LA SALIVA DEL TIGRE/25

2 diciembre, 2010

UNIDOS

Una fresca tarde de verano, al señor del castillo se le antojó escuchar música. Y mandó que trajeran al arpista, encerrado por costumbre en la mazmorra. «El arpista ha muerto», le dijeron al volver. Pero el señor no respondió. Miraba, sin respirar, los undosos trigales de su feudo.

PABLO GONZ

Anuncios

50 comentarios to “LA SALIVA DEL TIGRE/25”

  1. pablogonz Says:

    Lo que quizás ilustre un poco mejor la idea de ayer.
    Abrazos a todos,
    PABLO GONZ

  2. saviodani Says:

    Muy bella la imagen.

    Hay música es muchos más lugares de los que nos pensamos.

    Por cierto, gracias por darme a conocer ese micro de Malena.
    Brillante resolución, la suya.

    • pablogonz Says:

      De nada. Es un gran micro “Romper el hielo”, muy bien llevado y muy bien resuelto, como dices. Para los interesados, se encuentra en su blog “Yuyo del suburbio”.
      Abrazos fuertes, Daniel.
      PABLO GONZ

  3. Sucede Says:

    Aupa Pablo!!
    Está bien eso de que me lleguen al correo los nuevos posts, así puedo leerlos al momento…
    Perfecto escrito eh? Veo la cara del señor, abducido por el movimiento del trigo, unido al sonido del arpa que ya sonaba en su cabeza, independiéntemente de que el sonido fuese real o imaginario. Poco le importaba el arpista, por eso estaba encerrado, le importaba la música, y esa ya le embriagaba…
    Un abrazo, amigo!

    • pablogonz Says:

      Qué bueno que te hayas suscrito, Sucede. Así no te pierdes ni un post. Es una de las cosas buenas de WordPress. Las malas son: la publicidad no deseada, la publicidad no deseada y la publicidad no deseada.
      Abrazos resignados y gracias por venir,
      PABLO GONZ

  4. Ana Says:

    ¡Imagen hipnotizante la de los trigales! El otro día la vi en una película sueca muy bonita “Tierra de ángeles”. A mi lo que me da pena es el arpista, muerto en la mazmorra sin poder contemplar los campos de trigo.
    Un abrazo

  5. Claudia Says:

    La foto preciosa, el arpista, quien sabe, igual decidió que mejor muerto que encerrado.

    • pablogonz Says:

      La foto es un fondo de pantalla que encontré por ahí (tiene una ligera desaturación). La muerte no se decide (ni siquiera en el caso de un suicidio).
      Abrazos fuertes,
      PABLO GONZ

  6. Mónica Says:

    El último arpegio del arpista convino en deseo y ejecución. Sincronía.
    ‘undoso’ me encantó esa palabra.
    Una abrazo, Pablo.

  7. Nélida Magdalena Gonzalez de Tapia Says:

    Pobre arpista,quizás estará mejor tocándola en el cielo 😦
    Un saludo grande, un gusto leerte como siempre .
    Neli ☼

  8. patricia Says:

    Poco me importa el egoísta rey, el terrible destino del músico, eso sí es de lamentar.
    Un abrazo Pablo

  9. Tatiana Mamaeva Says:

    Hay crueles dictadores vegetarianos que aman la música, el arte, la naturaleza, los animales, la única cosa que no aprecian es la vida humana.
    Un abrazo desconsolado Pablo


  10. Si el rey miraba sin respirar, entiendo que había muerto tambien, como el arpista que aguardaba en su interior.
    Y de la imagen qué decir! que huele a música silente.

    Un fuerte abrazo

  11. Daniel Says:

    Quizá no respondió porque ya habia encontrado la más bella melodía que cantan los paisajes.
    Me gusta el sonido de las montañas, es muy bello. Es como un canto. También me agradan los acordes del silencio.
    Abrazos vagabundos estimado Pablo.


  12. qué bonito cuento pablo, bien escrito, espero que bien leído.

    Qué más del pie pues?

  13. CYBRGHOST Says:

    Quizá sea la mejor música de la que pudiese disponer. La frase “encerrado por costumbre en la mazmorra” me parece de una gran fuerza. Deja caer como si nada una brutalidad desmedida.

    • pablogonz Says:

      Creo que la fuerza de este micro (sea la que sea) está concentrada en dos puntos: esa frase sobre la que llamas la atención y la que se refiere a los undosos trigales. Si Jung viviera, le pediría que analizara este cuento y seguro que nos daba alguna orientación.
      Abrazos fuertes,
      PABLO GONZ

  14. Nani Says:

    La música y el músico mueren si se les mantiene encerrados sin dejar que sus notas vuelen por el aire y normalmente, las devulve la tierra en forma de reproche.
    Besicos muchos

    • Nani Says:

      ¿Y la pierna que tal sigue?

      • pablogonz Says:

        Vamos tirando, Nani. Todavía no camino bien pero ya me duele menos. Yo caminaba todos los días una hora (para mantenimiento) y ahora ya estoy recuperando ese ritmo (ya voy por los quince minutos). Es increíble pero en esta semana he engordado tres kilos. ¡Necesito caminar! ¡Pero no puedo!
        Bueno, paciencia nomás.
        Besicos,
        PABLO GONZ

  15. vittt Says:

    quizá al señor se le antojó escuchar un poema, y recordó lo que tienen por costumbre hacer en sus tierras con los poetas. no pregunten.
    vivas imágenes, pablo.

  16. Antonio Says:

    Yo a veces me he quedado mirando *trigales y pensando: ¿y ahora?, sin la más mínima intención de encontrar una respuesta, hipnotizado e intentando simplemente no ser.

    *Valga como trigal cualquier cosa viva o inerte apreciable desde mi ventana.

    • pablogonz Says:

      ¡Qué bonita experiencia, Antonio! Yo, una vez, me quedé así un día entero y por la noche le leí el pensamiento a una coneja. No es de coña. Ya te contaré con más detalle.
      Abrazos,
      PABLO GONZ

      • Antonio Says:

        Pues si, eso me lo tienes que contar, jeje.
        Abrazos, Pablo¡

      • pablogonz Says:

        De mi libro “La saliva del tigre”,
        SATORI

        
Llevaba unos quince días en un extraño proceso mental. Ya casi tocaba el límite redondo del siguiente escalón del orden (la fórmula limpia que nos permite vernos como invulnerables) cuando me sucedió. Ella había ido a trabajar. Yo me quedé mirando por la ventana, absorto. Y de repente supe que era uno de los pocos hombres que quedábamos en la Tierra. Nos mantenían vivos artificialmente: en un laboratorio, atados a unas camillas, en fila. Y yo estaba comenzando a reaccionar. Me agitaba. Movía los párpados. Contraje la cara. Abrí los ojos. En torno a mí había tres médicos. El del centro era alto y llevaba una luz en la frente. A su derecha, había otro más pequeño; y a su izquierda, otro aun más pequeño, que luego pasó a la derecha del mediano. Entre los tres discutían sobre la conveniencia de eutanasiarme. Yo sólo pensaba: “Dejadme vivir”.
        Cuando volví de mi ensoñación (ya era de noche), pensé que aquellos médicos eran en realidad depreda dores, pero esta idea pronto dejó de importarme. Ella iba a regresar. Y yo debía retirarle la comida al conejo. Salí de casa. Crucé el huerto. Y al abrir la jaula, empecé a comprender. Me toqué la frente. Llevaba el frontal encendido. Miré a la derecha y vi a mi perro. Miré a la izquierda y vi a mi gata, que enseguida pasó a la derecha. Nosotros tres éramos los depredadores. Y los ojos de mi conejo no me parecieron tan vacíos como de costumbre.
        PABLO GONZ
        PD.: Lo que se cuenta en este relato me pasó punto por punto.
        Abrazos.

  17. Torcuato Says:

    Poco le importaba a este señor la muerte del músico, seguramente encerrado por cualquier caprichoso motivo. Se extasiaba con el movimiento de olas de sus extensas posesiones.
    Un abrazo, Pablo.

  18. stewart Says:

    Evocador microtexto Pablo, hay cosas que me dejan siempre boquiabierto, entre otras, el extraordinario parecido que en ocasiones tienen los campos de trigo con el mar…

    Abrazos boquiabiertos. (:0)

  19. dora Says:

    Egoista y sádico, tuvo su merecida soledad.
    Saludos, Pablo.


  20. Me gustó el sabor de éste relato aúnado a las imágenes. Contiene algo muy intenso que va más allá de la víctima y el victimario.
    Algo que te suspende en el trance del trigo que se mece, algo como una conciencia del eterno presente.


  21. Le souffle de la musique stellaire….Magnifico, gracias amigo!
    Un fuerte abrazo !
    Chritian


  22. Qué bella imagen.
    Hace unos días miraba danzar a los árboles de la ciudad, aunque terminé congestionado (el clima >///<).

    Un saludo.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: