LA SALIVA DEL TIGRE/76

6 febrero, 2012

CONFESIÓN

Pues sí, mire: lo maté. ¿Para qué vamos a estar con tonterías? Llegaba a casa siempre borracho, sin un peso y con ganas de bronca. A mi vieja la traía por la calle de la Amargura. Era salir de una y meterle otra. También a mis hermanos. Ni siquiera se libraba el Agustín que sólo tiene tres años. Era una pena verle reírse con los chichones. A mí, ¿no ve?, estos dientes que me faltan me los voló él. Con un palo. Pero ahora ya no molestará a nadie. Claro, usted escribe todo esto en ese papel azul y hasta es posible que yo lo tenga que firmar. Pues, nada, lo firmo y a la cárcel. Saldré con la vida echada a perder, si es que salgo. Pero fíjese, señor, que hay cosas que un hombre de quince años no debe consentir.

PABLO GONZ

Anuncios

43 comentarios to “LA SALIVA DEL TIGRE/76”

  1. pablogonz Says:

    Y a vivir que son dos días.
    Bes@s y abraz@s,
    PABLO GONZ

  2. Paloma Says:

    Todo un hombre, mucho más hombre que el que lo engendró, sin género de dudas.
    Vivamos sí, mientras nos dejen seguir soñando con un mundo mejor.

    Un abrazo de lunes

  3. Nani Says:

    Duro y real relato, por desgracia.
    Que tengas buena semana.
    Besicos muchos.

  4. Alejandra Guerra Terra Says:

    Pues muy real el relato, y la cárcel está poblada de este tipo de personas mucho más de lo que uno cree, de personas que han sufrido quince años, hasta que un buen día deciden hacer la justicia que la Justicia no hizo, y se estropean la vida, pero duermen con la conciencia tranquila. Porque parece que la Justicia no reacciona hasta que se le quita la vida a alguien, pero hay mil formas de quitar la vida, y a esa familia, se la habían quitado hacía tiempo. Pobre chiquillo. Esto es un relato, pero la vida está llena de situaciones parecidas. Pobres chiquillos.

    • pablogonz Says:

      Tengo muy poca experiencia con gente que está o estuvo encarcelada. Y no sabría decir si esta figura es común. Lo que sí es cierto es que los menores de edad no ingresan en prisión, pero me permití esta licencia por el bien del relato.
      Un fuerte abrazo, Alejandra, y gracias por tu comentario,
      P

  5. Alejandra Guerra Terra Says:

    Yo sí he conocido algunas personas que estuvieron encarceladas, bien por política (un tío mío) o bien por otras circunstancias más tristes (una amiga) y sí te puedo decir que en esos lugares hay muchas personas que pagan injustamente, por ejemplo, por matar un marido maltratador, y que la Justicia es dura con los pobres y ciega cuando le conviene. Respecto a la edad del chico, es cierto y ya lo había notado, 15 años no entra en la cárcel, al menos en nuestros países, creo que en EUA con 16 ya no van a correccional/reformatorio y van directamente a la cárcel. Pero como sea, ese chico está perdido y su familia disuelta.


  6. un grande en cuerpo de chico. La vida se la habían sacado antes…
    Doro y excelente relato, Pablo. Saludos van!


  7. Una confesión que ennoblece al asesino.

    Un micro con un desarrollo directo, en el lenguaje propio de un protagonista adolescente. Transmite toda la tristeza de la situación familiar referida. Sin duda, deja un retrogusto de desasosiego en el alma.

    Me gusta, Don Pablo.

    • pablogonz Says:

      Es verdad que se trata de un micro de estructura muy sencilla. La revelación final (que no adquiere el tono de sorpresa, creo yo) obliga a revisitar la historia hacia atrás. Es el eco de un espacio dramático que se puede deducir a partir de la confesión del muchacho. Me alegra que le guste, Don Pedro.
      Abrazos fuertes,
      P

  8. Neli Says:

    Muy triste pero real, la verdad me gustó. Lograste el efecto en el lector, al menos de mi parte.
    No da para sonreír, el micro pega fuerte. Lograste el efecto en el lector, al menos de mi parte. Un saludo grande.
    Neli 😦


  9. Un fiel retrato a la realidad de muchos subestratos sociales creados y mantenidos por malos sistemas de gobierno.
    Desgraciadamente.


  10. Suerte que he vuelto!
    Excelente, Pablo.

    Un abrazo admirado

  11. Nicolás Jarque Says:

    Pablo, duro relato que por desgracia seguro es reflejo de alguna historia que ahora mismo se esté produciendo en cualquier rincón del mundo. Nunca podré entender que causas llevan a una persona a maltratar a otra, y menos aún, un padre o un marido a su familia. ¡Qué triste!

    Me ha gustado como has traído este drama con sentido del humor.

    Un abrazo fuerte.

    • pablogonz Says:

      Espero que este relato sirva para seguir concienciando a las personas sobre las nefastas consecuencias de la violencia. Aquí hay dos terribles dramas: el maltrato del hombre a la familia y el asesinato de dicho hombre. Puede interpretarse como una vuelta de la espiral de violencia. Ojalá que quede lejos de nosotros.
      Un fuerte abrazo,
      P

  12. Sergio Cossa Says:

    Un chico de 15 años no va a la cárcel, pero seguramente después de confesar el asesinato de su padre, va a parar a un instituto de menores hasta que cumpla los 18, y eso suele ser peor que cualquier cárcel.
    Excelente micro. Historia cotidiana en todas partes.
    ¡Saludos!

  13. Ana Says:

    Afortunadamente no irá a la cárcel. Desafortunadamente, ese padre que tuvo le arruinó la vida igual, y en el centro de internamiento de menores continuarán con la tarea del padre.
    Pero es un chico fuerte y con grandes convicciones.
    Le auguro un buen futuro, porque se lo merece.
    Abrazos

    • pablogonz Says:

      Seguramente ese futuro estará marcado para siempre por su crimen. Fuera de que es una historia burra, podría ser el punto de partida de una excelente novela: tras tres años en un reformatorio y otros quince en la cárcel, Andrés sale de la cárcel y se encuentra en medio de una sociedad en plena crisis espiritual, económica… ¿Qué perspectivas tiene? Más o menos ninguna. Por tanto, todo puede sucederle. Pues sí, me lo voy a pensar.
      Abrazos cada día menos colédocos,
      P

  14. Carmen H. G. Says:

    Pablo, tus microrrelatos sobre violencia intrafamiliar me ponen la carne de gallina. Son muy efectivos y sorprendentes. En unas pocas líneas, haces que se entienda claramente lo que sesudos libros intentan explicar.
    Gracias.


  15. Pobre pequeño hombre que ve su vida echada a perder para salvar la de sus hermanos… nos relaja un poco pensar que es sólo un personaje y que los personajes reflejan a muchas personas reales, sí, pero como no las conocemos… pues hale, a no pensar.
    Bravo Pablo, veo que te estás recuperando estupendamente 😉
    Y besos

    • pablogonz Says:

      La gracia de la ficción es que cada cual puede vivir su realidad conforme a la intensidad que más le convenga. No deja de ser un entrenamiento para la vida real.
      A ver si a partir de ahora recupero mis fuentes de inspiración que se me secaron con las preocupaciones de la operación. Este cuento y algunos otros que aún me quedan salen directamente del archivo.
      Un beso enorme,
      P

  16. octopouno Says:

    A mí el que me preocupa de verdad es el Agustín, cuya figura protagonista se dibuja con un trazo breve y profundo, como el agujero del que no saldrá.

    Un saludo

    • pablogonz Says:

      Su hermano mayor le ha despejado el camino. Agrego el personaje de Agustín al esquema de la novela. Él es el encargado de acoger a su hermano cuando sale de la cárcel.
      Un abrazo y gracias por tu comentario,
      P


  17. Cuando ya te parece demasiado crudo y deprimente, te demuestra que al final aún lo puede ser un poco más. Quince años. Y lo triste es que estos hombres existen. El de quince años y el otro.

    Un abrazo.

  18. Maite Says:

    Niños, indefensos, en el rol de defensores, en el papel maduro de la protección, siendo los más desprotegidos. Vida loca o loca vida, parecen lo mismo pero…no lo son.

  19. Celia de Lourdes Sampaio Bueno Says:

    Me gustó mucho este texto, muy bueno

  20. Elysa Says:

    Es duro por que refleja una realidad. Hay muchas vidas truncadas por culpa del maltrato. Me gusta tu forma de contarlo, directa y clara.

    Besitos

  21. Cybrghost Says:

    El dilema de lo que es justo y la justicia. Tiene mucha enjundia.

  22. Rosìo Says:

    Què fuerte…
    Saludos.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: