LA SALIVA DEL TIGRE/59

10 agosto, 2011

UNA VIEJA SONRISA

Con su dura mirada se asoma el cazador al vallecillo. Entre las ramas de los pinos sudorosos, junto a la boca oscura de la cueva, distingue a cuatro o cinco niños que juegan en torno a una mujer. No hay hombres. Será fácil. Sonríe. Aprieta el mango de su hacha y desciende con sigilo entre las rocas. Ahora, quieto, de nuevo. Las risas infantiles mezcladas con el aire caliente, con el vivo discurrir del arroyo que dibuja suavemente la quebrada. Es el momento del salto, del tremendo y oscuro arco. Y de los chillidos. Alargar el fuerte brazo y tomar al primero, que se debate sin esperanza. Voces, gritos de alarma que responde el valle. Demasiado tarde: el cazador huye con su presa.

131.809 años después, en un museo de Venecia.

El cráneo del cazador sonríe desde dentro de una urna de cristal. Está prohibido tomar fotografías.

PABLO GONZ

Anuncios

39 comentarios to “LA SALIVA DEL TIGRE/59”

  1. pablogonz Says:

    Miércoles con vendaval y lluvia furiosa. Dos árboles amenazan con destruir mi casa. A ver si esta noche duermo bajo techado.
    Abrazos fuertes,
    PABLO GONZ

  2. José Valle Says:

    Estupendo, amigo, logrado ambiente y sintesis.
    Abrazo,

    José Valle

  3. Cybrghost Says:

    Siempre tenemos una imagen muy idílica de los tiempos pasados. Me gustó este bofetón de realidad.
    Si caen los árboles que sea para el otro lado.
    Un abrazo.


  4. Me has dejado sin aliento, Pablo.
    Lo he leído varia veces para aprehenderlo.

    Enhorabuena por este texto genial.

    Que tu casa esté a salvo.
    Que no mueran los árboles.
    Que pronto escampe.

    Besos soleados.

    • pablogonz Says:

      Muchas gracias, Patricia, por tus generosos comentarios y tus buenos deseos. Los primeros ya surtieron su efecto. De los segundos te contaré cuando se cumplan.
      Besos,
      P

  5. Rosa Says:

    Una sonrisa que hiela la sangre, sobre todo de sus presas…
    Muy bueno Pablo.

    Te mando un poco de calor para arropar esta noche.

    Besos desde el aire


  6. AFORTUNADOS QUIENES PUEDEN BRINDAR UNA SONRISA ETERNA SIN DENTADURAS.
    Aun los esqueletos poseen diferentes sonrisas.

    • pablogonz Says:

      Impactado, Carlos. Es verdad que para sonreír no hace falta dentadura. Ahora, sobre las diferentes sonrisas de los esqueletos habría que sentarse a estudiarlo.
      Abrazos serios,
      PABLO GONZ

  7. Roberto Says:

    Vertiginoso viaje en el tiempo. Me ha gustado mucho, Pablo.
    Saludos y que amaine pronto el vendaval (el de viento, no el de micros tan buenos como este 🙂

    • pablogonz Says:

      Un gustazo que te guste, Roberto. Aquí en el sur de Chile, en invierno, los temporales pasan y pasan, como los trenes de la estación (hacen el mismo ruido, por cierto). Sobre el vendaval de micros no me hables que llevo más de un mes en el dique seco. A ver si se me ocurre alguno pronto.
      Abrazotes,
      PABLO GONZ


  8. Me ha gustado mucho, Pablo. Recibe mi abrazo.

  9. Elysa Says:

    Es muy potente la imagen final de este micro, pero supongo que así eran las cosas, cazar o ser cazado…
    Espero que tu casa se mantenga a salvo y que pronto pasen este vendaval y lluvia furiosa.

    Besitos

  10. Puck Says:

    jajaja me gusta mucho y estoy muy sensibilizada con el tema al tener aquí al lado los yacimientos de Atapuerca, con su Museo de la Evolución Humana y esas cosas. Creo en la ciencia, pero algunas de las historietas que se montan analizando un huesecillo son geniales. Como este micro.
    Saludillos, y cuidado con esos árboles…

  11. Hugo Says:

    Fascinado me encuentro, don pablo. Me encantó el argumento del relato y aún más el lenguaje. Intento a menudo ese sistema de frases muy breves, sin predicados en muchos casos, pero no me queda tan bien. El tuyo magistral. Envidia me da, y de la mala, que la envidia sana no existe.
    Abrazos adoloridos.

  12. Junalu Says:

    Lo vemos a diario, siempre ganan los malos, por mucho que el cine nos intente hacer creer lo contrario…por cierto coincido plenanmente con Hugo….

    Un abrazo!

  13. Raúl A Q Says:

    !Qué bueno, amigo! Al final todos quedaremos para un museo.
    Unos con más dientes que otros jeje
    Un abrazo.

  14. Nicolás Jarque Says:

    Pablo, duro episodio de la historía cuando eramos animales. Me ha encantdo como has utilizado las palabras precisas para describir tan macabra escena.

    Un abrazo.

    • pablogonz Says:

      Gracias, Nicolás, traté de aquilatar al máximo, conseguir una especie de nanometraje escrito. Ahora ando por estos derroteros estilísticos.
      Un fuerte abrazo,
      PABLO GONZ

  15. Nani Says:

    ¡Ya ves si sonrie, si no le queda otra! De todas maneras pudo ocurrir tantax veces como describes, que imaginación la tuya!
    Besicos muchos.

  16. Iván Teruel Says:

    Pablo, fantástico. Me estremece el contraste. Esa oposición dolorosa entre la imagen amable de los niños jugando en un entorno casi idílico, y la atrocidad del acto en sí. Gran vuelta de tuerca final, introduciendo con un espacio en el texto un abismo de 131.809 años -nada menos- que, sin embargo, conecta ambas historias como si se tratara de una especie de cordón umbilical invisible. La sonrisa final es espeluznante, y aporta un elemento muy turbador que produce una última sacudida en el ánimo del lector. Enhorabuena, don Pablo.

    Abrazos admirados y agradecidos (estos últimos por su paso por La tijera).

    • pablogonz Says:

      Gracias, Iván, por tu comentario, siempre tan atinado y fino (desde el punto de vista humano y también técnico). Seguiré pasando por “La tijera de Lish” a ver qué cuelgas. Sea mucho o poco, sé que será bueno.
      Abrazotes,
      PABLO GONZ

  17. Mientrasleo Says:

    Impactante el efecto que consigues en esa síntesis de frases cortas. Muy lograda la imagen del cazador que se ríe, nos llevas a verle con la sonrisa de la anticipación pese al salto temporal.
    Enhorabuena.
    Un saludo

  18. Ulises Says:

    El triunfo de la Vida y la Muerte, en un solo texto, Pablo. Qué bueno te ha salido. Saludos.

  19. Luis Nieto - 'Papelylápiz' Says:

    Sobrecogedor relato, con el acierto de transmitir con palabras esa sensación que quizá tengamos todos ante la visión de estos cráneos en los museos: ¿quién sería? ¿qué sentiría, en sus condiciones duras y extremas de lucha por la vida?.
    Un placer.
    Un abrazo desde ‘Poemas del volcán’


  20. Algún día, Pablo, quizá estaremos en algún museo.
    Al tiempo no hay manera de ganarle.

    Saludos.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: