CITA EN LA CUMBRE/37

5 mayo, 2011

«Sabemos que el organismo no crea funciones. En la enfermedad, solamente asistimos al incremento o a la disminución de funciones que son normales».

SALOMÓN TOUSON

Anuncios

29 comentarios to “CITA EN LA CUMBRE/37”

  1. pablogonz Says:

    Bueno, chiquillos, aquí os dejo una frase con aristas para roer durante los próximos días. Esta tarde viajo a Santiago para coger el avión a Madrid. Próximo post: el lunes (si es que).
    Abrazos aéreos,
    PABLO GONZ

  2. silvia Says:

    Si esta afirmación es verdad, yo estoy enferma porque cuando escucho o me entero de las noticias internacionales se me oprime el corazón y me surgen torrentes de ríos que atraviesan mi cara. Buen viaje, Pablo, abrazos trascontinentales!

    • pablogonz Says:

      La mitad del tiempo un corazón se lo pasa oprimiéndose (sístole) y la otra mitad dilatándose (diástole); ojalá que vengan mejores noticias.
      Abrazos fuertes y gracias,
      PABLO GONZ

  3. Paloma Says:

    Como la respiración en los enfermos amorosos, que se entrecorta y acelera cuando morimos de amor.

    Abrazos entre las nubes algodonosas que veo.

    Buen viaje,

    Paloma

  4. Nani Says:

    Esta frase es muy cierta. Ahora mismo tengo oprimido el estómago y puede que unos días me duela, debido a un poblema familiar que me afecta. El cuerpo es así y así se manisfista.
    Que tengas buen viaje y disfrutes mucho por estos andurriales. Si decides venir por Andalucía, sabes que aquí tienes una casa y un cafelillo con un dulcecillo.
    Besicos muchos.

    • pablogonz Says:

      Muchas gracias por tu hospitalidad, Nani. Me emociona. Sobre la somatización qué quieres que te diga: de lo más normal. El cuerpo sabe mucho y nos habla todos los días.
      Abrazos andaluces,
      PABLO GONZ

  5. bicefalepena Says:

    Es paradógico que la enfermedad demuestre que el órgano es creado por las funciones cuando va en contra de ellas.

    Un abrazo.

  6. Nélida M. Gonzalez de Tapia Says:

    Me perdí de que leas el saludo de buen viaje 🙂 El micro es muy real,lamentablemente. Como siempre llego tarde al comentario. Si es que te lo leés igual, mis buenos deseos para que disfrutes el viaje. Un saludo grande.
    Neli 😦

  7. Elysa Says:

    Buen viaje, Pablo. Aquí me quedo yo dando vueltas a la dichosa frase que tiene aristas y muchas…

    Abrazos.

    • pablogonz Says:

      A los profesionales de la salud a lo mejor les suena a lugar común, pero a mí, que no tengo ni idea, me aclara muchas cosas: me permite ver a las enfermedades no como enemigos sino como manifestaciones de mí mismo. Eso las hace más cercanas y queribles, seguramente menos agresivas.
      Abrazos muchos,
      PABLO GONZ

  8. odys 2.0 Says:

    A mí no me sirve, Pablo, jamás podré ver a la enfermedad como algo cercano y querible. Que el órgano no cree funciones no quiere decir que la actividad descontrolada de las mismas sea normal, o aceptable, o que el agente patógeno externo que las descontrola -si tal es el caso- sea bien recibido.

    Bon voyage, aunque supongo que ya habrás aterrizado en la Baraja con la que juega Cibeles.

    Un abrazo.

  9. Josep Vilaplana Says:

    A una enfermedad saludable es a lo que aspiro (algo parecido a una feliz disfunción, a una desequilibrado equilibrio).

    Que tengas un viaje saludablemente febril, Pablo, y un abrazo chotis…..


  10. Cuántas veces has bebido agua en tu vida, cuántas has orinado, eterno retorno. Te lo preguntas con extrañeza, sorprendido de lo que debería ser algo cotidiano. Qué raro tener dos ojos, y no uno o tres, y una nariz con dos agujeros debajo, y no encima, y una abertura horizontal por donde entran los alimentos y salen las palabras. La boca podría estar en la frente, por qué no, y los ojos debajo de la nariz. Qué extraña una cara, un cuerpo, qué asombro de ver dos pies firmes sustentándolo. Perplejidad ante el ombligo o huella de una vida en un vientre femenino. Qué sorprenderte estar vivo, y que la carrera de los siglos recorran justamente nuestro cuerpo,para lo bueno y para lo malo, un lugar del que no pudemos escapar, no el de los que ya no viven y donde nosotros no vivíamos ( dónde estábamos, qué era de nosotros ), no el de los que vendrán y donde nosotros no estaremos( dónde entonces , qué será de nosotros ). Y raro es vivir justo este instante, estar vivo ahora mismo, y decir ” ahora mismo ” y ya no serlo, ya estar más allá, en lo que era futuro hace nada. Qué extraño. Ya no me espantan los ratos en que escucho el latido de mi corazón como si fuera el último, escuchar todas las campanadas de la madrugada, ni las inquietudes de las noches de insomnio son las mismas. Hay momentos en que, de la forma más inesperada, algo en mi interior pugna por convencerme de que no me afecta mucho, de que no es para tanto, al fin y al cabo. Gran parte de una enfermedad cualquiera consiste, por así decirlo, en la sombra que proyecta, en la reflexión sobre ella. Y, sin embargo, es cierto, el acto de vivir se ha vuelto distinto. La ausencia de salud se extiende como el cielo sobre todas las cosas. Hay días que se hacen interminables, en los que el cuerpo renuncia a su unidad, no quedan más que los elementos esenciales: los ojos, la nariz, la boca, las orejas…, cada uno de ellos viviendo aisladamente una vida individual. El sufrimiento los aleja uno de otro. Y, sin embargo, ¿ qué voy a hacer ? Necesitaría alguna droga, y por ahora leer no es una droga lo bastante fuerte. Ojalá escribir sirva para echarlo todo fuera…


  11. El organismo puede decir lo que quiera, pero aquí estamos esperando a un funcionariocreativoescritor que aterriza en Madrid.

    Besos volados.

    • pablogonz Says:

      Estoy en tierra, Lola, sano y salvo. Mi madre me secuestró, como se esperaba. El sábado 14 me escapo a Tres Rosas Amarillas.
      Besazos,
      PABLO GONZ

  12. MA Says:

    ¡Claro, Doctor!

  13. Rosa M. Says:

    Que disfrutes del viaje!. Espero que tus funciones sean las propias de la buena salud.
    Saludos saludables

  14. Ana Says:

    Pablo, aun estoy leyendo a la Nana, así que esto que dices hoy es algo natural, la enfermedad no crea nada, sino que disfunciona, y algo hay detrás… y si no que se lo digan a mi pobre vesícula, yo hablo con ella, pero los cirujanos dicen que no hay nada que hacer. Si estuviera por Chile, igual…
    Bueno, que nos vemos ya tan pronto que me da pena escribirte 🙂
    Abrazos

    • pablogonz Says:

      Los cirujanos pueden decir lo que quieran pero conversar con tu vesícula es algo muy saludable. Y digo “conversar”, hablar con ella y escucharla. Naturalmente las vesículas no hablan como nosotros, con palabras, pero tú puedes darle voz, ponerte en lugar de ella, y contestar a lo que tú LE preguntes. Te dirá cosas interesantísimas que quizás no te permitan salvarla ya pero sí salvarte.
      Abrazos fuertes,
      PABLO GONZ
      PD.: A lo mejor me llevo el computador a la microquedada para mandarte un mail. 😉


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: