HOMENAJES LITERARIOS/33

18 noviembre, 2011

A Alejo Carpentier

RETRO

«Yo no me caso con ese adefesio», dice la princesa. Y entonces el caballero sonríe orgulloso, a pesar de faltarle algunos dientes, y se retira del salón caminando de espaldas. Franquea la puerta, retrocede por el pasillo de los asombros y salta a su corcel al que sube la cabeza del reptil. Extenuante cabalgata marcha atrás hasta un bosque lóbrego donde el héroe se cura con barro la horrible herida que recibió en el rostro. Acto seguido, capita a la bestia; y, arrancándole la espada del corazón, recibe el zarpazo que le devuelve su antigua hermosura. Sonríe ahora sin temor y vaga atentamente por el bosque. En él seguirá, hasta que vuelva a tener hambre, el temible dragón que asola al reino.

PABLO GONZ

Anuncios

41 comentarios to “HOMENAJES LITERARIOS/33”

  1. pablogonz Says:

    Le dedico este micro a don Alejo Carpentier por el desarrollo de la técnica retronarrativa. Se la leí en el fabuloso cuento “Un viaje a la semilla.”
    Abrazos para todos y que tengan un estupendo fin de semana,
    P

  2. Kum* Says:

    Besos payasos.

    Una idea excelente, divertida y muy “Gonzera” eso de contar el cuento en tac-tic. Buenísimo.

    Hola Pablo:

  3. Paloma Says:

    Me ha encantado Pablo, ese rebobinado que acabo de leer es estupendo. Buen homenaje, sin duda.

    Abrazos desde el jardín de bolsillo

  4. Cybrghost Says:

    O jugamos todos o rompemos la baraja 🙂


  5. Leerte, Pablo, es siempre además de un placer, un acto de aprendizaje.
    Gracias.
    Y besos mil.

    Buen fin de semana también para vos.

  6. Rosa Says:

    Coincido con Patricia en su comentario, siempre es un placer …
    Besazos desde el aire

  7. Pedro Says:

    Me gusta este leer en un “rewind” que bien podría devolver a la princesa a la torre.

    Tal como dice Patricia, disfruto aprendiendo contigo Sr. Gonz.

    Un abrazo para Ud y otro para su legítima.

    • pablogonz Says:

      Muchas gracias, Pedro: Aprender le suele gustar a la gente que quiere mejorar. Y mejorar le suele gustar a la gente humilde. Si sirvo de vehículo a algún conocimiento, compenso un poco lo mucho que aprendo yo de los demás.
      Abrazos fuertes,
      P

  8. Ana Says:

    La princesa lo consigue, vuelve a tener el dragón y al príncipe guapo, que a este paso se harán amigos antes que ella quiera caminar hacia delante.
    Me gusta mucho la técnica, tengo que leer ese cuento!
    Hay otro de Roger Zelazny hacia atrás y seguro que unos tantos más.
    Abrazos retrospectivos

  9. depropio Says:

    ¿Sabes si se puede comprar en Ebay algún pelo de este tipo? Por clonar el adn lo digo. Cómo escribía el puñetero: he terminado El reino de este mundo al borde del éxtasis. A veces leía párrafos con una sonrisa en los labios y pensaba «No he entendido nada, pero qué bien escrito, coño».
    Y tu relato me parece juguetón e intencionado, amén de bien escrito.

    • pablogonz Says:

      Carpentier es un gran autor, Fernando. Creo que en España se le conoce muy poco, lo cual es una grandísima lástima. Tengo en el velador “Los pasos perdidos” y luego iré a “El reino de este mundo”. Me sorprende mucho él, más que por sus temas por su voz, tan personal, casi soberbia, diría yo, como la de un francés muy seguro de sí mismo. En vídeos que hay por ahí en youtube se ve que el tipo hablaba así, desde la categoría y hacia la categoría. Muy interesante, don Alejo.
      Le abraza (a Ud.),
      P


  10. Bravo, Pablo. Ir hacia atrás para ir hacia adelante y además “capitar” y esa canción. Así es el camino, lleno de baldosas pulidas como estas, los paisajes al otro lado de las cunetas y, al final, lo que ha de llegar. Porque así sí que llega. Claro.
    Genial.
    Abrazos.

    • pablogonz Says:

      Fíjate qué chorrada: lo que más me gusta de este micro es que cuando el caballero anda hacia atrás por el salón aún no sabemos que es un cuento retro. Pensamos que puede tratarse de una señal de respeto y luego descubrimos que no. Pues ya está: lo que llegue, que llegue. Y lo que llegó, llegó. Supongo que me explico.
      Abrazos fuertes,
      P

  11. Susana Camps Says:

    Coincido con tu último comentario, el andar marcha atrás (aunque también la fealdad del caballero) confunde y contribuye a llevar la lectura por otro camino. En ese punto la frase “al que sube la cabeza del reptil” se me ha hecho extraña, como si él (por su fealdad) tuviera cabeza de reptil. La relectura confirma la dirección exacta.
    Me repito: aquí se aprende.
    Abrazos.

    • pablogonz Says:

      En la frase que entrecomillas se hace evidente (o pretende hacerse evidente) el sentido de la narración. Es más o menos la entrada a todo lo extraño que sucederá en el bosque: esa venganza justiciera del caballero, nada acorde con su supuesta generosidad. En fin, no era un tipo de los que miran de frente.
      Abrazos enormes,
      P

  12. Petra Acero Says:

    Me ha gustado. Es la primera vez que te leo. Ha sido un buen principio. Principios que son finales: finales que son principios.
    Seguiré tu blog.


  13. Y ahora que se apañe como quiera, que con su pan se lo coma la princesa redicha.
    Hombre, Pablo, al caballero se le entiende. Si tú haces un trabajo por una compensación y luego ésta no existe… Ojalá en alguna ocasión se pudiera tirar hacia atrás en el tiempo…
    En la primera lectura ya entendí que iba hacia atrás, pero he necesitado varias más para acabar de entender cada acción.

    Un abrazo

    • pablogonz Says:

      Es que no estamos nada acostumbrados a leer la historia hacia atrás. Sin embargo, los historiadores soviéticos solían escribir así sus libros, buscando en el pasado las causas directas de los hechos presentes. No sé si todavía lo hacen.
      Un fuerte abrazo,
      P


  14. Mucho me gusto tu escrito al sentarme con la siesta, hoy sí posible, que el vino hizo necesaria después de una mañana limpiando la cocina y qué decir, Pablo, de las estrellas de esta noche. Me lavo la cara y los dientes. Buenos días. Esta tarde visitaré el blog de mi lejano clon de cercanías.

    Enorme abrazo un.

  15. Elysa Says:

    Roger Zelazny es un escritor de ciencia ficción y fantasía, una de sus obras más conocidas es Deus Irae, y la que tradujeron en castellano como Yo, el inmortal. Te contesto por el comentario de Ana. Y creo recordar que tiene un cuento con ese tema en plan “rebobinado”
    No es fácil, Pablo, no, uno puede perderse en algún punto de esta marcha hacia atrás. Pero tú lo consigues y muy bien.

    Besitos

    • pablogonz Says:

      Bueno, en un texto tan pequeño perderse puede tener menos importancia porque uno se encuentra rápido. Me apunto “Yo, el inmortal” por si se cruza en mi camino. Muchas gracias por el dato y
      Un beso enorme,
      P


  16. Lo leo, lo releo, me gusta, pero no entiendo. Tal vez no sea necesario. Lo leo y lo releo. Imágenes hipnóticas.

  17. octopouno Says:

    Genial ese “capitar”. Felicidades por un gran micro.
    Voy a ir disfrutando hacia atrás en otras entradas.
    Un saludo

  18. vittt Says:

    cómo se llama eso que uno siente al leer algo que hubiera deseado escribir él. ah, sí: envidia cochina cochina envidia.
    abrazos cochinos. digo verdes. digo…


  19. Que interesante, lo vi todo en reversa y cámara lenta. ¡Bienlogrado!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: