CITA EN LA CUMBRE/68

16 abril, 2012

«Casi sin excepción, las conductas llamadas arte o sus productos (llamados también arte) tienen dos características: exigen o revelan destreza (skill) y contienen redundancia o patrón.»

GREGORY BATESON

Anuncios

9 comentarios to “CITA EN LA CUMBRE/68”

  1. pablogonz Says:

    Ritmo y variación, ley y libertad, disciplina y locura…
    Abraz@s de lunes,
    PABLO GONZ


  2. Caro Pablo:

    Una manera de depender de la tradición es no poder hacer nada que ella ya hubiera hecho. Lejos de apartarse de todo modelo, se instaura uno nuevo, igualmente indefinido, si bien con plena conciencia de ello. El creador debe tener esperanza, confiar ciegamente en su personalidad: ni huir de sí mismo ni enterrarse en sí mismo, sino sobrepasarse en una infatigable obediencia al propio destino. Dicha lucha interior, a falta de otro obstáculo, tiene su principal enemigo en la idea de que para hacer algo nunca hecho es necesario tambien recurrir a medios nunca empleados. La libertad, frustrada al desligarse de la tradición, se torna entonces en ciega osadía y locura…Consecuencia de todo ello es creer que lo nuevo siempre resulta superior. Y, desde luego, puede que todo ello sea cierto, si bien a costa de aquello por lo que siempre tuvo sentido tener esperanza…

    Un abrazo inteligente.

    • pablogonz Says:

      Dices tanto en tan poco espacio. Habría que dedicar muchas horas de conversación a desgranar cada una de tus frases.
      Por mi parte, un abrazo ojijunto,
      P

  3. nani Says:

    Poquito a poco vuelvo…
    Hoy solo saludo.
    Besicos muchos.

  4. anitadinamita Says:

    Quizá porque incluso en el arte necesitamos identificarnos. Y así podemos clasificar los diferentes tipos de arte.
    Abrazos

    • pablogonz Says:

      Creo que sí, que nosotros mismos somos tan mezcla de ritmo y variación que la identificación se produce con esas obras de arte que logran reflejar tal mezcla. ¿Por qué se nos hace raro que una obra cambie su estructura narrativa a mitad de camino? Sin embargo, si habla siempre de lo mismo, la encontramos aburrida. Hay leyes que el autor impone a su obra y el lector acepta. Pero el primero siempre deja un terreno sin acotar porque si no, generaría un ambiente demasiado asfixiante. Las tiranías, las dictaduras, son estructuras excesivamente legisladas. Y, por cierto, también hay obras literarias que son dictatoriales, por decirlo de algún modo.
      Un enorme abrazo dinamitero,
      P

  5. Mita Says:

    Hola, he descubierto tu blog gracias a la recomendación de Elena Casero. Me quedo por aquí 🙂
    Besos


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: