LIBERTAD (pág. 37)

15 noviembre, 2013

A continuación, se puso a contar detalles de la arriesgada captura del pirata, y al terminar, ordenó que se alzase la lona. El terrible pirata Karixpaxpáxtiax apareció entonces ante nuestros ojos, pero la imagen resultó decepcionante. Era un hombre menudo que estaba sentado en un cajón haciendo calceta. Llevaba pantalones de lana blanca, sujetos a los tobillos con ajorcas de plasmón, y un chaleco de cuero gris que dejaba ver sus brazos, aún fuertes. Su cuello era fino, su cara larga, y tenía los ojos encuadrados por un complicado tatuaje que le subía por la frente. En lo alto de la cabeza lucía un crespón de pelo rojo. Pronto comenzaron a oírse las protestas de la gente, y pronto comenzó el presentador a pedir paciencia: «Aún está en fase de adaptación». Pero a la gente aquel pirata no le resultaba nada pirata, así que algunos comenzaron a irse.

Anuncios

13 comentarios to “LIBERTAD (pág. 37)”

  1. pablogonz Says:

    Y que tengan todos un buen fin de semana.
    Abrazuelos,
    P

  2. Alís Says:

    Un pirata enjaulado nunca será un buen pirata por mucho que se adapte. Doy un voto de fe por él en altamar.

    Un abrazo

  3. anitadinamita Says:

    ¿Y por qué no recuerdo esta escena? Voy a tener que participar en el viaje de nuestro hijo, Pablo.
    Me ha encantado.
    Besitos

    • pablogonz Says:

      “Libertad” es una novela compuesta de muchas cositas. Tiene algo de colección de microcuentos, según me parece. Natural que se olviden algunos o muchos de ellos.
      Un beso, mamá.
      P

  4. Rocío Says:

    Yo ya me iba a acordar, pero ha salido antes que yo.
    Mejor, ¿no?

  5. Rocío Says:

    Pablo, acabo de ver que mejor no.
    Estilísticamente, la diferencia es abismal

  6. Josep Vilaplana Martinez Says:

    Mal hermano parezco, pero no, es que a menudo me pillas con el pie cambiao. Atendiendo a mil frentes, se me escapan algunas de tus hermosas batallas. Leo tus nacimientos y tus proyectos, tus palabras, y me hace feliz que tu particular ave fénix no es que renazca de sus cenizas sino que ande bailando en medio de la hoguera. Que sepas, mi idéntico, que aquí me tienes, rodeado de nieve y de silencio -en realidad dos formas distintas pero iguales de silencio- y contento como unas pascuas que a mi Abel sin Caín le soplen vientos frescos y vigorosos.

    Un abrazo genéticamente orgulloso

    • pablogonz Says:

      Gracias por la alegría, caro Pep (si es que puedo llamarte así en recuerdo de nuestra estrecha cohabitación en aquel oscuro pero cálido útero que tuvo a bien nutrirnos). No puedo responder más largo porque no me da la vida pero que sepas que me das la vida.
      Abrazo de minero o ferroviario,
      P


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: