MADRID/LA SANGRE–5

18 abril, 2013

Es un hombre alto y especialmente estrecho de hombros, algo encorvado y de brazos fofos, lo que le da un cierto aspecto simiesco. No es gordo pero la tripa le cuelga. Siempre lleva jerseys de lana marrón (con cuello vuelto) y se le nota en la calva un rebrillo graso que se extiende a su poco pelo. En su mirada oscura hay algo de lujurioso, y en su sonrisa sin colmillos algo de manso. Se llama Ignacio Fuentes y es sacerdote: director de la catequesis juvenil de una parroquia del barrio de Salamanca. Hace ya varios meses que el padre Ignacio le ha encargado a sus discípulos (todos varones) que le den cuenta de sus sentimientos por escrito. Cada viernes, los muchachos le enseñan sus diarios para que él los lea. Según el sacerdote, esto equivale a una confesión, pero la correspondiente disculpa no se obtiene por medio del típico ego te absolvo sino a través de un fuerte abrazo que él prolonga cuanto quiere.

Anuncios

31 comentarios to “MADRID/LA SANGRE–5”

  1. pablogonz Says:

    Claro, es jueves y yo dije que publicaría sólo los viernes. Pues, bueno, me salté la norma, que si no la vida se pone plasta.
    Tengan pues un feliz jueves, criaturas,
    P

  2. Viviana Barría Cheuquelaf Says:

    Es asombrosa tu forma de narrar una situación siniestra de ma nera tan gráfica y potente. Sin duda tienes un sello inconfundible, aunque todavía sin duda podrías engañarnos si lo quieres ( a tus lectores)

    • pablogonz Says:

      Últimamente, Viviana, estoy explorando la faceta más gráfica o plástica de mi literatura. Me interesan las imágenes, las formas, sus relaciones recíprocas. Si logro un sello (estilo) inconfundible, puedo darme por satisfecho.
      Un cordial saludo y bienvenida por aquí,
      P

  3. eva Says:

    Menudo revoltillo extraño.
    ¿Malo? ¿Bueno? ¡Ummmm, no sé, curioso, digamos!

  4. antonio1970 Says:

    Hay abrazos y Abrazos…

    saludillos feriantes


  5. Ha la confesion….y el poder…..esta version nebulosa me gusta tanto . Nosotros franceses y el poder religioso somos un poco…màs o menos!!! Abrazos no tanto prolongados………

    • pablogonz Says:

      Francia tiene ese carácter mixto del que seguramente bebió su fértil filosofía, su literatura, en general su arte: por un lado, el elemento germánico (que parece llevar emparejada la religión protestante) y por otro lado esa vena latino-católica que no deja de palpitar desde el sur.
      Un abrazo todo lo mestizo que me permitas,
      P


      • Claro, Pablo que mestiza soy: una madre catolica, un padre protestante y por fin, mirando la religion con mucho interés desde lejos….Me llevo bien con una espiridualidad muy personal y…abierta lo intento por lo menos. Abrazos tan fuertes de mestiza….

  6. Cybrghost Says:

    Consigues transmitir la repugnacia desde la descripción.

  7. María Says:

    jodé, no será autobiográfico. no será….
    JODERRRR


  8. Se me pone los pelos como escarpias y una mala hostia que me da ganas de quemar iglesias.

    Un abrazo.

  9. Guess Says:

    Abrazos con los que jerseys repiten, los que peores males remiten; ya lo decia el cura de mi pueblo.
    Espero que hoy dia los curas y pedagogos en general hayan superado el vicio del prejuicio y se centren mejor en enseñar a los nenes, si es el caso, que puede haber de malo en prolongar un abrazo cuanto se quiere.
    Disquisiciones teologicas aparte, unos fuertes zotes.

    • pablogonz Says:

      No conocía el refrán pero tiene su enjundia. Un abrazo largo no tiene nada de malo: lo malo es si una de las dos partes quiere seguir abrazando y la otra no.
      Un cabezazo con cariño, para variar,
      P

      • Guess Says:

        Aunque sinceramente no creo que a este blog entren a charlar muchos nenes, me parece guay que hayas explicado tan bien lo que yo elidia el otro dia.
        Tambien tengo que decirte que ayer a la salida del metro me dieron un cabezazo que hizo que me acordara de ti. ¡Como note la diferencia!


  10. Uff, Pablo. Parece el cura Torrente 😛

  11. anitadinamita Says:

    Espero que contigo no prolongara demasiado los abrazos. Da mucha grima.
    Un abrazo de los normales y el tiempo que usted quiera, que ambos queramos

    • pablogonz Says:

      Siempre que puedo hablo desde la experiencia propia. Sucedió una sola vez lo del abrazo largo. Y naturalmente no volví jamás por allá.
      Entre nosotros, abrazos verdaderos y de los buenos, como éste,
      P

  12. Josep Vilaplana Martinez Says:

    El rancio imperio de la caspa, con sus miserias y suciedades correspondientes, parecería cosa del pasado sino fuera por la feroz tenacidad con la que sus acólitos consiguen mantenerlo vivo. Abrazos demasiado largos y alientos contundentemente fétidos; mentes sin duda estrechas y manos asquerosamente blandas; miradas casi siempre turbias y sonrisas casi nunca alegres. Tus palabras depositan, querido bis, con muchísima precisión, estas y otras muchas cosas en nuestras manos.

    Como de costumbre, un placer.

    • pablogonz Says:

      A veces, hombre de más allá del espejo, es desagradable pero necesario alzar sobre estas pestilencias seburrosas nuestro nítido farol. Y ya dejo de tratar de imitar a Homero.
      Abrazos tipo efecto túnel, claro.
      P

  13. Puri Menaya Says:

    Me recuerda un cura que tuvimos de profesor de latín, repugnante y que se echaba encima de nosotras (era un instituto solo de chicas) cada vez que podía (aunque a mí no se acercó, afortunadamente)… Tanto celibato solo puede acabar en estas cosas…

    • pablogonz Says:

      Sí, no estaría mal que a estos hombres les dieran la opción de casarse. Con eso y con la incorporación de la mujer al sacerdocio, la iglesia podría afrontar tranquilamente sus retos. Terminarán haciéndolo pero se toman su tiempo.
      Un abrazo fuerte,
      P


  14. Me lo creo. Muy bien contado. De los traumas que me perduran de mi infancia/juventud son dos preguntas de examen de Don Pedro (el cura que siempre aparece en mis relatos). ¿Cuántas veces te masturbas? ¿Qué opinas de la masturbación femenina? Lo que no recuerdo es la nota que saqué.

    • pablogonz Says:

      Y yo me pregunto: ¿por qué los curas se metían en esas cosas? Claro que no todos los curas son iguales. Tenemos tendencia a pensar que sí (quizás porque se visten igual) y a juzgarlos de acuerdo con un un rasero más exigente que a cualquier otro humano. Y los curas, bueno, son humanos.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: