LA SALIVA DEL TIGRE/34

14 febrero, 2011

LA FIERA

Esta mañana salimos a cazar al lobo. Éramos veinte hombres con armas, herramientas y perros hambreados. Desde lo alto de su yegua torda nos dirigía Caperucita.

PG

Anuncios

41 comentarios to “LA SALIVA DEL TIGRE/34”

  1. pablogonz Says:

    Con fuertes abrazos transtextuales,
    PABLO GONZ

  2. Ana Says:

    Destaco dos palabras que me atraen especialmente en este micro: hambreados y torda
    Sin mencionar la imagen que se crea
    Un abrazo heterotextual

    • pablogonz Says:

      Gracias, Ana, por tu comentario, tan bienhumorado como siempre.
      Te lo retribuyo con una carcajada homocigótica,
      PABLO GONZ

    • Elisa Says:

      Desde que lo leí en el libro por primera vez (creo que luego lo he leído varias más) ese hambreados me resultaba desasosegante. Torda también es una palabra que sobresale, sobre todo con el “desde lo alto”. Un gusto coincidir con Ana.

      • pablogonz Says:

        Gracias por tu comentario, Elisa. Es una lástima que yo no pueda apreciar esas características que apuntas (estoy demasiado cerca del texto). En todo caso, comprendo que en un micro casi siempre hay un brillo y un vértigo (una expresión y una impresión), aunque no me atrevo a hacer de ello una norma.
        Abrazos fuertes,
        PABLO GONZ


  3. …que con su roja caperuza, nos recordaba la excitante vibración del color de la sangre brotando de un cuerpo aun vivo…(continuará, pero no será un micro)
    Bravísimo micro, Pablo.
    Saludos
    Felisa

    • pablogonz Says:

      Supongo que tú también te has imaginado la cara de vinagre de esa niña atroz que aprieta con sus rodillitas ásperas los lomos de la enorme bestia.
      En fin, hay que ponerle un límite a todo así que…
      Abrazos rapiditos,
      PABLO GONZ

  4. bicefalepena Says:

    Esa niña apuntaba maneras, como decía su abuela.
    Me gustan las segundas partes si hacen que la historia continúe siendo creíble. Y a esta le sobran motivos para serlo.

    Un abrazo

  5. Puck Says:

    He buscado un adjetivo para esta caperucita pero no lo encuentro. El caso es que me ha impresionado su imagen al frente de la cacería. Y coincido con Ana en lo de “perros hambreados”
    Saludillos

    • pablogonz Says:

      De nuevo el milagro: algo en el mundo inquieta a un autor, el autor lo celebra o conjura con palabras, éstas viajan a Burgos e impresionan a alguien. La razón tampoco admite adjetivos.
      Abrazos,
      PABLO GONZ

  6. Hugo Says:

    Muy bueno el relato y comentario marginal: Hoy, día de San Valentín, y siendo yo juntapalabras aficionado y mi mujer profesional librera profesional me han regalado (obvio) un libro: La Pasión de Octubre. En cuanto acabe con lo que tengo en la mesita me pongo a ello… La que no encuentra es la saliva del tigre, ¿me lo envías tú?, ¿cómo hacemos?
    Saludos.

    • pablogonz Says:

      ¡Alucinante, Hugo! Que aquella “Pasión de Octubre” aún convoque lectores. Para ella te pido cierta comprensión pues se trata de una obra de juventud, lo que notarás enseguida. En cuanto a “La saliva del tigre”, déjame aquí mismo tu dirección (o si lo prefieres, mándamela al mail pablogonz68@gmail.com) y yo te envío el libro con los datos bancarios para el ingreso (cuesta 10€).
      Un fuerte abrazo y muchas gracias,
      PABLO GONZ


  7. Líbrame del agua mansa que de la turbia me cuido solo, dice el dicho. Siempre desconfié de esta dama tan ostentosamente indefensa: la prefiero de este modo, mostrándose tal cual es.

    Un abrazo Pablo, feliz comienzo de semana.

    • pablogonz Says:

      Siempre es un gusto andar cambiando las cosas pero ya es placer que a otros les gusten esos cambios.
      Gracias por tu comentario, Patricia, y que tengas una semana estupenda,
      PABLO GONZ

  8. Araceli Says:

    A mí esta Caperucita me pone los pelos de punta. Una loba disfrazada de cordero, eso es lo que me ha parecido.

  9. dora Says:

    Mi hija Bertha, cuando tenía cinco años, le cambió el final al cuento de toda la vida, mi hermano era el lobo (jugando) y cuando fué a comérsela se dió la vuelta y se enfrentó a él diciendo:_ ¡oye!¡que yo también como ¿eh?!. Y SE LO COMIÓ.
    Saludos, Pablo.

  10. vittt Says:

    siempre imaginé a caperucita de mayor, con cicatrices. quizá con un parche en el ojo. una ahab de teruño y hembra.

  11. Propílogo Says:

    Por un momento he pensado que Caperucita se hizo temeraria y vengativa porque era superviviente. Luego he pensado en otros supervivientes, miles, nada temerarios, nada vengativos. Deduzco que ella ya era bastante perra antes de sobrevivir.
    Abrazos desencantados.

  12. Nani Says:

    Caperucita siempre supo lo que quería y el lobo siembre salió perdiendo y todo el que se topó con ella.
    Besicos muchos.

    • pablogonz Says:

      Para mí que el leñador estaba de vacaciones y la mocita tuvo que tomar las riendas de su vida.
      Un fuerte abrazo,
      PABLO GONZ
      PD.: Este micro se lee con las “Carmina Burana” de Carl Orff (aunque también funciona con Wagner).

  13. Sandra Monelpare Says:

    Qué bueno es Pablo Caperucita Feroz!!!!!

  14. Malena Says:

    Por esas ironías de la mente, yo imaginé que esta Caperucita era una mujer despechada por el lobo.

  15. Edgar Hdez. Says:

    Evoca la imagen de una gran aventura, Pablo.

    Saludos.

    Pobre lobo, aunque ya hay cuentos en los que no le quieren dañar. 🙂

    • pablogonz Says:

      Los lobos, como cualquier otro animal, lo único que hacen es tratar de sobrevivir: terrible que se les haya endosado una imagen tan mala.
      Abrazos fuertes,
      PABLO GONZ


  16. Un microrrelato admirable, de verdad. Contiene una crítica con la que estoy muy de acuerdo. El fanatismo puede encarnarse en cualquier buen propósito.

    Abrazos

  17. Maite Says:

    Este texto me sorprendió mucho la primera vez que lo leí, y hoy, sigue haciéndolo, la imagen de caperucita dirigiendo la batida es brutal, y no esperado, sin embargo creo que todos nos alegramos de que ella haya sabido defenderse, la has convertido en una mujer mucho más cercana a nuestro tiempo. Un abrazo.

    • pablogonz Says:

      Muchas gracias, Maite: si lo logré o no, me temo que todo bebe de Italo Calvino, “El barón rampante”, de esa Viola que recorre los bosques infestados de bandidos.
      Un fuerte abrazo,
      PABLO GONZ

  18. nélida Says:

    Pobres ambos, tan vilipendiados! Ni el lobo tan lobo ferozzz ni caperucita tan ingenua.
    Me encantó.


  19. Hola Pablo,
    Espero no llegar demasiado tarde. He leído los comentarios y tengo que decir que es increíble como un texto tan breve (y tan sobrio, sin costuras) te hace titubear entre dos interpretaciones. Por una parte olé por Caperucita; por la otra, la brutalidad con la que devuelve lo que recibió me ha parecido impactante (veinte hombres, armas, perros…). De cualquier modo, enhorabuena. Es un micro de los de anotar para releer.
    Abrazos

    • pablogonz Says:

      Últimamente se me está ocurriendo que todo acto literario (o artístico) mínimo, como estos micros que escribimos, contiene un vértigo y un brillo (algo que nos succiona y algo que nos salta a los ojos o nos empuja). De su contraposición surge la vibración necesaria para que aletee (por decirlo de un modo poético). Tu comentario me ha llevado a pensar en esta clave el contenido del cuento.
      Muchas gracias y un fuerte abrazo,
      PABLO GONZ


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: