LA SALIVA DEL TIGRE/51

20 junio, 2011

SERVICIO COMPLETO

Palacete churrigueresco en la calle Fortuny. Crema de espárragos, ragú de ternera y postre: cinco euros. Miro a los lados. ¿Aquí? ¡Menuda ganga! ¿Hora? Las dos de la tarde. Pues fíjate que tengo hambre, aunque seguro que está de bote en bote. Entro. Saloncito con marinas y escalera de mármol. Alfombra impecable hasta el primer piso. ¡Guau! Suelo brillante, paredes de estuco, arañas limpias, jarrones de bronce, mesas redondas, pulcras, todas vacías. ¿Todas vacías? Debe de haber un error. Serán cincuenta euros. O quinientos. Aquí llega el maître: alto, rubio, cuadrangular. Seguramente polaco. «Adelante, señor», sin acento alguno. «Disculpe, ¿esto es el restaurante?» «Sí, señor». «¿Y aquí se sirve un menú por cinco euros?» «Exacto. ¿Me acompaña?» «Obvio», y me siento en la mesa que me ofrece. Le miro como a un fantasma. «¿Qué desea servirse el señor?» «El menú de cinco euros», recalco. «A la orden», dice (con un taconazo). Y la música tenue y el aroma penetrante de las rosas y el exquisito tacto del mantel… «Crema de espárragos, señor». Humeante, sobre la mesa, mi plato, con sus picatostes y todo. «Gracias» (sorprendido) y el maître coge una servilleta, la desdobla y me la ata al cuello. «Gracias» (algo incómodo) y el maître se sienta a mi lado, toma una cuchara, la hunde en la crema y me la pone delante de la boca. «¡No!» (completamente rígido) pero el maître: «Ah, ah, ah. Sin tonterías. Esta por papá. Esta por mamá. Esta por la tía Angustias».

PABLO GONZ

Anuncios

49 comentarios to “LA SALIVA DEL TIGRE/51”

  1. pablogonz Says:

    Cayendo un poco out of screen, os deseo una feliz semana a todos.
    Abrazos descomunales,
    PABLO GONZ

  2. Rosa M. Says:

    Algo malo tenía que tener un menú tan barato!!! Jejeje.
    Me ha encantado tu relato.

    Abrazos con babero (por si acaso) desde el aire


  3. Aunque algo incómodo al comienzo, sigue siendo una buena comida por poco dinero, ja ja!!!!

    Retribuyo tus abrazos, Pablo

  4. vittt Says:

    me encanta en terror gótico. me has aterrorizado encantadoramente.

  5. Caboclo Says:

    Bueno, qué más se puede pedir por cinco euros: menú de tres platos y atención maternal,regreso a la infancia y a sus esclavitudes. En fin, un viaje en el tiempo por tan poco dinero es una auténtica ganga.

  6. Sara Lew Says:

    Ya veo yo una cola de madres en el restaurante para que el maître les de de comer a sus hijos : – )
    Me ha gustado mucho el relato, Pablo.
    Un saludo.

  7. Puck Says:

    jajaja da gusto comenzar la semana con una sonrisa…. y el estómago lleno a pesar de todo no??? jajjajaja
    Saludillos

  8. depropio Says:

    Oye, dame el teléfono del polaco que lo contrato para que de comer a mis hijas…

  9. Mónica Says:

    Muy bueno! Me hiciste reír. El restaurante soñado.
    Un abrazo, Pablo.

  10. Daniel González Cuesta Says:

    Si realmente supieran que una vez al año, cada año alrededor de mayo, sirven al que inmortalizó el restaurante, quizá nos darían de comer (¿sic?) en el reservado … ¡Y con vino del caro!

    Magnífico como siempre hermano.
    Un beso. Daniel.

    • pablogonz Says:

      A ver si trasciende y nos ahorramos esas pelillas. Si no, haré lo de mi tocayo Picasso, que pagaba con cheques porque sabía que su firma en un papelito valía más que la cuenta. 😉
      Besazos,
      P

  11. Juan C. Says:

    jajajaja… genial Pablo.
    Llevaba tiempo sin visitarte y me alegra nos abes cuánto ver que no has perdido mano para escribir. Muy bueno.

    Qué ridículo resulta el lujo visto desde fuera.

    • pablogonz Says:

      Hombre, pues me alegra verte otra vez por aquí. Y haber sido capaz de hacerte reír. Como decía antes, es una de las cosas que más me llenan.
      Abrazos ascéticos,
      PABLO GONZ

  12. Elisa Says:

    Tronchante ese final. A ver que otro servicio ofrece después el polaco por los cinco euros…

  13. Elysa Says:

    Realmente cumple con el título. No sé si reir o salir corriendo, es que la visión del polaco es impactante.
    Besos

    • pablogonz Says:

      A ver quién le dice que no a un tipo alto, rubio, cuadrangular. Me imagino sus ojitos celestes desvaídos, de esos muy aptos para la crueldad, y se me aflojan las tripas.
      Abrazos mañaneros,
      PABLO GONZ


  14. le llevo a mi Camila y se queda nombrando a la familia entera!!! Bon apetit, digo buena semana Pablo!

    • pablogonz Says:

      Igual para usted, doña Sandra. Cuídese mucho.
      Abrazos de,
      ROCÍO MONTELPARE.


      • Jejjee, he estado apunto de mencionar que a cambio del teléfono te prestaba mi nombre (y el apellido de Sandra que te lo preste ella 😉 ), pero pensé que querías guardar tu nuevo seudónimo en secreto 😛

      • pablogonz Says:

        Bueno, quedará aquí, en secreto familiar. Supongo que la gente de los jurados no se pasea por estos fondos.
        Más abrazos,
        (ahora sí) PABLO GONZ


  15. Sorprendente final.
    como dirian en mi tierra… nadie da duros a cuatro pesetas…

    Gracias por tu visita y por incluirme en tus blog reseñados.

    Un abrazo. Te seguiré leyendo.

  16. Torcuato Says:

    !Qué tortura! Un gigante rubiales dándote la comidita.
    Este cuento se lee solo, Pablo.
    Un abrazo, Pablo

    • pablogonz Says:

      Pues temía yo que al quedarme un poco largo se desanimara más de uno. Si me quedó fluido, entonces es más fácil de leer con óptica micro.
      Abrazos murcianos, amigo.
      PABLO GONZ


  17. Jajajaaaa, qué buenísimo giro Pablo. Oye, que alguno quiere que el polaco le dé de comer a sus niños, yo me lo pido para mí, que aunque sea durante las comidas me dejo cuidar… ¡qué bueno! 😉
    Besos

  18. Ana Says:

    Esto le podría haber pasado perfectamente a Octubre en alguna comida, no? Me estoy riendo de lo lindo con ese libro, es divertidísimo!!!
    Ya te contaré…
    Este relatito tuve el gusto de saborearlo “por mama, por papá y por la tía Angustias” el día de mi cumple.
    Gracias Pablo. Abrazos festivos

    • pablogonz Says:

      Ah, ¿estás de cumpleaños? Pues muchas felicidades. Se las transmites de mi parte a Octubre, pobre chaval: la cantidad de cosas que le pasaron. Es una de esas novelas que no reeditaría porque sólo es divertida y eso no es suficiente (escribirla como corresponde me hubiera requerido una experiencia técnica que no tenía, pero que adquirí, en parte, escribiéndola).
      Bueno, besazos mayores,
      PABLO GONZ

      • Ana Says:

        No, Pablo, cumplo el mismo día que tu… pero este relato me lo adelantaste ese día porque era muy de Chamberí ¿recuerdas?
        Un abrazo

      • pablogonz Says:

        Puedo demostrar con muchos testigos que soy absolutamente negado para los cumpleaños. Claro que recuerdo que somos del 28F. Lo que no recordaba es haberte mandado este micro. Me perdonas por todo, plis.
        Abrazos incorregibles,
        PABLO GONZ

  19. Josep Vilaplana Says:

    En realidad, todos los “chollos” que en este valle de cocodrilescas lágrimas no son dados a “disfrutar”, suelen conllevar una “cucharita para mamá”, “otra para papá” y ambas aderezadas con sus correspondientes arcadas.
    Estuve en ese restaurante un par de veces y por no mal predisponer al polaco, deje cincuenta euros de propina.

    Un abrazo en plena regresión.

    • pablogonz Says:

      Como decían por ahí, Josep, nadie da duros a peseta. En todo caso, prefiero pensar en la posibilidad de un chollo limpio y per se.
      Abrazos palpitantes,
      PABLO GONZ


  20. Muy bueno. Bien llegado, con intriga y final sorprendente. Me ha gustado y me has hecho sonreír por primera vez este verano (jeje)


  21. Los aficionados a lo de escribir nos podemos cansar de hacer posturitas frente al espejo. Bíceps, mentón arriba y mírame, Ramona. En cambio, vas tú, agarras al lenguaje por las gorjas, lo pones a cuatro patas (levantando el brazo izquierdo y la pata derecha) voilá y todos mirándole con la boca abierta. Y encima, y pese al ridículo del gesto, el lenguaje va y sonríe. Tócate las bolas.

    Olé.

    • pablogonz Says:

      Jajaja, Alberto, me parto de risa con tu comentario. Pues anda que no eres exagerado. Como siempre me voy de aquí directo al diccionario (esta vez me inquietan esas gorjas). A ver qué son.
      Abrazotes,
      PABLO GONZ


  22. Eso Pablo, tú recalca el menú de cinco euros, que somos proletarios. El relato, fantásticamente divertido. Y las escaleras.. me las imagino de caracol. Tipo Sospecha.
    Abrazos agradecidos por la diversión
    Ana

  23. Cybrghost Says:

    Demasiado completo. Yo prefiero pagar siete y que me dejen más libertad :-). Es que mi madre dice que ya tengo edad de comer solo.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: