LA SALIVA DEL TIGRE/32

27 enero, 2011

NADIE

Nadie se explica en nuestro pueblo cómo ha podido suceder que María Elena, mujer tan centrada y cabal, tan complaciente esposa de su marido y atenta madre de sus numerosos hijos, tan buena hortelana, cocinera, lavandera, planchadora, tejedora, limpiasuelos, limpiacristales, deshollinadora y matarife se haya fugado con un vendedor de colchones.

PABLO GONZ

Anuncios

62 comentarios to “LA SALIVA DEL TIGRE/32”

  1. pablogonz Says:

    Así que se admiten hipótesis.
    Abrazos a todos,
    PABLO GONZ

  2. mario Says:

    … puede que le hablara del mar.

  3. Torcuato Says:

    Como buen vendedor, la vio cansada y la invitó a probar el magnífico colchón que estaba promocionando. Mirando bien el reflejo de sudor por su rostro, comprobó lo bello que era y no pudo evitar decirle lindas palabras de amor. Después, ambos comprobaron que el colchón era realmente bueno.

    Un abrazo, Pablo

  4. Puck Says:

    Ha sido el cotilleo del pueblo, el tema de todos los corrillos y nadie realmente sabe cuantas de sus vecinas, abnegadas esposas y madres, se han quedado muertas de envidia. Me encanta cómo con cuatro líneas creas personajes tan complejos. Saludillos

    • pablogonz Says:

      Y, bueno, todo eso sin saber hacia qué tipo de vida la lleva el vendedor de colchones. Para mí que le va a dar esquinazo a la primera de cambio.
      Besillos,
      PABLO GONZ

  5. Torcuato Says:

    Me gusta el verbo comprobar, lo habrás comprobado.

  6. Elisa Says:

    Ha pensado que vendiendo colchones puede hacer feliz a mucha más gente, que no tiene por qué limitarse a su familia, en realidad es una apóstola de todo lo bueno que se puede hacer en un colchón.

  7. Hugo Says:

    Y además, si lo que me han contado es verdad, un muelle se clavaba en la espalda de maria elena cuando se echaba a dormir.
    Genial.
    Saludos.

  8. Nani Says:

    Pablo, me imagino que la pobre mujer solo quiere descansar y dormir, ¡anda que no la entiendo! A temporadas las camas y los sofas me llaman con música celestial, así que no extraña que se fugara con el vendedor de colchones.
    Besicos muchos y relajados.

  9. Agustín Martínez Valderrama Says:

    Las mujeres, como tu protagonista, tienen un sentido “económico” de la vida que lo hombres no tenemos. Utilizo este término no en el sentido peyorativo que en la actualidad tiene. Me refiero a la valentía de ver más allá, de cambiar, de separar el grano de la paja, de buscar por el camino más recto la senda de la felicidad. Gracias Pablo por el regalo.

    Abrazos.

  10. CYBRGHOST Says:

    La búsqueda de emociones… o del descanso, con semejante currículo.

  11. Daniel Says:

    Quizá no se escapó, quizá fue raptada por ser tan buena trabajadora.
    Abrazos vagabundos.

  12. Fred Vivès Says:

    Una manera de salir de su cotidiano monotono, con un olor a libertad.
    Quizas estuvo harta de hacerlo todo en casa y tuvo hambre de ver otra cosa, quizas habia leido Emma Bovary.
    Pues, la fuga , por cierto, ocurrio tras haber consultado con la almohada….¡¡¡¡muy rapidamente!!

  13. bicefalepena Says:

    Un tiempín de descanso y un colchón asegurado es lo más lógico.
    También puede que esté motivada por aprender algo nuevo.
    O finalmente, porque quiera tumbarse plácidamente a contar estrellas al pie de un nogal… y sobre un colchón que una cosa es ser bucólico y otra clavarse piedras en la espalda.

    Un abrazo

  14. Maite Says:

    Fue el único que le hizo sentirse importante, no por la cantidad de cosas que era capaz de hacer, si no por cómo era ella realmente.
    Besitos

  15. dora Says:

    A mí, lo que verdaderamente me estraña es, que no se hubiera ído antes.
    Saludos, Pablo.

  16. marie-claude Says:

    Porque tanto, un

  17. marie-claude Says:

    Porque tanto,por lo menos…menos para una!!!
    Abrazos desde Francia, Pablo.

  18. Ana Says:

    Yo lo que no comprendo es que nadie lo comprenda. Precisamente por ser tan cabal.
    Y por lo que yo sé, María Elena fue a ver los colchones porque el suyo se inclinaba mucho del lado de su marido, entonces probó el colchón y le gustó pero no se fiaba mucho de si al tumbarse su marido se inclinaría también, entonces hizo tumbarse a su lado al vendedor de colchones. Fue en ese momento cuando comprendió que lo que quería en la vida, su verdadera vocación, era ayudar a otras personas a encontrar el colchón adecuado.
    Un abrazo

  19. Sucede Says:

    quizá le faltaba algo…
    quizá era exceso de trabajo, de cabalidad…
    la locura es buena a veces.
    que reflexión tan buena Pablo!!!
    un abrazo, metálico!!!

    • pablogonz Says:

      Coincido contigo, Sucede. La locura es necesaria a veces: nos diluye y dispersa. Luego viene la necesidad de la cordura que nos espesa y compacta. Entre una y otra logramos la densidad justa.
      Abrazos metálicos,
      PABLO GONZ

  20. Caboclo Says:

    Lo peor de la situación es que me temo que la pobre María Elena volverá a ser tan centrada y cabal una vez pasada la fiebre amorosa que los ojos del colchonero le hicieron recordar.

    • pablogonz Says:

      Puede ser, naturalmente. Pero también cabe la esperanza de que una vez conocida la cara chiflada del amor no se avenga a convivir con sus miserias de nuevo. Se verá. De momento, recibe un fuerte abrazo,
      PABLO GONZ

  21. Lola Sanabria Says:

    Parece ser que era algo más que nadie.

    Abrazos de alguien.


  22. ¡Ay, ese género llamado microrrelato que esconde sin misericordia a los personajes secundarios debajo de la alfombra como vulgares colillas! ¿Alguien se acuerda de la pobre doña Paquita, mujer tan centrada y cabal, tan atenta madre de sus numerosos hijos, tan buena hortelana, cocinera, lavandera y complaciente esposa de un vendedor de colchones seductor de mujeres casadas y afamado putero? Pobre mujer…
    Abrazos, Pablo.


  23. Bravo María Elena, con lo buenas que son las siestas… y con uno con colchones a elegir…, lista tú.
    Magnífico micro, Pablo…, me lleva a universos inmensos llenos de información…
    Felisa

  24. C.ROSIO Says:

    Que raro, si lo tenia todo!, jaa, muy bueno.
    Abrazo.

  25. Edgar Hdez. Says:

    Pues yo imagino que no sabía preparar y arreglar la cama, y fue a aprender.

    [Buenísimo, Pablo. Un saludo.]

  26. José Agustín Navarro Says:

    Supongo que podría haber sido un vendedor de colchones o un sexador de pollos. La pobre mujer necesitaba una oportunidad en la vida. Siempre hay tiempo. A cualquier edad.
    Brillante. Me encantó.
    Un abrazo.


  27. […] This post was mentioned on Twitter by Pablo Gonz, Hdez. Edgar. Hdez. Edgar said: Pablo Gonz. / La saliva del Tigre / Nadie: http://bit.ly/hxGbxn […]


  28. El sexo prevalece como principal motivante en la especie femenina; las hace codependientes por naturaleza. No saben como dejarlo en ciertas instancias como un mero acto de placer y saciedad sin que necesariamente tenga relación con las demás manifestaciones afectivas.
    No generalizo, pero sí se dá en la mayoría de los casos.

  29. Rocío Romero Says:

    Hala, siempre la última, Pablo.
    Mira, yo voto por lo del descanso, de verdad de la buena. Para mí que al probarlo se quedó dormida, la pobre, y aún continúa así. En el camión del colchonero, recuperándose.
    Me ha parecido ingenioso y con trasfondo. Enhorabuenas de lunes,
    Rocío


  30. Pablo, este es el tercer significado de colchón que aparece en el diccionario. Mi apuesta va por este lado.

    3. m. Cualquier elemento que sirve para aliviar una situación difícil. Encontró una excusa que le sirvió de colchón.

    Con un vendedor de colchones, según esto, se iría cualquiera.


  31. Qué bueno, Pablo! Vaya ironía la tuya!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: