MADRID/LA SANGRE–11

20 junio, 2013

Entrando por la puerta de servicio de la iglesia de San Vicente de Paúl, también conocida como La Milagrosa, hay un pequeño patio que es como una isla en un océano de ruido. En él se yergue una estatua de la Virgen, encaramada a un pedestal de piedra, y varios arriates con flores. Es un lugar solitario, territorio de lagartijas y gorriones, donde todas las tardes se sienta, durante al menos diez minutos, una mujer de aspecto triste. Se llama Teodora Martín y nació en Segovia. Es maestra de párvulos en el colegio de las Esclavas del Sagrado Corazón. Tiene treinta y dos años. Se quiere casar. No encuentra con quien. Accede al patio, se sienta y habla con la Virgen sin palabras. Le gusta de ella su sonrisa imperturbable.

Anuncios

22 comentarios to “MADRID/LA SANGRE–11”

  1. pablogonz Says:

    MADRID/LA SANGRE y su lento desgranarse.
    Besos en esplendor,
    P

  2. eva Says:

    ¡Jo, qué tristeza!


  3. En la eternidad es dificil encontrar a cualquier, sino Jesus, su madre y el Padre…..me gusta detràs de la tristeza, el humor. Abrazo virginal, Pablo!!!!

    • pablogonz Says:

      A veces uno escribe cosas y los demás le encuentran al texto significados que el autor no contempló. Eso es maravilloso.
      Un gran abrazo, Marie-Claude.
      P
      Te cuento que ayer presentamos nuestro libro “¡No calles!” en la Alianza Francesa de Valdivia. Nos acogieron con mucho cariño y lo pasamos muy bien. Brindamos con un: Santé!


  4. Me encantan estos micros de los detallles. Literatura pura. Un abrazo, Pablo. (Tienes morriña de Madrid, se te ve 🙂

    • pablogonz Says:

      Es que este año no pude viajar. En todo caso, lo paso bien allí unos días. Enseguida me entran ganas de volverme al bosque.
      Abrazos fuertes, Ana, y gracias por dejar tus opiniones,
      P

  5. Guess Says:

    Esta esencia, mas que de micro, es de cancion popular. De hecho, yo he tenido que poner la musica para leerla de corrido, y ahora ya se me ha acabado. Necesitaria quien reproduzca, pero no encuentro quien. En fin, quedo a la espera de ese abrazo.

  6. Guess Says:

    Pero entonces si no lo entiendo mal esta semana no me pones abrazo, ni dara su fruto para que yo pueda seguir adelante hasta la que viene.
    Por favor, corrigeme si me equivoco. Ojala.

  7. Puri Menaya Says:

    Y la Virgen le dice que se vaya a tomar unas copas, pa’ ligar…
    Muy buena esa descripción detallada e intimista. Da la sensación de que Teodora envidia su sonrisa, la quiere para ella, Esas sonrisas de virgen en paz que nos trasponen… Aunque las no vírgenes también las tenemos 😉

  8. Josep Vilaplana Martinez Says:

    Cuando las Vírgenes sonríen, los San Josés tiemblan. En los alrededores de esa calma, en los entresijos de esa paz, la vida declara, exige, su gozosa guerra. En tu historia, cocinada con ternura y otros delicados ingredientes, percibo esa tensión que nos sustenta desde los albores de este despropósito llamado humanidad.

    Por cierto, mi cada día más igual, que mi aparente lejanía sólo es motivada por el resultado que últimamente se da en mi cancha: autocar 7 – un servidor 0. Sin duda vendrán tiempos mejores.

    Un abrazo desde el pesebre.

  9. antonio1970 Says:

    Que bien has descrito esos patios, ese silencio, esa busqueda de uno mismo. Ay!, si yo te contara…mejor no, podrias escribir una historia.

    saludo callado

  10. Margarita Lagos Says:

    A pesar de ‘todo’, Teodora siempre sonreía. Y esa sonrisa, la transmitía.
    Desde Madrid, un abrazo
    Margarita Lagos


  11. Este fragmento es la definición de agridulce.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: