LA SALIVA DEL TIGRE/62

12 septiembre, 2011

LA AUTOESTOPISTA Y EL ÁNGEL

Sale trastabillando a la nacional, vacía de arena sus zapatos, se estira la falda y se ajusta los lentes de sol. Mira a la derecha. Mira a la izquierda. Hace una pompa de chicle. Se rasca el sexo. Dos minutos más tarde, un puntito de plata líquida que crece hasta convertirse en tormenta. Y detrás, el típico cochecito de funcionaria primeriza que se detiene a unos treinta metros. De color celeste. Perfecto. Corre la autoestopista por el arcén, a su manera, y sonríe antes de entrar en el coche. Lo conduce con soltura un bombón de unos veinte años, con la típica sonrisa cándida y las típicas tetitas duras. ¿Como piedras? Como piedras. Además, esos muslos bronceados y esos pelitos rubios que…

–¿Adónde vas? –pregunta la nena con acento cantarín.

–Adonde me sale de los cojones –responde la autoestopista con su natural vozarrón; y abre una navaja que coloca en el cuello de la conductora–. Y no me digas que no habías oído hablar del violador de Los Monegros.

–Sí que había oído hablar de ti –responde la muchacha con tranquilidad–. De hecho, te estaba buscando.

–¿Ah, sí?

Frena con todo. Y, claro, el típico cabezazo contra el cristal. Y la típica peluca ensangrentada. Y las no menos típicas esposas sujetas al volante.

–Sí.

PABLO GONZ

Anuncios

43 comentarios to “LA SALIVA DEL TIGRE/62”

  1. pablogonz Says:

    Hoy, lunes con frío y sol, un canto a la justicia. Quiero que todos esos hijos de puta acaben entre rejas. Para contribuir a ello escribí este cuento.
    Abrazos enormes,
    PABLO GONZ

  2. No Comments Says:

    Me sorprendiste con este micro. No me esperaba para nada el final y tu explicación me lo revela todo.
    Duro y justiciero.
    Ojalá estos cuentos se hicieran realidad claro.

    Un saludo indio

    • pablogonz Says:

      La literatura como campo donde realizar nuestros deseos, ensayarlos para cuando encuentren su forma en el otro sector del mundo (llamémosle el no necesariamente literario).
      Abrazos indígenas,
      PABLO GONZ


  3. Esta es una de esas veces en que uno quisiera que la realidad se parezca a la ficción.
    Hago mis votos para que así sea.

    Un gran micro que esconda un buen deseo, difícil de lograr. No para vos, claro

    Besos de lunes


  4. El violador de Los Monegos?? Una peluca ensangrentada??
    Qué bajo que hemos caído.

    • pablogonz Says:

      Sí, pues, Luis. Te dejo esta cita de Robert Walser, que lo explica todo: “Si alguna vez una mano, una oportunidad, una ola, me levantase y me llevase hacia lo alto, allí donde impera el poder y el prestigio, haría pedazos las circunstancias que me hubieran llevado hasta allí y me arrojaría yo mismo hacia abajo, hacia las ínfimas e insignificantes tinieblas. Sólo en las regiones inferiores consigo respirar”
      Abrazos enormes,
      PABLO GONZ

  5. José Valle Valdés Says:

    Me ha resultado un gusto leerte, amigo. Abrazo

  6. Ana Says:

    Vaya, qué impacto!!! Me parece un micro genial, con acción, con sorpresa, con diálogos, con todo
    Enhorabuena
    Un abrazo

  7. Enmascarado Says:

    Vaya con los mejores deseos, que sea la manera de acabar para todo aquel que no encuentre el límite de la propia libertad.
    Saludos.

    • pablogonz Says:

      Y que una vez que no sean un peligro para nadie, dispongan de mecanismos para aprender a reconocer los derechos de los demás, sus sentimientos, sus necesidades.
      Un fuerte abrazo y bienvenido por aquí,
      PABLO GONZ


  8. ¡Que buen micro, Pablo!

    Excelente final, me ha gustado mucho cómo lo has resuelto, ya no solo en el fondo, sino -sobre todo- en la forma.

    Enhorabuena,

    • pablogonz Says:

      Gracias, Pedro: Trato de preocuparme del fondo, pero lo que verdaderamente me apasiona es la forma. Soy un pensador narrativo.
      Un fuerte abrazo y nos vemos por los facebooks,
      PABLO GONZ

  9. Susana Camps Says:

    Duro y realista, sorprendente por el contenido y por el contexto (no parece típico de ti). Me ha gustado que la funcionaria primeriza solucionara el caso con un pragmático frenazo. Casi se puede oír el ruido a huevo aplastado.

    • pablogonz Says:

      Bueno, uno va investigándose desde el punto de vista literario y de repente descubre facetas. Últimamente estoy escribiendo películas así que quizás por ahí se comprenda el aspecto visual de este cuento.
      Abrazos fuertes,
      PABLO GONZ

  10. Nani Says:

    Dí que sí y además chulísimo el relato, ¡si es que donde hay material…!!!
    Besicos muchos.

  11. Paloma Says:

    Me gusta tu relato, una sorpresa verte lidiar con esos malnacidos con la calidad y la fuerza con que siempre acostumbras. Felicidades.

    Abrazos desde el jardín.

    • pablogonz Says:

      También para ti, Paloma. La joven agente lidió como correspondía. Yo le puse palabras. No olvidarse del mecánico que revisó los frenos. La madre del mecánico parió al mecánico. Una tía-abuela de la madre le inculcó la importancia de la maternidad. Etc. Perdón, es que estoy escuchando un rap.
      Abrazos hortícolas,
      PABLO GONZ

  12. vittt Says:

    verde oscuro, mmm… me encanta.

  13. Cybrghost Says:

    El cazador cazado.
    Abrazos Beneméritos o Nacionales según corresponda a tu imaginario.

  14. Elysa Says:

    Muy visual, sí señor. Un micro de cine negro. Y la nena con acento catarín me encanta.

    Besitos


  15. Alegre, con buen ritmo, disfrutable y encima con final feliz.


  16. Pablo, estupendo relato. Lo narras de tal forma que en ningún momento crees estar inmerso en un suceso así. El final es de libro. No te lo esperas.
    Me ha gustado mucho, un abrazo Escritor.


  17. Muy bien, Pablo. Muy visual y con doble giro. Me quedo, además de con el mensaje que comparto, con “un puntito de plata líquida que crece hasta convertirse en tormenta”.
    Tormenta la que le cayó al elemento.


  18. Me gusta, me gusta. Y no quiero dejarme engañar por un “sencillismo” aparante. Aquí hay una culebra que se mueve. Y muerde.
    Un abrazo, Pablo. Por cierto, cuando la niña suelta el cabezazo es cuando vas tú que estás leyendo, levantas el puño y la rodilla del mismo lado y dices: tomaaaa… 😉


  19. Justicia literaria, sí señor, Pablo. Me encanta cómo está escrito, en especial ese recurso de preguntarse y responderse uno mismo: ¿Como piedras? Como piedras.

    • pablogonz Says:

      Seguramente te atrae un modo de expresión más coloquial, que es, por cierto, uno de los varales de la literatura. Yo lo veo, por ejemplo, en tus micros dialogados.
      Abrazos fuertes,
      PABLO GONZ

  20. Rosa Says:

    Ojala todos acabaran esposados al volante y con un buen chichón…

    Besos desde el aire


  21. Perdón por el retraso, ultimamente ando poco enchufada. El relato divertidísimo y tremendamente cinematográfico.´
    Abrazos pasados por agua


  22. Un buen cliché bien colocado tras otro es lo que se llama un clásico. ¡Saludos!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: