MADRID/LA SANGRE–9

30 mayo, 2013

Víctor Moreno, de trece años, está en esa edad en que cualquier excusa es buena para masturbarse. Hoy, 24 de marzo, ha ido con su madre al dentista, y en un momento dado se ha visto solo, en la sala de espera, con una Interviú entre las manos. «¿Hacerme una paja aquí? —se pregunta—. No, sería demasiado». Se guarda la revista en el jersey y se va al cuarto de baño. Rápido, con ansia, Víctor saca la revista, la mira entrecerrando los ojos y se masturba. Pero entonces se le plantea el problema de la coartada. ¿Cómo explicarle a su madre la razón por la cual él viene del cuarto de baño con una Interviú? Difícil. ¿Qué hacer pues? Ante todo aprovechar la oportunidad «para luego»: Víctor arranca las mejores páginas, las dobla y se las mete en los calzoncillos. «Ahora, ¿qué hago con el resto de la revista? No puedo llevármela. Por tanto, tiene que quedarse aquí. ¿Dónde? En la cisterna.»

Anuncios

14 comentarios to “MADRID/LA SANGRE–9”

  1. pablogonz Says:

    Estimad@s:
    Junto con desearles un feliz juevesviernes, les adjunto la dirección de mi página de audiomicros. Se puede llegar haciendo click aquí o en el correspondiente logo de la columna de la derecha.
    Un besazo monumental,
    P

  2. Dalicia Says:

    No puedo darle al me gusta, no tengo wordpress, así que se lo dejo puesto para llevar.

    beso


  3. Sólo falla cómo consiguió que no le vieran llevársela. Genialmente real y divertido.

  4. Guess Says:

    Yo creo que Victor es un niño que tiene un problema de educacion, y que su caso demuestra que la publica es la mejor de todas.

    Un abrazo rasgado, que tambien tiene su ventajas

  5. Josep Vilaplana Martinez Says:

    Antes de conducir autobuses estuve cuatro años y medio trabajando de lampista. Un día mi dentista me propuso un canje: dos empastes por una cisterna nueva. Recuerdo perfectamente el dolor de muelas, los pantalones y los calzoncillos bajados, la asombrosa e inusual erección y la mohosa revista con las páginas que tanto necesitaba arrancadas. Por suerte, la dicharachera recepcionista se equivocó de lavabo. Ni que decir tiene que esa tarde no fue necesaria la anestesia.

    Mi igual, que sepas que me encantan tus precisos dibujos.

  6. Puri Menaya Says:

    Problemas de adolescencia… A ver cuando puedo pasar a escuchar tus audiomicros.
    Abrazos


  7. Mucho suspenso, creí que algo les pasaría a la revista y a él, en la cisterna me quedé “con cara de what” como dice el comercial.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: