MIS INVITADOS/13

18 abril, 2011

MAIL DE UNA AMIGA

Hola, Pablo:

Ahí va la historia que quedé en contarte. Todo empezó hace unos cinco meses, cuando comenzaron a tirar basura enfrente de mi casa, en unos terrenos que quedan entre dos fábricas. Al principio, fui a reclamar con mi padre a todos lados porque las ratas nos invadían. Pero no encontramos respuesta ni apoyo de los vecinos. De modo que un día decidí ir a investigar de dónde traían la basura. ¡Oh, sorpresa! Venía de fábricas grandísimas, de gente con mucho poder, de salas de velatorios (hasta mortajas había). Y entonces me asusté. Seguir reclamando era ir contra la corriente o terminar en un zanjón, así que lo dejamos. Pero otro día, comencé a ver que tiraban ropa y zapatos casi nuevos, como de esas mujeres ricas y caprichosas que usan las prendas una sola vez y luego las descartan. Y ahí se me ocurrió una idea. ¿Por qué no acondicionar esas cosas para mandarlas a la gente del interior, que tantas necesidades tienen? Desde entonces y aunque te parezca una guarrería, voy a revolver en la basura. ¿Y piensas que me importa? Para nada. Llego a casa, pongo a lavar la ropa y los zapatos (sean de adulto o de niño) y lo guardo todo. Luego, lo reparto. Fíjate que a una de las fábricas que te decía llegan camiones de muchas partes del país. Y mi padre, que siempre está sentado a la puerta de casa, le preguntó el otro día a un camionero que de dónde venía y si allá necesitaban ropa. Bueno, el hecho es que ya hemos encontrado un medio para enviar ayuda a los aborígenes del Chaco, que, según este hombre, andan descalzos y a veces se mueren de frío. Por otro lado, me he puesto en campaña con la esposa de mi médico para mandar ropa y zapatos a una escuelita rural del estado de Corrientes. Y vamos a hacer lo mismo, por medio de mi cuñado, en Santiago del Estero y en otros muchos lugares. Te puedes figurar que me siento feliz, aunque no lo paso bomba. Siempre llego muerta de cansancio y muchos de mis vecinos dejaron de saludarme porque les doy vergüenza. En casa, mis hijos no quieren que vaya (tienen miedo de que me pase algo). Y sí, a veces rebuscar puede ser un poco peligroso. Pero ¿quién me quita a mí la emoción que siento al imaginar que un chico pobre tendrá zapatillas gracias a mi trabajo? Si yo tuviese dinero, las compraría. Pero soy de clase media baja y no puedo hacerlo.

Bueno, Pablo, contándote esto me arriesgo a que dejes de hablarme. Pero si de cien personas a las que les cuento, diez me ayudaran, te aseguro que la gente del interior de mi país estaría un poco mejor. Lo bueno sería mandar alimentos, pero la verdad es que no me da el presupuesto porque yo no trabajo (mi marido no quiere). Entonces voy buscando los medios para lograr que las cosas lleguen a quienes las necesitan más que nosotros.
Un saludo grande, Pablo. Y espero que no me eches de tu blog.

Anuncios

45 comentarios to “MIS INVITADOS/13”

  1. pablogonz Says:

    Estimados: Hoy me salgo un poco del tamaño screen para compartirles este mail de una amiga (prefiere permanecer en el anonimato). Me parece que contiene una serie de elementos muy llamativos y por eso lo quise publicar aquí. Cuento con su permiso y con la autorización para hacer una pequeña revisión de estilo.
    Abrazos a ti y a todos,
    PABLO GONZ

  2. Emilio José Pazos Brenlla Says:

    Una historia que merece la pena contar, ¿Qué mayor pobreza hay que la miseria humana?.


  3. Iba leyendo con una sonrisa, esperaba el momento del giro hacio lo fantástico o maravilloso.
    A la realidad es mejor verla venir de lejos, (precaución que no tomé) cuando es ella quien abre la puerta suele hacerlo con gesto duro.
    Es el mundo que tenemos.

    Recibo tu abrazo y lo retribuyo.

    • pablogonz Says:

      Sí, puede resultar un poco desconcertante. Yo siempre publico obras de ficción. Esta no lo es. Y, claro, se impone de un modo extraño.
      Abrazos retribuidos,
      PABLO GONZ

  4. Rosa M. Says:

    Gracias por tu bienvenida a este oceano de los blogs.Has sido muy amable.
    saludos
    Rosa M.

  5. Nani Says:

    Si Pablo. Creo que has hecho lo adecuado para que conozcamos esta preciosa historia, ¡que injusta es esta vida, unos tanto y otros tan poco que una buena persona como es tu amiga, intenta solucionar como puede o la dejan, te aseguro que me ha emocionado leer esta carta!
    Por mi parte te doy las gracias por hacernos partícipe y a tu amiga, le dejo miles de besos por ser tan valiente. Necdesitamos personas de ese calibre para que el mundo funcione mejor.
    Besicos muchos hoy para ambos.

  6. Propílogo Says:

    Qué suerte, Pablo, por tener una amiga así.
    A esto lo llamaría yo “estratificación referida de la miseria ajena, convertida en el altruismo real sobre el que resbala esta mierda de mundo”.
    Que en palabras más llanas, viene a ser que hay gente que no necesita rebuscar en la basura, pero aun así lo hace, para aquella gente que ni siquiera tiene basura en la que rebuscar.
    Qué necesario es, a veces, que duela pensar.
    Mil gracias por esta lección.
    Abrazos compungidos.

    • pablogonz Says:

      En tu comentario se destila la esencia del texto, Gabriel. Había que mirar esto.
      Abrazos,
      PABLO GONZ

      • Propílogo Says:

        Por supuesto, Pablo, lo has visto. La historia pide circular. Ahora hace falta una ricachona que compre mucho y tire mucho, para que alguien rebusque mucho. Y el colofón, claro: un pobre indio descalzo y enfermo, dispuesto a ser pobre y enfermo para que la pobre señora, enferma de amor, vista y calce mucho y pueda tirar a placer…

      • pablogonz Says:

        Las dos facetas de la miseria humana.

  7. Hugo Says:

    Y lo mejor es que esta clase de gente quiere ser anónima. Envió un aplauso firmado, pero esta vez no es para tu, Pablo. Y admiración también, y animo. (perdón por las tildes)

  8. Nélida M. Gonzalez de Tapia Says:

    Hola Pablo al leer lo que publicaste hoy uno queda reflexionado. La vida debería ser más igualitaria para todos. No tendría que haber prsonas que esperen las migajas que dejan los demás. Un saludo grande a tu amiga y gracias por compartirlo.
    Neli 🙂

  9. Elysa Says:

    Un abrazo grande para tu amiga Pablo, y dale las gracias por tener conciencia y ayudar.

    Besos a ambos.

  10. Su Says:

    Vaya historia y vaya amiga.

    Si en el mundo existieran muchas más personas así, seguro que era de otro color.

    Abrazos fuertes a ambos


  11. Por todo el mundo se dá éste reciclaje de basura en diferentes estilos y niveles.
    En países pobres se pelean los sindicatos de trabajadores de la basura por territorios que denominan “de pizca”, de donde separan los objetos rescatables de desperdicio y por otra parte el reciclaje de papel,vidrio y metal, que son vendidos a recicladores por peso significando para ciertos prominentes de la basura una gran fortuna. En México se narra un caso real muy interesante en “El burro de oro”, la biogafía de un hijo de trabajadores de la basura que asciende a lider sindical y llega a tener un fortunón que le permite acumular 80 esposas con quienes vivía en poligamia. Finalmente es asesinado por una de éstas coyuges y sus cuñados.
    Aquí en California la gente llega a abandonar muebles sobre la acera con un letrero que dice FREE,y el que pasa se los lleva. Muchas veces en condiciones semi nuevas. En Los Ángeles hay incluso quienes hacen fortuna recogiendo objetos abandonados y revendiéndolos.
    Muy loable la labor de la señora de ésta nota que brinda sus esfuerzos de reciclaje en pro de los pobres, aunque todos deberíamos presionar porque los excesos de producción de las mega empresas y bancos cubrieran el servicio social de desaparecer la pobreza.Hace falta mucho por legislar para nivelar éstas injusticias y la ambición desmedida y avaricia de unos cuantos sigue creando miseria y esclavitud disfrazada.
    Que se haga justicia sin etiquetar con “ïsmos” a quienes buscan poner freno al exceso de abuso.

  12. Gissel Says:

    Gracias por compartir esto, Pablo. Por un lado me entristece el desperdicio de recursos que hacen algunas personas (las que tiran cosas en buen estado), pero por el otro me alegra que existan personas sacrificadas que piensen en el bienestar de los que tienen menos. Un abrazo enorme a esta señora, y ojalá empiece a haber más gente como ella.

  13. Maite Says:

    Extraordinaria historia, sobre todo porque en el mundo que vivimos, sienda verdad, casi parece mentira. Necesitamos más gente que nos remueva las conciencias y más personas que como ella vea tesoros donde otros solo ven basura, porque solo este tipo de seres humanos podrán ver el verdadero sentido de la vida y la luz interior que llevamos las personas dentro. Agradezco mucho la labor que ella hace y la que hoy has hecho tú, haciéndonos ver que aún hoy, a pesar de todo, la generosidad sigue siendo un valor posible y con posibilidad de cambiar el mundo. Abrazos esperanzados.

  14. Sucede Says:

    Pues es una labor de mucho mérito, aunque tal vez demasiado peligrosa… En la basura hay más problemas que beneficios, tal vez sería mejor mover la historia desde otros puntos para que no tuviera que andar entre mierda, y no por vergüenza sino por higiene… Y lo de retirar el saludo, pues ellos se lo pierden, no hace nada indigno desde luego, aunque reitero que se deben buscar otras formas que no entrañen peligro ni rechazo, porque aunque el fondo sea bueno hay que encontrar las buenas formas.
    Un saludo Pablo, a ti y a tu anónima, y ojala que algún día deje de haber necesidades básicas como la comida y la ropa…

  15. Luis Mancha Says:

    ADMIRABLE!

  16. CYBRGHOST Says:

    ¡Encomiable!. Ni necesita estilos, habla sola.


  17. El diagnóstico del escrito, como el de los comentarios, que también leo, me parece absolutamente certero y creo que hay que tomarlo, además, por donde más quema. En el siglo pasado pudieron ilusionarse con la escapatoria de creer en el crecimiento indefinido del progreso, como también se creyó en las revoluciones y en la política – todas han fracasado -. El mismo progreso barría la angustia, aunque fuera por muy poco tiempo, alejándola del estómago, pero trasladándola al corazón, no ajeno a las crecientes desigualdades generadas por sus ” imperfecciones necesarias “. Nunca antes la gente ha estado tan decepcionada por unos cambios que nada han cambiado. La pequeña contribución de la inquieta anónima que desinteresadamente crea su pequeña fraternidad para ayudar a los pobres más cercanos no es la revolución soñada, pero no hay cambios sociales ni cambios de estructuras que puedan con ella…

    • pablogonz Says:

      Ahí radica su fuerza, en que mueve energías de abajo a arriba, de la pasión hacia la razón, de dentro a afuera. Todos los grandes movimientos sociales se componen de gestos como el de esta señora. Ahí tienes economía, política y revolución paradójicas (invisibles pero bien tangibles).
      Abrazos fuertes,
      PABLO GONZ

  18. Paloma Says:

    Es encomiable la labor que desempeña tu amiga, la gente comprometida es cada vez más escasa, por eso su labor a pie de campo es digna de elogio y de admiración.

    Colaboro con una ONG desde hace años, clasificando ropa que recogeos en un centro, y que luego se envía a colectivos desfavorecidos. ¡Si supieras la cantidad de veces que llegan ropas con la etiqueta del comercio aún prendida! y lo que es peor, las pequeñas fortunas que alguno/a ha pagado por el trapo en cuestión…

    El mundo podría ser mucho mejor, pero parece que nos hemos empeñado en hacerlo peor.

    Un abrazo

    Paloma

    • pablogonz Says:

      El mundo siempre ha sido mejorable, Paloma. Nuestra responsabilidad consiste en 1) saber cómo mejorarlo y 2) mejorarlo. Es una lucha que enfrenta a enormes enemigos pero por lo mismo es un reto muy agradable.
      Abrazos desde el pie del cañón,
      PABLO GONZ

  19. vittt Says:

    nuestra basura nos describe.

  20. Sara Lew Says:

    Mis felicitaciones para esa mujer por el extraordinario trabajo que hace para ayudar a los demás, sin importarle el que dirán ya que le basta el orgullo de saberse haciendo lo correcto. Gracias Pablo por darnos la oportunidad de leer su historia.
    Abrazos.

    • pablogonz Says:

      Pues gracias a ti y a todos los que comentaron dándole ánimos porque sé (ella me lo escribió en otro mail) que le ha hecho mucha ilusión haber recibido tanto apoyo y tanta energía. Quizás sus vecinos le vuelvan la cara unos días (hasta que se den cuenta del bien que está haciendo) pero nosotros la miramos y la aplaudimos desde ya.
      Abrazos fuertes, Sara.
      PABLO GONZ


  21. Pues sí, una gran historia y una gran persona, sin duda.

    Abrazos transoceániacos

  22. Ana Says:

    Ante la deshumanización de la humanidad, surge la humanización de la deshumanizada humanidad.
    Esta mujer necesita ayuda, pero de la de verdad, así que desde aquí, que estoy lejos, le brindo todo mi apoyo y le cedo parte de mi energía.
    Abrazos a ella y a ti

    • pablogonz Says:

      Ese es uno de los apoyos importantes, desde el cariño; porque de ahí procede toda la fuerza para hacer las cosas importantes.
      Abrazos por millones,
      PABLO GONZ


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: