LA SALIVA DEL TIGRE/37

9 marzo, 2011

YEMENI

Envuelta en una magnífica parca, llega a la población una joven funcionaria extranjera, alta y rubia como un dios. La acompañan, naturalmente, varios representantes locales que forman en torno a ella algo así como un cordón sanitario. Avanza la curiosa célula, sobre el telón de las sonrisas infantiles, de calleja en calleja, de corral en corral, hasta detenerse junto a la dura mirada de Yemeni. Ella es Yemeni. Dieciséis años. Ha dado dos vidas. Quitó otras dos. Su pelo largo, estropajoso. Su camisón de tergal sucio. Pisa el silencio de todos al abrir su boca:

–Devuélveme mi parca, gringa de mierda.

PABLO GONZ

Anuncios

34 comentarios to “LA SALIVA DEL TIGRE/37”

  1. pablogonz Says:

    De “La saliva del tigre” con un par de modificaciones que me dictaron la relectura.
    Un fuerte abrazo a todos,
    PABLO GONZ

  2. Su Says:

    “Dieciséis años. Ha dado dos vidas. Quitó otras dos. Su pelo largo, estropajoso. Su camisón de tergal sucio. Pisa el silencio de todos al abrir su boca”… Me ha maravillado.

    Abrazos

  3. Nélida M. Gonzalez de Tapia Says:

    ¡Muy bueno!!! Un gusto leerte, como siempre.
    Neli 🙂


  4. Para que luego lleguen las listas y nos den la vara con sus experiencias geniales.

    Blogsaludos

  5. Ana Says:

    La dignidad de las personas, de eso me habla a mi este relato.
    Un abrazo

    • pablogonz Says:

      De la dignidad de las personas, de la dignidad de los pobres (a partir de entonces empiezan a dejar de serlo), de la dignidad del Sur respecto al Norte, etc…
      Muchas gracias, Ana, por radiografiar este micro con tanto acierto.
      Un abrazo,
      PABLO GONZ


  6. Todos creemos haber trabajado para ganarnos nuestro abrigo, pero pocos sabemos cuántos desdichados hay detrás de las cosas que brilan en nuestras tiendas.
    Terrible relato Pablo
    Un abrazo

  7. Nani Says:

    La que se cree bien vestida, instruida y segura que seguramente, vive así gracias a quitar lo que pertenece al que parece más inculto, pobre y salvaje.
    Besicos muchos,con cierta rabia.

  8. Torcuato Says:

    Ya, cuando lo leí en el libro le vi una fuerza impresionante a este micro.
    ¿Parca=gabardina?¿Parca=muerte?
    Abrazos, Pablo.

    • pablogonz Says:

      Ah, claro este es un chilenismo. Perdón, hay veces que ya no los detecto. Significa chaqueta para el agua o anorak.
      Gracias por tu comentario, Tor.
      Un fuerte abrazo,
      PABLO GONZ

  9. Puck Says:

    Me encanta eso de “pisar el silencio” y que lo haga ella, y que ese “cordón sanitario” no pueda hacer nada para impedirlo. Vamos que me gustó todo.
    Un saludo

  10. CYBRGHOST Says:

    Desborda Fuerza Pablo. Me encantó.


  11. Contundente. Voy a tener que comprar tu saliva del tigre, y mira que tengo una de lecturas pendientes…, pero has tirado un anzuelo…contundente
    🙂
    Felisa

    • pablogonz Says:

      Bueno, a mí me parece genial haberte pescado, Felisa. Te mando el libro, me pagas los 10€ que vale y te devuelvo al agua. 🙂
      Un abrazo fuerte,
      PABLO GONZ

  12. Propílogo Says:

    Y la gringa escribió en twitter: “Iba yo super fashion, super tribal, o sea…”
    Genial ese pisitón al silencio, que probablemente suene a silbido desdentado, a colchón de invitados desinflándose…
    Abrazo indígena

    • pablogonz Says:

      Claro que para pisar el silencio primero tiene que provocarlo. Yo veo en Yemeni algo así como una fuerza irreducible, un magma que todos son capaces de detectar. Imagina el carisma de esta mujer cuando sea algo mayor, cuando haya leído algunos panfletos revolucionarios, cuando decida sacar a pasear a sus fieras interiores. Vaya, creo que estoy empezando a escribir una nvela, así que me paso a Word.
      Un fuerte abrazo,
      PABLO GONZ


  13. Estupendo Pablo, directo al plexo.
    Abrazos

  14. Caboclo Says:

    ¡Bien por Yemeni! ¡Bien por quien ha sido capaz de que la veamos y sintamos cómo “pisa el silencio”!
    Un abrazo.

    • pablogonz Says:

      Pues yo redoblo tus hurras porque ella también supo imponerse a mí. Llegó y dijo lo que tenía que decir: yo sólo lo apunté.
      Un fuerte abrazo,
      PABLO GONZ

  15. Sara Lew Says:

    Rotundo Pablo, como la mirada de Yemeni, como sus pisadas que dejan huella en el silencio. Magnífico texto.
    Un saludo.

  16. vittt Says:

    tan de verdad como un puñetazo en las tripas. grande, pablo.

  17. Gemma Says:

    Eso sí que es romper hechizos, qué poderío.
    un abrazo


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: