CITA EN LA CUMBRE/40

16 junio, 2011

«Una obra de arte puede quedar olvidada de momento, puede ser prohibida, enterrada, pero lo perdurable siempre acaba por triunfar sobre lo efímero.»

STEFAN ZWEIG

Anuncios

25 comentarios to “CITA EN LA CUMBRE/40”

  1. pablogonz Says:

    Señoras y señores: Con todos ustedes, don Stefan Zweig, uno de mis autores preferidos.
    Abrazos austriacos,
    PABLO GONZ

  2. Elena Casero Says:

    Como ha quedado demostrado con su propia obra.
    Comparto la afición con usted.

    Saludos

    • pablogonz Says:

      Así es. Un autor que tuvo muchísima repercusión en los años 20 y 30. Luego resultó eclipsado (no sé sabe por qué) y ahora vuelve a florecer. En lengua española es muy responsable de eso la editorial Acantilado que apostó muy fuerte por Zweig. Sus biografías son magníficas (Erasmo, Fouché, Los tres maestros…)
      Más abrazos,
      PABLO GONZ

  3. odys 2.0 Says:

    ¿Cómo podemos saberlo? Quiero decir que, ¿cómo podemos saber que una obra de arte ha quedado olvidada, si al permanecer enterrada, lejos de nuestro alcance, no podemos saber que es una obra de arte?

    Supongamos que “La conjura de los necios” fuese una obra de arte literario. Habrá quien lo discuta, pero para mucha gente lo es. Bien pudiera haber ocurrido que la madre de John Kennedy Toole no hubiera tenido capacidad para comprenderlo, o ánimo para luchar por la obra de su hijo fallecido. En su desesperación, podría haberla quemado, culpándola del trágico final. Y se hubiera perdido para siempre.

    Evidentemente no puedo jurarlo, pero apostaría a que ha ocurrido muchas veces a lo largo de la Historia. Cuadros adelantados a su época, y podridos de asco en un desván. Shakespeares que jamás verán la luz.

    Guardemos un minuto de silencio.

    • pablogonz Says:

      Evidentemente no podemos saberlo. Zweig opina que las obras de arte (sin entrar en calificativos) siempre terminan saliendo a la luz. En el caso que mencionas, ¿qué nos hace pensar que “La conjura de los necios”, abandonada a su suerte por la madre del autor, no caerá dentro de un mes en manos de alguien que sepa apreciar sus cualidades artísticas? Dicho de otro modo, el tiempo es eterno: tenemos muchos años para descubrir tesoros ocultos. Palabra de arqueólogo.
      Abrazos enormes,
      PABLO GONZ

  4. Nélida M. Gonzalez de Tapia Says:

    ¡Qué gran verdad, se ha dado en la historia en infinidads de casos! Lástima que los autores de las obras nunca se enteraron. Creo que más o menos al éso apunta el tema. Un saludo grande 🙂
    Neli 🙂

    • pablogonz Says:

      Sí, la historia está llena de rescates imprescindibles. Y como veíamos antes, puede que aún queden muchos por realizarse.
      Un fuerte abrazo,
      PABLO GONZ
      PD.: A un artista verdadero le importa un rábano el destino de sus obras: las hacen, las dejan a la sombra de un árbol y siguen adelante.

      • Nélida M. Gonzalez de Tapia Says:

        Es verdad lo que decís, yo soy muy soñadora en el caso. Le digo a mis hijos:
        – Como no tengo casa, ni nada para dejarles de herencia, les dejo mis cuentos.Cuando muera,corrijan y editen.
        Ellos se ríen pero aunque sea les va a servir para recordarme, si es que lo desean. Un saludo soñador.
        Neli 🙂

      • pablogonz Says:

        Yo conservo de mi abuelo una maleta llena de poemas. Ahí puso su vida y su pensamiento. Es algo bonito: merece la pena.
        Más abrazos,
        P

  5. Rosa M. Says:

    Lo que llamamos o no obras de arte es la opinión de humanos y como tal podemos equivocarnos. Ademas para gustos se hicieron los colores.

    Abrazos desde el aire

    • pablogonz Says:

      Sí, pues. En este caso hablamos de lo que es una obra de arte para Stefan Zweig. Para mí una obra de arte es el vehículo de un sentimiento: procede de una persona y va destinada a otras. Si logra transmitir, es. Y si no, no.
      Abrazos enormes,
      PABLO GONZ

  6. Paloma Says:

    El único problema es que a veces el artista no llega a conocer nunca el verdadero alcance de su arte, puede que por adelantarse a su tiempo, puede que por verse eclipsado por algún contemporáneo de relumbrón. El arte siempre me ha parecido un concepto demasiado inabarcable

    Abrazos fuertes..

    • pablogonz Says:

      Ese es un problema de ego, nada más. Uno hace su obra. Procura hacerla lo mejor posible. La deja en manos de los demás. A partir de ahí, no tiene otras responsabilidades. Da lo mismo morirse sabiendo que tu obra fue reconocida o que no lo fue. La cosa es que uno se muere y quedan los otros ¿Hasta cuándo? No lo sabemos.
      Abrazos fuertes,
      PABLO GONZ

  7. Ana Says:

    Creo que dentro del concepto obra de arte entra también el propio individuo que la genera, y el disfrute que ha experimentado o la vida, o las emociones, cuando la ha llevado a cabo, de esa manera, que disfrute o no de la cosecha de sus frutos da igual. Ha disfrutado haciendo lo que quería y eso es impagable. Personalmente me gusta sentir que la persona ha disfrutado haciendo algo y a partir de ahí, si encima me llega, es una auténtica obra de arte… puede ser comida (y entonces, pese a ser efímera, permanece en el recuerdo de quienes lo probaron)… o cualquier otra cosa.
    Y ya me callo, jo con Stefan Zweig, lo que genera…
    Abrazos

    • pablogonz Says:

      Planteas un tema muy interesante: el de la gastronomía, ese arte básico. Un estofado, por poner un ejemplo, puede existir durante dos o tres horas (mientras se hace y se come) pero si es un buen estofado, su recuerdo puede permanecer durante años. En este caso, lo perdurable (el recuerdo) permanece sobre lo efímero (la materialidad).
      Un fuerte abrazo,
      PABLO GONZ

  8. Maite Says:

    Indudableente, Pablo. No puedo estar más de acuerdo con esta aseveración. Aquello que brilla, acaba saliendo a la luz, frente a otras luminosidades que terminan apagándose por desgaste propio. Besos.

    • pablogonz Says:

      Hay obras de arte que tienen vida propia porque su autor logró insuflársela: ésas hormiguean a ciegas hasta que salen a la luz. Por otro lado, tenemos a los artistas que mueven sus obras constantemente para que parezcan vivas. Pero sucede que en cuanto ellos mueren, sus obras quedan paralíticas. No tenían vida propia.
      Abrazos fuertes,
      PABLO GONZ

  9. Josep Vilaplana Says:

    Tal vez las obras de arte no necesitan salir a la luz porque son luz. De igual forma, una fotografía es algo accidental, el “encuentro” afortunado de un instante que se configuró con un personaje “rescatador” de instantes que se configuran. Pero la “obra”, por decirlo de algún modo, se dió, existió, la única variable que conlleva, es el hecho de ser conocida o no.

    Como siempre, no se lo que digo aunque lo digo con mucha convicción. Quizá mi persistente confusión podría plantearse de esta forma: ¿una obra de arte nos necesita?

    Voy a ducharme antes de que la emprenda con una teoría.

    Un abrazo pre-artístico (o pre-artrítico…)

    • pablogonz Says:

      Mientras te duchas, pergeño yo la teoría: el arte es un modo de relación. Es una especie de intercambio de energía que se produce entre dos objetos (uno de ellos es el espectador). Por tanto, la obra de arte nos necesita en la misma medida en que nosotros necesitamos a la obra.
      Abrazos del tipo que sea,
      PABLO GONZ

  10. Josep Vilaplana Says:

    Recien duchado me percato de que estoy de acuerdo con tu teoría en un 99´98% (…y subiendo). Sólo me queda una pregunta en el buche: ¿en qué palabra, en qué lugar, descansaría el Quijote si Cervantes, una vez escrita su novela, la hubiese qemado?

    Con la paciencia y precisión que te agradezco, espero llegar al 100%.

    Otro abrazo del tipo que sea.

    • pablogonz Says:

      En ese 0,02% restante (y bajando) se apoya la certeza de que para ser una obra de arte debe ser primero una obra. Sin duda, las cenizas del manuscrito del Quijote son una obra pero su capacidad de transmitir es muy pequeña. Sólo lograrían ser una obra de arte si las contemplara un ser de sensibilidad alucinante (inaudita en nuestro planeta, claro).
      Bueno, ahora el que se va a la ducha soy yo. (Oye, esto se está empezando a parecer a una terma romana, filosofía y duchas, duchas y filosofía).
      Abrazuelos ab urbe condita,
      PABLO GONZ


  11. Yo creo que las algo olvidado y algo efímero no son la misma cosa.
    Lo que realmente es importante es lo eterno, y lo opuesto a lo eterno no es lo efímero, lo opuesto es lo olvidado.
    Un modesto saludo
    N


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: