PABLO GONZ

  12. Tatiana Mamaeva Says:

    Es una metáfora muy impresionante, pero quisiera creer que el alma se cambia bajo la influencia de los acontecimientos extraordinarios, de lo contrario la vida sigue sin sentido. En Rusia dicen: sólo canallas inveterados no se cambian.
    Un abrazo optimista.

    • pablogonz Says:

      Yo creo que el ser humano cambia constantemente. Incluso la precisión del alma, como dice aquí Némirovsky, sería un cambio, aunque este no suponga una gran transformación.
      Abrazos también optimistas,
      PABLO GONZ

  13. rubo Says:

    Cierto. La realidad es una hacha que con precisión de avezado jardinero poda nuestras ramas y va dando forma a nuestro tronco.
    Saludos.

  14. Malena Says:

    Si hablamos del carácter del hombre diré que los grandes acontecimientos – como también la vejez – potencian su carácter pero no lo cambian. Frente grandes eventos nos volvemos más expeditivos, o nos ponemos más nerviosos, o lloramos, o reimos pero siempre como exacerbación de nuestra forma habitual de ser.

    Y en cuanto al alma, por supuesto que muta. Pero son las gotas sobre la piedra las que la transforman. Es un proceso lento, de aprendizaje.

    • Malena Says:

      Son muchas elucubraciones para un solo día, no? 🙂

      • pablogonz Says:

        No importa, Malena. Elucubrar me gusta. Así que allá voy: sobre la teoría del carácter se ha discutido mucho. Hay psicólogos que niegan su existencia, otros que la afirman y lo clasifican. Para mí el carácter no existe: existen simplemente acciones en las que a veces puede reconocerse un estilo, como si observamos caminar a una persona y sabemos quién es sin verle la cara. Algo así. Respecto al alma, no creo que exista como tal: creo que llamamos alma al conjunto de funciones más claramente espirituales del hombre. Dichas funciones no son sino actos repetidos, naturalmente, y su clasificación como espirituales depende de una comparación con otras funciones más materiales. No obstante, según el monodualismo de Pablo Gonz (un servidor) todos los actos humanos son materioespirituales de modo que el alma sería la suma de las facetas espirituales de todos los átomos. Eso.
        Que tengas un estupendo fin de semana y gracias por escucharme.
        Abrazos sesudos,
        PABLO GONZ

  15. Nomada Says:

    El alma posiblemente no, pero sí pueden alterar su percepción del entorno y las relaciones con los demás.
    Saludos.

    • pablogonz Says:

      Cualquier acontecimiento, por nimio que sea, influye en la persona (material y espiritualmente), creo yo. A partir de ahí, como bien dices, Nómada, todo se altera.
      Un fuerte abrazo y gracias por venir y dejar escrita tu opinión.
      PABLO GONZ

  16. Nani Says:

    Así es Pablo. Todo deja la huella en nuestra alma, solo que a veces dejamos a flote lo que más nos gusta y lo feo, intentamos meterlo como yo digo, en la bolsa de la basura, que a pesar de empujar para que no salgan, de tanto echar cosas, se revienta y es cuando nos restriega y nos duele. Luego, como decía la grandísima Gloría Fuertes, hay que arreglar el desorden personal y quitar telarañas. Entonces es cuando se termina con esas basuras y se crece de verdad.
    Jozú, ¡vaya perorata!
    Besicos muchos.

    • pablogonz Says:

      Está buena tu perorata, Nani. Yo también he padecido las consecuencias de acumular basura en mi interior, llenar habitaciones enteras de cosas que no quería ver con la esperanza de olvidarlas. Pero al final todo se descompone y el mal olor invade el resto de las estancias. Entonces hay que entrar a limpiar, hacer un buen zafarrancho… o simplemente desarrollar una neurosis. De ahí que esas épocas de inestabilidad psíquica que todos sentimos sean muy positivas para el mantenimiento de la salud mental.
      Abrazos fuertes, Nani, y gracias por tu comentario, tan sugerente.
      PABLO GONZ

  17. dora Says:

    Es cierto, Pablo, los momentos, esos momentos que se sienten de dentro hacia fuera, son tan sentidos, tan inexplicables, que, son capaces, hasta de cambiar tu forma de ver la vida.
    Me ha gustado mucho, gracias por presentarnos a su autora.
    Precioso el relato de la viuda.
    Saludos.

    • pablogonz Says:

      Irène Némirovsky tuvo en su día cierto reconocimiento en Francia, su país de adopción (ella era judía ucraniana), pero tras su trágica muerte en un campo de concentración durante la Segunda Guerra Mundial, sus obras pasaron al olvido. Hace algunos años sus descendientes sacaron a la luz otra novela “Suite Francesa” que enseguida se hizo famosa a nivel internacional. Esta obra te la recomiendo encarecidamente. Y si te parece demasiado larga, puedes empezar por “David Golder”. No conozco más obras de Némirovsky.
      Un fuerte abrazo y gracias por dejar tu comentario. Con él enriqueciste esta entrada.
      PABLO GONZ

  18. Elisa Says:

    Os recomiendo El baile, es una obra breve, pero en ella se aprecia una enorme capacidad de análisis de la condición humana desde el punto de vista de una adolescente. En cambio El pintor de almas, que he leído recientemente me pareció bastante más floja. La Suite francesa me gustó muchísimo, la cita que has traído también. Gracias, Pablo.

    • pablogonz Says:

      El otro día vi “El Baile” en una librería. Voy a seguir tu recomendación y la voy a comprar.
      Muchas gracias por el aporte y por tu visita, Elisa.
      Abrazos fuertes,
      PABLO GONZ


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: