CITA EN LA CUMBRE/27

1 diciembre, 2010

«Ahora bien, si se logra reconocer lo inconsciente como magnitud co-condicionante al par de la conciencia, y vivir de manera que las exigencias conscientes e inconscientes (o sea instintivas) sean en lo posible tomadas en consideración, el centro de gravedad de la personalidad no es más el yo, que es un mero centro de conciencia, sino un punto, por así decir, virtual entre lo consciente y lo inconsciente, al que cabe designar como sí-mismo».

C. G. JUNG

Anuncios

47 comentarios to “CITA EN LA CUMBRE/27”

  1. pablogonz Says:

    Y si alguna vez muero (lo que está por verse), y si voy a algún lugar donde los muertos moren (lo que también está por verse), buscaré a don Jung afanosamente y me sentaré a su lado (o lo más cerca que pueda).
    Feliz miércoles a todos,
    PABLO GONZ

  2. Torcuato Says:

    No creo que tras morir (sea lo que sea, la muerte) necesitemos más gurús. De hecho, no creo que los necesitemos ahora.
    Un abrazo, Pablo.

    • pablogonz Says:

      Yo sí los necesito, Tor, pero no los llamo gurús. Los llamo mentes preclaras y generosas que nos ofrecen caminos despejados para crecer hasta ser tan grandes como ellos. Mi lista de santones: Gandhi, Tolstoi, Kropotkin, Goethe, Jung, y quizás alguno que se me pasa.
      Abrazos aprendices,
      PABLO GONZ

      • Torcuato Says:

        Estoy de acuerdo en que se puede aprender de los momentos de lucidez de estos pensadores pero no creer a pies juntillas cada una de las palabras que pronuncien o escriban.
        Un abrazo.

      • pablogonz Says:

        Lo primero que nos enseñan los grandes pensadores (y en esto te emparentas con ellos) es a no creer en los grandes pensadores. Dicho de otro modo: la libertad de conciencia es la base sobre la surge (no necesariamente) la grandeza de conciencia. Yo he leído muchas obras de Jung que me han permitido relacionar extensas áreas del conocimiento, comprender mejor mi vida y la de otros, aprender algunas cosas de las profundidades del alma humana, etc… Por lo mismo puedo sospechar que este hombre vivía en la lucidez, simplemente.
        Más abrazos siempre escépticos,
        PABLO GONZ

  3. Ana Says:

    No estaría de más tenernos un poco más de cuenta a nosotros mismos, en todo caso me cuesta leer a este tipo!
    Yo si me dejas, en el más allá me sentaré a tu lado, al menos un ratito de la eternidad ¿me concederás un baile?
    Un abrazo

    • pablogonz Says:

      Vaya, Ana, yo espero poder concederte un baile en el más acá (si mis tendones me lo permiten), de modo que la microrreunión de mayo incluirá cena y disco.
      Sobre Jung (percibe el punto y aparte) debo decir que en efecto cuesta leerlo porque su estilo es un poco farragoso (caso contrario al del límpido Freud pero más cercano a Adler); sin embargo, merece la pena desentrañarlo (te lo aseguro), irse despacito detrás de él, consultando en una enciclopedia todas las referencias que a uno se le escapan (Jung logró reunir una cultura monumental). Si me pides un título para empezar, te diría “El secreto de la flor de oro” (o algo así) pero también valdría cualquiera de sus libros más populares (también los tiene más técnicos).
      Abrazos mejores,
      PABLO GONZ


  4. Pues yo, si me lo encuentro allí, le agarraré por las orejas y le daré un beso con lengua. A ver si me encuentra donde tengo el yo…

    A ti, Pablo, con un abrazo te vale.

    • pablogonz Says:

      Gracias, Alberto. Se ve que entendemos la admiración de modos distintos. Por otro lado, te aseguro que Jung te encontraría cualquier cosa porque él lo comprendió todo.
      Abrazos medio tímidos, por si acaso.
      PABLO GONZ


      • No te asustes, Pablo. Sólo trataba de alejarme un poco del yo por los caminos del inconsciente a ver si me encuentro a mí mismo. No obstante y después de imaginar la escena tengo que reconocer que no me gustan los señores con bigote. Jung me encanta, sin embargo, y esta cita, desde luego, es uno de los pasajes que mejor resumen su vastísimo pensamiento. La primera vez que lo leí fue por equivocación y sin saber quién era, cuando me di cuenta del error tuve que seguir y seguir, a pesar de mis obligaciones.

        Un abrazo casto, Pablo.

      • pablogonz Says:

        Jajaja, otro abrazo casto.

  5. Maite Says:

    ¿Y por qué será que una vez más estoy de acuerdo con Anita? De todas formas, me dejo una relectura para esta noche, que este galimatías, ahora, se me hace un poco cuesta arriba. Un abrazo torpón.

    • pablogonz Says:

      Traduzco, con permiso de mi maestro:
      «Ahora bien, si logramos darnos cuenta de que lo inconsciente también condiciona nuestra vida, y si logramos vivir escuchando a ambas partes de nuestra psique (la consciente y la inconsciente), entonces el centro de gravedad de nuestra personalidad dejará de ser el yo (la parte consciente) y recaerá sobre un punto situado entre lo consciente (el yo) y lo inconsciente (el mí). A ese punto se le puede llamar sí-mismo».
      Muchas gracias por tu comentario, Maite, y espero que esta traducción te sirva para comprender el sentido de esta cita.
      Abrazos lluviosos,
      PABLO GONZ

      • Maite Says:

        Ahora sí, Pablo, y estoy muy de acuerdo, claro está. Yo quiero estar en ese “sí-mismo” que sería mi “mí mismo” y en definitiva donde hallaría el “equilibrio”. Con lo cual la fórmula, más o menos, me sale:

        (consciente/inconsciente)*uno mismo=equilibrio

        Abrazos algo más despejados

      • pablogonz Says:

        Que correspondo con un par de abrazos igual de lluviosos,
        PABLO GONZ

  6. patricia Says:

    Si te digo que comento este post desde mí – misma suena pretencioso, si digo que lo hago desde yo, suena feo. En fin Pablo, que también admiro a Jung aunque no siempre lo comprenda acabadamente.
    Un abrazo.

    • pablogonz Says:

      Yo creo que tú comentas desde el sí-mismo, Patricia. Y no entiendo que pueda entenderse como pretencioso. Como dicen en Córdoba: “E o no e”. Y en este caso e(s).
      Un abrazo,
      PABLO GONZ

  7. Arancha C. Says:

    Y el tío, se quedó tan ancho… 🙂

  8. C.ROSIO Says:

    Si, estos son los que de pronto tienen que sacarse a sacudir hasta que queden grabados en “mi mismo”.
    Vos podrás hacerme un lugarcito a sus pies para escucharlos?.
    Pablo un inmenso abrazo con toda la fuerza de corazón para vos.

  9. patricia Says:

    Gracias por esta risa que me regalás Pablo. Y así e no ma.


  10. Pablo, creo que nosotros como escritores (y en general los artistas) viajamos más a nuestro inconsciente que el común de la gente. Y puedo decir que eso a mí me parece fantástico.
    Saludos.

    • pablogonz Says:

      Estoy de acuerdo contigo, José Manuel: la relación de los artistas con el inconsciente es más consciente que en la media, lo que redunda en la ampliación de éste pues para nuestro equilibrio psíquico los humanos siempre necesitamos la inconsciencia (si no, no la tendríamos).
      Abrazos más o menos psicológicos amateurs,
      PABLO GONZ

  11. Daniel Says:

    No existe realidad alguna. Todo es paradigma, nada es verdad. Quizá no existo, jamás lo he hecho.
    Un abrazo estimado Pablo.

    • pablogonz Says:

      Discrepo en parte, Daniel. La realidad existe: es lo que es. La verdad es la adecuación entre realidad y paradigma: puede cambiar si una de las partes (o las dos) cambia. Quizás no existes, de acuerdo.
      Abrazos fuertes,
      PABLO GONZ

  12. Concha Huerta Says:

    Y yo siempre haciendo equilibrios entre el yo y el mi misma. Menudo lío de vida!!! Un saludo

    • pablogonz Says:

      Y no solo tú, querida Concha. Vivir es hacer equilibrios. Psicológicamente hablando, es surfear entre lo inconsciente y lo consciente, el mí y el yo, eso que se llama el cuerpo y la mente.
      Abrazos fuertes,
      PABLO GONZ


  13. Me lo tendré que releer. Es un rato largo enrevesado el tal Jung. Creo que le gana a Freud. En enrevesado, digo.

    Besos, mil.

    • pablogonz Says:

      Claro que sí. Freud escribía con un estilo meridiano aunque sus ideas fueran bastante complejas. Recuerdo como una experiencia literaria muy agradable la lectura de “La interpretación de los sueños” y otros libros suyos.
      Abrazos,
      PABLO GONZ

  14. Nani Says:

    Yo haré lo mismo que tú Pablo, pero le pediré que me explique esto mejor porque me pierdo un poco y además, le diré que me haga un esquema o algo más visible. Se nota que hoy ando muy espesa, ¿no crees?
    Besicos muchos, señorbuscacosquillas.


  15. Supongo que ésto pudiera tener exactitud para quien lo entienda.

  16. stewart Says:

    Sobre este tema yo siempre me he preguntado: ¿donde está el yo? es decir… ¿que parte de mí es la que es consciente de sí misma, la que se hace esta pregunta?

    Y ahí me enredo en un bucle de preguntas sin respuestas que me dejan agotado…

    Abrazos enmimismados!!!

    • pablogonz Says:

      Es que no debemos imaginar el yo como algo encastrado en otro algo (por ejemplo un alma en un cuerpo). El yo es la conciencia de tu cuerpo (por lo tanto también es tu cuerpo); y sospecho que esa conciencia es la suma de las conciencias individuales de todas tus células que a su vez son la suma de las conciencias de sus átomos constituyentes, etc…
      Abrazos no menos agotados,
      PABLO GONZ

      • stewart Says:

        Ay Pablo, que nos enfrascamos…

        Está bién, si aceptamos que mi yo es la suma de las conciencias individuales de todas mis celulas, entonces…

        1.- ¿Qué pasa con la conciencia individual de las celulas (miles) que mueren en mi cuerpo en un día?

        2.- Cuando uno muere, no mueren inmediatamente todas sus células, ¿quiere esto decir que el Yo permanece durante un tiempo en el cuerpo “muerto”, apagándose lentamente como una linterna que se queda sin pilas?

        3.- Está comprobado que los átomos de la materia son sustituídos unos por otros sin que esta varíe (explicación para dummies), de hecho se calcula (no me pidas fuentes), que dentro de diez años no tendremos ni uno solo de los átomos que hoy nos forman, entonces…
        Si no permanece el ladrillo, ¿permanece la casa?

        Como ves Pablo, estas cuestiones son demasiado complejas para discutirlas en un blog de microtextos, pero me ha encantado volver a pensar en estas cosas, en serio… GRACIAS!!!

        Abrazos cuánticos!!!!

      • pablogonz Says:

        Mis respuestas, que no son LAS respuestas, naturalmente:
        1.- La conciencia de las células desaparece con la desorganización de la célula (posterior a su muerte). La conciencia de los átomos, que no se desorganizan nunca permanece inalterable.
        2.- La conciencia personal es la suma de las conciencias de todas las células. Desde el momento en que algunas de ellas mueren, la conciencia del yo ya no es la misma. Por ejemplo, cuando dormimos nuestros niveles de conciencia se reducen (alguien puede hablar a nuestro lado y no lo percibimos). La muerte sería un estado de inconsciencia aún más profunda que el sueño; y de carácter irreversible, claro.
        3.- Claro que permanece la casa porque la sustitución celular es paulatina. El ciclo completo dura siete años que es, por cierto, la duración máxima de un duelo. Cuando uno pierde a una persona muy querida, el sentimiento de ausencia perdura mientras haya en su cuerpo alguna célula que lo recuerde. El número 7 es muy importante también en el amor: una pareja que logra superar la frontera de los 7 años suele consolidarse: ¿por qué? Porque el amor se produce no entre dos personas por lo que son sino también por lo que pueden llegar a ser (que es muy distinto).
        Por mi parte, Stewart, encantado de poder charlar de estos temas, en este blog o en donde sea.
        Abrazos atómicos,
        PABLO GONZ

  17. Kum*... Says:

    Buenísima entrada, Pablo. También yo admiro a Jung. Personalmente huyo de los gurús como de la cagalera, pero sí tengo, por decirlo de algún modo, mis… maestros. Coincidimos en algunos. Uno que no has mencionado: Groucho Marx.

    Un saludo desde la base de la montaña.

    • pablogonz Says:

      De Groucho no he leído nada pero entiendo (por el recuerdo de sus películas, cuyos guiones escribía él) que su modo de ver el mundo era muy especial. Hay en toda su obra un sentido crítico muy profundo, que está claramente asociado al humor (él no se permitía el dramatismo como Chaplin, por ejemplo) pero que a mi juicio siempre vive sobre un objeto (lo criticado). Trataré de encontrar algún texto de él ¿qué me recomiendas? donde pueda encontrar sus proposiciones (la faceta constructiva de su pensamiento).
      Abrazos fuertes,
      PABLO GONZ

  18. Antonio Says:

    Hola Pablo. Remitiendome a las palabras del amigo Nacho Vegas, “Yo le rezo a un Dios que me prometió que cuando esto acabe, no habrá nada más”
    Abrazos cuánticos¡


  19. Órale. o-o
    Me dejó pensando (aunque con-cuerdo).

    Un saludo, Pablo.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: