LA SALIVA DEL TIGRE/24

18 noviembre, 2010

EN CUALQUIER MOMENTO

Los árboles, batidos por el viento, golpeaban los vidrios de las ventanas como si fueran bromistas. La lluvia se colaba por la chimenea rugiente. Y los niños lloraban de miedo. Ella picaba ajos sobre la mesa de la cocina y se hizo un hondo corte en un dedo. Inmediatamente se produjo el terremoto.

PABLO GONZ

Anuncios

69 comentarios to “LA SALIVA DEL TIGRE/24”

  1. pablogonz Says:

    Otro micro más de “La saliva del tigre”.
    Abrazos fuertes y feliz feliz jueves,
    PABLO GONZ

  2. Nélida Magdalena Gonzalez de Tapia Says:

    Hola Pablo, muy bueno. Son de los que me gustan. Un saludo grande.Neli 🙂

  3. Nélida Magdalena Gonzalez de Tapia Says:

    Para mi es un gusto estar con ustedes, no me des más las gracias porfi. Neli 🙂


  4. Muy bueno Pablo, ya tengo ganas de que llegue el libro.

    Un abrazo

  5. Torcuato Says:

    ¿Nueva versión de Hansel y Gretel?
    Un abrazo.


    • Muy bueno TODO el libro!
      Lo disfruté mucho. Y más lo disfrutare al releerlo.
      Gracias, Pablo.
      Abrazos fuertes.
      David.


      • Prdón, no era para Torcuato, sino para Pablo. Bueno, en realidad es para todos, para que compren “La saliva del tigre”… es una delicia leerlo en papel.

      • pablogonz Says:

        Gracias, David. Me hacer sentir muy feliz que mi librito haya llegado hasta las orillas del Mediterráneo para caer bajo tu atenta mirada.
        Abrazos

    • pablogonz Says:

      Supongo que no, Torcuato, porque desconozco la historia: una de mis múltiples falencias.
      Abrazos

      • Torcuato Says:

        Osti, Pablo. ¿No conoces el cuento de la casita de chocolate?
        Un abrazo.

      • pablogonz Says:

        No lo conozco, Torcuato, y aunque podría buscarlo en internet, prefiriría que tú me lo contases. ¿Podrías?

      • Torcuato Says:

        Resumén muy libre del cuento de Hansel y Gretel.

        Si no recuerdo mal, los dos hermanos, Hansel y Gretel, se pierden en el bosque, por motivos que no vienen al caso. Llega un momento en el que encuentran una preciosa casa de chocolate y golosinas y sin pensárselo, empiezan a comer. Aparece una linda y dulce ancianita que los invita a entrar a la casa. Pero una vez adentro, la señora se convierte en una horrible y malvada bruja y la casa de golosinas en una choza inmunda.
        La bruja empieza a prepararlo todo para comérselos después de cocinarlos dentro de una gran olla en la chimenea.

        Tu micro me evocó esta historia. El microrrelato es algo muy profundo y en determinados casos no consigo llegar hasta el fondo.

        Un abrazo, Pablo

      • pablogonz Says:

        Había oído hablar de Hansel y Gretel, naturalmente, pero jamás me habían contado la historia. Ni la había leído. Te lo agradezco mucho, Tor.

  6. saviodani Says:

    MUY BUENO.
    ME ENCANTO LA ATMOSFERA QUE CREASTE.

  7. Su Says:

    Que bueno.

    Me recordó la sensación que te da cuando se dan un montón de situaciones que parecen señales de que algo peor va a suceder.

    Abrazos

    • pablogonz Says:

      Yo les llamo “los enanitos”, cositas con las que uno normalmente puede lidiar pero que al presentarse juntas pueden con cualquiera. Ejemplo: Mike Tyson llega a una aldea de pigmeos. Claro, machaca a los primeros dos o tres pero luego se le echan encima los cuatrocientos restantes y lo hacen albóndigas.
      Abrazos, Su.

  8. Su Says:

    Jaja, buen ejemplo!

    Abrazos

  9. Ana Says:

    Pablo, vengo y veo tal desbarajuste de mensajes, nadie escribe donde debe ni responde a quien debería… ¿qué irá a suceder por aquí? 😉
    Y el terremoto quizá no sea lo último…
    Un abrazo

  10. Maite Says:

    Esto no hace más que ponerme los dientes largos porque mi saliva no llega!! 😉
    Estoy totalmente de acuerdo con Daniel Sánchez Bonet, la creación de la atmósfera es magnífica, hasta que das rienda suelta al terremoto final. Como tú bien has definido, muy literario. Podría ser un párrafo entresacado de cualquier clásico.
    Un abrazo.

    • pablogonz Says:

      Gracias, Maite. En unos doscientos años más te digo si clásico o típico.
      Abrazos fuertes
      PD.: Tu saliva está retenida por Correos, Maite. Discúlpame por confiar en gentuza.

  11. Agustín Martínez Valderrama Says:

    El micro se desliza hacia ese gran final tras una sucesión de pequeños infortunios. Algo así como cuando sucede un accidente de avión, generalmente provocado por la concatenación y suma de diversas causas. Aunque también vi – a riesgo de equivocarme – esa figura materna que lo sostiene todo en equilibrio. Cuando se corta y se rompe ese equilibrio, aunque sea un simple rasguño, se desencadena todo el caos. En fin sólo me queda darte la enhorabuena y esperar tu tirón de orejas.

    Un abrazo.

    • pablogonz Says:

      No, no, ningún tirón de orejas, Agustín. Hablar con sinceridad o apertura, eso sí. Y en esta misma línea: mi agradecimiento por tu comentario que ha sabido ver la importancia de la figura materna en este micro. Qué soledad la de tantas mujeres que deben transitar por la vida cerca de abismos más o menos hondos, ¿no?
      Abrazos

  12. C.ROSIO Says:

    Vaya manera de mover!, muy bueno Pablo, no se describir lo que se siento al leer este micro, creo que es mucho. Gracias por provocar esto, me gusta empezar mi día así.
    Un fuerte abrazo.

  13. Sandro Says:

    muy bueno! me recordó a la teoría del caos.
    saludos


  14. Tengo que decir que este micro en concreto, cuando lo leí en el libro, me dejó en suspenso. Un avance de la catástrofe in crescendo, sube la intensidad hacia un conflicto cada vez más inevitable, hasta lo inevitable. Completamente de acuerdo con Agustín, las imagenes van acercándose cada vez más a las figuras que ofrecen la protección: desde fuera hacia dentro, de la naturaleza a la casa, de la casa al hogar, del hogar a la familia y de la familia a la madre. Después de eso sólo puede llegar el terremoto.
    Enhorabuena maestro, este micro es todo un monumento.

    Un fuerte abrazo.


  15. Sentido de la palabra como fotografía instantánea que atrapa la imagen y no la suelta.

    Blogsaludos

    • pablogonz Says:

      Siempre me han dicho que mi literatura es muy visual. Creo que a estas alturas eso ya es algo inevitable, como la catástrofe que definía muy bien Alberto en el comentario anterior.
      Abrazos fuertes

  16. mama mich Says:

    JODER QUE MIEDO


  17. También me gustó la atmósfera creada y el fraseo,y
    me llegó como párrafo más que como un micro.
    Parece un extracto de un relato aún más largo.

    • pablogonz Says:

      Es interesante que coincidan tantas voces en el sentido de que este texto parece ser parte de otro más largo (un texto en un contexto por así decir). Voy a observar con más atención esta circunstancia.
      Abrazos fuertes, Carlos.

  18. patricia Says:

    Literatura de la buena, que se atreve a no ser literaria sino real: lo sé porque vengo de soportar un terremoto. Me ha emocionado Pablo.
    Un abrazo.

    • pablogonz Says:

      Encantado de que te emocione, Patricia, y de encontrarte de nuevo por la blogosfera. Supongo que ya se solucionaron aquellos problemas que te apartaron de aquí.
      Abrazos reencontrados.

  19. Daniel Says:

    Terrible panorama.
    Quizá ella desató el desastre.
    Un abrazo Pablo.

  20. vittt Says:

    es tan difícil leer presagios… los postsagios son otro cantar. a toro pasado no cabe duda que todo apuntaba a la catástrofe.
    un 10 en la escala de richter, pablo

  21. Malena Says:

    Tus palabras me llevaron hasta esa casa y sentí el viento, la lluvia, el miedo niño y hasta el olor a ajo. Y cuando me pasa eso con algo que leo … pufff … es casi un presagio.

    • pablogonz Says:

      Abre bien los ojos, Malena, porque si te conectaste tan hondamente con las circunstancias de este micro puede ser porque en ti bulle algo relacionado con él (de algún modo).
      Abrazos de fuerza.

  22. rubo Says:

    Me recuerda un poco la tesis conocida del “efecto mariposa”, quizá el corte del dedo desencadene una fuerza interior que sacuda hasta los más profundos cimientos de la tierra.
    Saludos.

  23. CYBRGHOST Says:

    Inquietante. Si la Naturaleza reacciona asi a un corte por lo más Sagrado, ¡Que no tropiece y se fracture!.
    Me parece genial.

  24. Nani Says:

    La verdad es que todos tenemos número de esa lotería metida en el bombo.
    Me ha gustado mucho.
    Besicos muchos.

  25. Silvia Says:

    lindo cuadro, tal vez un poco inquietante..abrazos

  26. stewart Says:

    Inquietante, esto es lo interesante de los microrrelatos, crear una atmósfera determinada en tan poquitas palabras, te sigo y te admiro desde este lado del charco. Un Abrazo Cuántico.

    • pablogonz Says:

      El cariz de inquietante es, para mí, uno de los logros de toda obra de arte que se precie de serlo. Para infundir la quietud están las ciencias, las religiones, las leyes, en general… Estas actividades consolidan la sociedad, marcan el rumbo, definen la verdad colectiva. Las artes, por el contrario, diluyen o disuelven, borran las huellas, cuestionan todo. Así, entre unas y otras, se logran la textura necesaria para conformar una sociedad consistente y elástica. Por eso, cuando el arte (por ejemplo la literatura pensada para el consumo) se olvida de su función disolvente (inquietante) deja de ser arte.
      Abrazos, Stewart, también desde este lado del charco.

  27. geminis Says:

    Agradezco tu visita a mi blog, es un honor ser vistada por un escritor, te sigo y esperando volver a verte por había una vez.
    saludos y un beso

  28. Baizabal Says:

    Me gusta cómo haces crecer la intensidad, la descripción del ambiente envuelve al lector, y la ironía del título se convierte en una chispa al llegar al punto final.

    Buenísimo,

    un abrazo Pablo.


  29. En cualquier momento.
    Me gusta, Pablo.

    Un saludo.

  30. Alís Says:

    Sí, en cualquier momento, en el menos pensado, ocurre lo más inesperado, lo más importante o lo que nos cambia la vida para siempre. Así ocurrió hace unos meses.

    Muy bueno

    Beso

    • pablogonz Says:

      Creo que alguien que haya conocido un terremoto por dentro, como es nuestro caso, puede comprender este relato mejor que alguien a quien le falte esa experiencia. A mí particularmente el terremoto del 27-F me cambió por dentro hasta extremos que aún hoy me sorprenden.
      Más abrazos

  31. Ebude Says:

    Después de tantos comentarios ya no sé decir nada original, así que sólo te diré que me ha gustado mucho.
    Saludos.


  32. Enigmático terremoto de emociones, de ira, se estupor porque la abuela se volvió loca o terremoto de fantasmas que ofrecen su sábana para limpiar la herida.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: