MADRID/LA SANGRE–2

28 marzo, 2013

Es verano y todas las ventanas están abiertas: las de la calle y las de los patios. En el piso sexto de una casa de vecinos de Zurbano 23 siempre se instalan franceses, quizás porque la dueña lo es. Hace algún tiempo, hubo un profesor homosexual que tenía un bigotillo rubio y el pelo «a la Tintín». Le llamaban «El Amarillo». Desde hace unas semanas, vive una chica de aspecto desenvuelto. Pone la música alta, se ríe mucho al teléfono y duerme hasta tarde. Esto se sabe porque a veces abre su ventana de golpe, a eso de las once. Hoy, 22 de julio, se ha reunido a comer en su salón interior toda la familia Páez: don Santiago, doña Linarejos y sus tres hijas: Linarejos (16), Reyes (14) y Paula (13). Comen espárragos con mayonesa y no hablan. Más tarde, la madre sirve filetes; y comienza a oírse un leve jadeo proveniente del patio que al poco se transforma en gorgores más densos y gemidos de franco placer. Cuando llegan los gritos ahogados y las primeras expresiones de júbilo (pronunciadas en francés por dos voces: una de ellas muy grave), la señora de Páez no puede disimular su disgusto y mira al techo. Don Santiago y Linarejos hija pasan de todo. Reyes y Paula se miran y sonríen.

Anuncios

30 comentarios to “MADRID/LA SANGRE–2”

  1. pablogonz Says:

    En atención a que mañana es festivo aquí en Chile, dejo publicada hoy la entrega correspondiente.
    Un fuerte abrazo a tod@s,
    P

  2. Raúl Says:

    Excelente, Pablo.

  3. América de Alba Says:

    Me encanta, Pablo, como todo lo tuyo.
    Un beso

  4. Luis Mancha Says:

    Veo que tu talento sigue intacto, maestro!


  5. Una escena tan cotidiana y tan de patio de Madrid… o de otra ciudad, supongo, yo como los patios los viví allí en Chamberí 😉
    Un abrazuelo

    • pablogonz Says:

      Se escucharon (y se escuchan) muchas cosas en los patios de Madrid. En verano las intimidades (de todo tipo) se mezclan y a la vez se ignoran de un modo muy elegante. Hay casos, como este que narro (basado en un hecho real) en que fue imposible ignorarlo.
      Un abrazo grande,
      P

  6. sandramontelpare Says:

    Escena doméstica bien pintada, a lo Gonz.

    Off topic: Deberé conversarlo con el pata de lana, después los vecinos comentan… jaajaja
    Chistín. Saludos van, Pablo. Un placer leerte como siempre

    • pablogonz Says:

      Me están gustando mucho últimamente las escenas domésticas. De hecho, escribí una novela que se llama “Novela 34” en la que abundan este tipo de situaciones. ¿Estaré entrando en el temido costumbrismo?
      Bueno, lo que sea.
      Pero siempre con un gran abrazo, Sandra.
      P


  7. Muy castizo y muy carnal, Pablo. Y la atmósfera de verano me encantó. (x cierto, libertad está en mi casa y me lo llevo de vacaciones 😉

  8. antonio1970 Says:

    Como la vida misma.Buen trabajo.
    Yo no soy nadie para dar consejos, pero yo lo que suelo hacer para que la inspiracion me encuentre, es dejar de leer libros y dejar de escuchar palabras, a cambio leo las estrellas y escucho al rio, o al viento…a veces funciona.
    un saludo a ti y todos los que te leen.

    • pablogonz Says:

      Sí, puede funcionar: ponerse a tiro para que ella llegue fácilmente. Yo, desde luego, no me escondo pero a lo que sí me resisto es a poner una cadena de producción (escribir sin el justo apasionamiento). En fin, vamos hablando, vamos escribiendo, o sea, muriéndonos pero con toda la alegría que se pueda.
      Abrazo grande,
      P


  9. Gracias por las lineas contando con vitalidad un “ambiente” madrileño que me gusta tanto.
    La comunidad humana contrastada y por fin para quién sabe mirarla para narrarla como lo haces es una comedia. Abrazos no de comedia sino de veras, Pablo!

    • pablogonz Says:

      Narro muchas veces situaciones vividas por mí que de una forma u otra me marcaron (se demuestra en que no puedo olvidarlas) y que después de los años necesitan (quizás porque empiezo a olvidarlas) la forma que aquí adquieren.
      Abrazos de comedia, Marie-Claude, o sea de veras,
      P


  10. Muy bien, Pablo. Nos haces participe de la escena, mirando desde el balcón de enfrente. Aquella época en la que desde Francia nos llegaba la sexualidad y los niños de París.

    • pablogonz Says:

      Lo mejor para mí es si logro hacer partícipe al lector. Sostengo la teoría de que las dos facetas de todo lector o de toda persona (me refiero a su faceta más intelectual y a su faceta más sensual) se encuentran en el espacio de la obra de arte (por medio de la convivencia del misterio y el conflicto) y que de este modo esa persona se siente bien, reunida, íntegra. Este sería el principal subproducto del arte, la razón por la que para muchos es una necesidad tanto crearlo y observarlo que es en el fondo recrearlo.
      Abrazos enormes, Javier.
      P

  11. Josep Vilaplana Martinez Says:

    Confieso abiertamente mi obsesión por las ventanas abiertas, por las apenas ajustadas e incluso por las absolutamente cerradas. Esa extraña fijación no distingue si me hallo en un lado o en el otro de dicha ventana. Tu texto -como de costumbre altamente adictivo- me ha traído de la mano un montón de vagos recuerdos, todos ellos relacionados con ventanas por donde entraban y salían luces, olores, gritos, gemidos de placer y un sinfín de cosas con las que la vida pretende darse a conocer.

    Siga usted, mi querido amigo, con su dale que te pego y ni se le ocurra parar.

    Un abrazo, Pablo.

    • pablogonz Says:

      Sigo adelante, querido par. Voy por el fragmento número 2 y tan buenos y numerosos comentarios sólo me inducen a continuar la publicación de esta obra con ardiente confianza.
      Abrazos, naturalmente enormes,
      P

  12. Guess Says:

    Hubo un tiempo que, en los patios de vecinos, los hijos de las familias llenaban las veladas y, así, noche tras noche podías oír sus nombres y sus edades sin apenas variaciones. Luego llegaron a los chiringuitos de las playas los cantantes italianos de la generación de los Ritazzi y, de pronto, las conversaciones pasaron a ser otras, incluso en las ciudades de interior. Supongo que la chica francesa pensaba en eso mientras se reía.

    Bueno Pablo, aunque sea incipiente, te deseo que arriba ese ánimo.

    • pablogonz Says:

      Gracias por tu rico comentario, Guess. Y por los buenos deseos hacia mi ánimo. Sería ideal (aunque monstruoso) que nunca decayese.
      Abrazos grandes,
      P

  13. Rosa Says:

    Los patios de vecinos y sus secretos a voces…
    Lo cuenta usted de una manera que engancha Don Pablo 🙂
    Besos desde el aire

    • pablogonz Says:

      Dice Nabokov que hay tres tipos de escritores: los que nos enganchan por la naturaleza de la narración, los que nos enganchan por todo lo que enseñan, y los que enganchan por cómo cuentan las cosas (a estos los llama prestidigitadores). Yo, humildemente, me reconozco entre estos últimos pero sin pasar de trilero.
      Un beso desde la tierra,
      P

  14. Cybrghost Says:

    Me recuerda a mi edificio, solo que aquí no están abiertas las ventanas, ni es verano.

    • pablogonz Says:

      Muchos de nosotros nos criamos en casas así. La literatura realista tiene esta ventaja: la de la fácil identificación.
      Un abrazo fuerte,
      P

      • Cybrghost Says:

        Nooooooo, antes hacías casas, ahora pisos compartidos. Te hablo desde la experiencia de tener unos vecinos que oigo desde que se levantan hasta que se acuestan (y es tarde). Tu actual casa me da mucha envidia,

  15. Puri Menaya Says:

    Yo, como las chicas, también sonrío, Pablo. Lo que me extrañó es que la mujer no pegara con la escoba en el techo, como hacen algunos envidiosos… Abrazos y besos


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: