amordazado-300x257

El otro día iba yo por la calle y me encontré una serie de mierdas de perro. Inmediatamente me acordé de nuestro presidente del gobierno, del presidente de nuestra región, de nuestro alcalde y de otros muchos próceres de este país al que llamamos con orgullo Itquepe. ¿Es que no pueden hacer estos venerables mandatarios algo definitivo por la limpieza de nuestras calles y plazas? Dicho en otras palabras, ¿cómo mandar a su casa, de una vez y para siempre, a esos hijos de la grandísima puta que incumplen las leyes (en este caso de salud pública) con perfecta impunidad? Yo no me siento capacitado para responder a estas preguntas porque tengo dificultades para gobernar mis pensamientos pero, oiganme bien: seguro que hay otros mucho menos estúpidos, capaces de gobernarlos mejor.

Dedicado al mordaz autor ruso Alexander Herzen

caratulavvaadiscoEstimad@s:

Acaba de ver la luz nuestra autodioantología VIEJOS AMIGOS, UNA APROXIMACIÓN LITERARIA AL MUNDO DE LA VEJEZ. Reúne 69 microrrelatos de 47 autores de seis países: Argentina, Chile, Perú, Colombia, México y España, que han puesto su talento desinteresadamente al servicio de los más mayores. Gracias a todos ellos y también a los locutores, a los técnicos, a los futuros lectores/auditores…

Grandes abrazos para tod@s,

PABLO GONZ

Para escuchar o descargar VIEJOS AMIGOS, visita AQUÍ la correspondiente página de Souncloud.

puck

Estimad@s:

Desde hace ya unos meses, Mar González Mena publica en su blog Los jardines de Puck una serie de audiomicros extraídos del libro De antología: la logia del microrrelato (Editorial Talentura).

Hoy me toca la suerte de compartir cartel con Ricardo Álamo. Para leer mi micro Lo terrible, un texto nada fácil de leer por cierto, hagan click aquí.

Un gran abrazo a tod@s y muchas gracias a Mar,

P

LA SALIVA DEL TIGRE/100

12 febrero, 2014

Cupido

ANGELITO

Cupido lo atravesó con su flecha. Pero sólo a él. La tía estaba demasiado buena.

PG

LA SALIVA DEL TIGRE/99

21 enero, 2014

Niños-corriendo

LA GINKANA

Supe que se trataba de una ginkana en cuanto cinco de los niños se acercaron a mí corriendo y me preguntaron por el Palacio de Cristal. Los envié hacia la estatua de Alfonso XII. ¿O si no, con qué cara dura dicen que este tipo de juegos sirve para aprender a moverse por la vida?

PG

LA SALIVA DEL TIGRE/98

27 diciembre, 2013

el-asalto-a-la-bastilla

MUNDOS PARALELOS

Al muchacho de mirada errante lo sientan en un banco de madera entre ujieres con peluca. El juez termina de escribir algo y lo mira por encima de sus gafas. Deja la pluma en el tintero, se respalda en la poltrona y hace una sonrisa amarillenta: «Así que tú eres el chico que visita mundos paralelos.» «Yo –responde el muchacho– sólo visité uno y fue por accidente. No sé si existirán otros.» «¡No sabe si existirán otros!» y el juez ríe, los ujieres se agitan para contener la carcajada. «¿Acaso Su Gracia no me cree?» «Ni yo ni nadie, ¡chusma!» «¡Señor! Yo viví durante dos semanas en una ciudad que era igual que… En realidad, era muy parecida. Aunque también tenía grandes diferencias.» «Bueno, ¿en qué quedamos? ¿Era igual, parecida o diferente?» Y la sucia sonrisa del juez se le congela en el rostro. «¡Creedme, Su Gracia, por el amor de Dios! Yo viví en esa ciudad. Me acogió un sacerdote que iba siempre vestido de negro. Una vez viajé en un coche tirado por caballos y…» «¡Suficiente! El tribunal número manache de la ciudad de Barís te condena a monone meses de reclusión en La Pastilla. Así tendrás tiempo de reflexionar un poco. ¡Llévenselo!»

PABLO GONZ

LA SALIVA DEL TIGRE/97

18 diciembre, 2013

parabola-de-los-ciegos-brueghel2

EN EL PAÍS DE LOS TUERTOS

Cada cincuenta o sesenta años nace, en el país de los tuertos, un niño con ambos ojos. Suele ser un niño odiado y, por tanto, sufre. Pero no falta, antes o después, el alma caritativa que le arranca un ojo. O los dos.

PABLO GONZ

LIBERTAD (pág. 37)

15 noviembre, 2013

A continuación, se puso a contar detalles de la arriesgada captura del pirata, y al terminar, ordenó que se alzase la lona. El terrible pirata Karixpaxpáxtiax apareció entonces ante nuestros ojos, pero la imagen resultó decepcionante. Era un hombre menudo que estaba sentado en un cajón haciendo calceta. Llevaba pantalones de lana blanca, sujetos a los tobillos con ajorcas de plasmón, y un chaleco de cuero gris que dejaba ver sus brazos, aún fuertes. Su cuello era fino, su cara larga, y tenía los ojos encuadrados por un complicado tatuaje que le subía por la frente. En lo alto de la cabeza lucía un crespón de pelo rojo. Pronto comenzaron a oírse las protestas de la gente, y pronto comenzó el presentador a pedir paciencia: «Aún está en fase de adaptación». Pero a la gente aquel pirata no le resultaba nada pirata, así que algunos comenzaron a irse.

MADRID/LA SANGRE–14

22 octubre, 2013

Jorge Vicálvaro, de treinta y dos años, ha dormido por primera vez en su casa nueva: un pisito precioso del barrio Aeropuerto. Se levanta temprano, pasea por las diversas habitaciones, enseñoreándose de ellas, y enseguida se percata de que el tiempo corre: se ducha, se viste y entra en la cocina. Ahora es él quien tiene que prepararse el desayuno. Pero todo está planificado: en un armario hay una cafetera italiana, una lata de café, un paquete de pastelillos y uno de terrones de azúcar. Abre la cafetera y la colma de agua. Luego coloca el filtro en su sitio, lo llena de café y arma la parte superior. Ninguna dificultad. Se lo ha visto hacer a su madre cien veces. El hornillo eléctrico funciona a la perfección y en menos de tres minutos sale el café. Jorge lo sirve en un tazón, lo edulcora y se lo toma con los pastelillos. Un desayuno perfecto. «Son bonitos los álamos del jardín aunque aún están un poco flacos. Ya engordarán. Uy, las siete y veinte. No importa. Las cosas hay que hacerlas bien desde el primer día». Jorge lava su tazón, su cucharilla; y desmonta la cafetera para echar los posos a la basura. Sin embargo, los posos no están. «Algo he hecho mal». Lee las instrucciones de la cafetera. Llama a su madre. Ella tampoco entiende nada. Por fin, Jorge toma la lata de café y la mira fijamente. Sonríe: es café instantáneo.

VVAAcastingdevoces

Estimad@s:

Después de algunas semanas de demasiado trabajo, puedo retomar el proyecto “Viejos amigos”. El siguiente paso, como ya os anuncié, es seleccionar a las personas que leerán los textos. De nuevo conviene aclarar que no hay dinero para pagar a nadie, de modo que quienes decidan colaborar, sepan que lo hacen por amor al arte y al otro.

¿Cómo participar en este casting?

1) Se utilizará como texto de prueba el microcuento que aparece más abajo, titulado 21 de abril.

2) La locución se realizará en un ambiente insonorizado (estudio de grabación, sala de radio, etc) y sin fondo sonoro alguno (ni siquiera música).

3) El formato podrá ser sólo uno de estos dos:

Formato WAV – 44.1 Khz – 16 bit

Formato MP3 – mínimo 320 Kbps – 16 bit

El primero de ellos es más pesado que el segundo, por lo que puede presentar problemas a la hora de enviar los archivos por correo electrónico.

4) El casting queda abierto desde este momento y se cerrará el día 31 de octubre de 2013.

5) La dirección del envío del archivo de prueba es: pablogonz68@gmail.com

En fin, este es el desafío. A los que puedan y quieran participar en esta fase del proyecto, les doy desde ya la bienvenida. Coordinaré los esfuerzos de todos y aportaré los propios, tal como hice para [inicio del anuncio] Novela 35 lebensráumica [fin del anuncio].

Un beso a tod@s,

Pablo Gonz

 

“21 DE ABRIL por Pablo Gonz

Al viejo marino borracho y blasfemo, al espantajo de barba hirsuta y ojos sanguíneos, al indecente que mea en las esquinas e insulta a todos, a ese energúmeno monstruoso y salaz, hoy lo vi llegando al cementerio con un ramito de flores. Iba muy serio él. Y se había peinado con gomina.”

MADRID/LA SANGRE–13

19 septiembre, 2013

Vladimir Goicoa nació en un caserío de las afueras de Bilbao, en el seno de una familia acaudalada (de izquierdas). Pertenece a la variedad de los vascos finos de cara, y sería guapo si aquel dentista hijo de puta no le hubiera metido mano en la boca. A causa de una inoportuna intervención, le quedaron a Vladimir los incisivos separados por un espacio tan grande que cuando sonríe se le puede ver la lengua. Su pelo es oscuro, lacio, y cuando le da el sol, se le ven brillos metálicos. Por el contrario, tiene la barba rizada. Suele llevarla recortada y mete el fruto de dichos arreglos en un frasco de cristal que preside el salón de su casa. El origen de esta peculiar costumbre se puede rastrear, según el propio Vladimir, en algunos textos de época clásica, pero habría que comprobarlo. Sobra decir que también colecciona sus uñas (en una cajita de naranjo) y sus mocos, pero estos tesoros no se los muestra sino a los muy íntimos. Por lo demás, Valdimir es una persona normal: rosacruz, bestialista y poeta. Gracias a lo primero, ha logrado un puesto de bibliotecario en un colegio de Getafe. Gracias a lo segundo, no necesita «soportar» a ninguna mujer: le basta con Andrea, su perrita bóxer. Gracias a lo tercero, tiene entretenimiento para los fines de semana. Su último libro se titula Carnaval y está ambientado en Río de Janeiro, ciudad que sólo conoce por folletos. He aquí el primer verso del poema inaugural: «Me cago en la puta que parió a mis padres».

seleccionvvaa1(p)

Estimad@s:

Más abajo aparece la lista de los microcuentos que formarán la audioantología solidaria VIEJOS AMIGOS. El procedimiento de selección se basó en dos criterios: mi gusto literario y la duración máxima del disco. Por lo mismo, estoy seguro de que han quedado fuera de la antología trabajos de gran valor y se incluyen otros que a algunos les parecerán malos. Es el riesgo que decidí asumir como editor.

Los títulos de los textos aparecen por orden de llegada pero no serán publicados así. Os ruego que reviséis los títulos y los nombres y que me hagáis saber los errores o faltas que veáis.

La siguiente fase del proyecto es la convocatoria de un cásting de voces. Estoy trabajando en este asunto y pronto publicaré una comunicación al respecto.

Muchas gracias a todos por participar.

Un fuerte abrazo de,

Pablo Gonz

 

21 DE ABRIL de Pablo Gonz

ASÍ ES IMPOSIBLE DORMIR por Pablo Garcinuño

JUEGO ABSURDO por Pablo Garcinuño

VENTANA OVAL por Paz Monserrat Revillo

LA SINAPSIS DE TUCO por Cristian Cano

INTERÉS por Cristian Cano

ESA CALLE por Patricia Nasello

TIEMPO por Esteban Dublín

EL CORAZÓN NO ENTIENDE DE MOJONES por Javier Ximens

SOLEDAD por Daniel González Cuesta

EN EL ENTIERRO DEL MAGO por Daniel González Cuesta

VIEJO GENERAL por Raúl Garcés

LA DESPEDIDA DE PAPÁ por Patricia Jiménez (Mariposa)

PERSISTENCIA por Ángel Olgoso

SUBIR ABAJO por Ángel Olgoso

MANOS QUE VEN por Ángel Olgoso

RECONCILIACIÓN por Ángel Olgoso

ALZHEIMER por Alberto Benza

PACTO por Alberto Benza

EL TIEMPO NO PERDONA por Antonio Martín Jiménez

ES EL MAR por Santiago Eximeno

EL SOL por Susana Revuelta

VUELO DE PÁJAROS por Maite García de Vicuña

SOMOS NOVIOS por Miguel Ángel Molina

EN COMPAÑÍA por Miguel Ángel Molina

LA ABUELA por Xavier Blanco

EN EL GERIÁTRICO (CARTA A LOS REYES MAGOS) por Xavier Blanco

EL TIEMPO SIGUE SIENDO UN FLUIDO CIRCULAR por Iván Teruel

MILAGRO por Laura Nicastro

LAS ABUELAS CIEGAS por Ana Blanco

LAS ABUELAS CIEGAS por Mar González Mena

TU REFLEJO EN EL AGUA por Mar González Mena

EL ESTORBO por Petra Acero

TRES VELAS por Petra Acero

TO–TÓ por Ester Nievas Molina (MA)

TRIS, TRAS por Esperanza Temprano

PASA LA VIDA por Susana Pérez

ENGAÑO por Nicolás Jarque

UNA PAREJA MUY JOVEN por Nicolás Jarque

ENCAJAR UNA VIDA por Gema Bocardo

TRASTOS VIEJOS por Ernesto Ortega Garrido

INERCIA por Mónica Brasca

INFANCIA por David Vivancos

EL JARDINERO por José Manuel Ortiz Soto

LA ÚLTIMA MUSA por José Manuel Ortiz Soto

SU NOMBRE por Elena Casero

AMOR por Juan Santiago

BROTAN JAZMINES por Luis Héctor Gerbaldo

DOLOROSA REALIDAD por Claudia Cosenzo

HEROÍNA por María Blanca Zelis

DIGNIDAD Y JUSTICIA por David Moreno

FOTOGRAMAS por David Moreno

RESISTENCIA por Rubén Rojas Yedra

ISLA INFANCIA por Rubén Rojas Yedra

PIDE UN DESEO por Rubén Rojas Yedra

EL PRODUCTO MÁS VENDIDO DE LA SECCIÓN por Rubén Rojas Yedra

ETAPAS por Francisco Manuel Marcos Roldán

EL BAILE por Yolanda Nava

NOCTURNIDAD por Alberto Martín (Niñocactus)

HAMBRE DE GATOS por Purificación Menaya

EL MEJOR PAISAJE DEL MUNDO por Juan Manuel Montes

LOS LIBROS EN DONDE NOS MIRAMOS por Juan Manuel Montes

EL LLAMADO por Juan Manuel Montes

EL LABERINTO DE LOS DÍAS por Juan Manuel Montes

DOS A UNO EN BLANCO Y NEGRO por Elisa de Armas

DESAFORTUNADA EN AMORES por Elisa de Armas

CAMINO DE VUELTA por Ana Vidal

¿QUIÉN ERES? por Ana Vidal

MADRID/LA SANGRE–12

19 julio, 2013

Alejandro Carrizo, de cuatro años de edad, está muerto de envidia porque ve a los otros niños jugando en la piscina y él no puede porque no sabe nadar. Con cara de azufre, se acerca al bordillo donde están su padre y su hermano Samuel, de diez años, y dice: «Quiero bañarme». Pero ninguno de los dos le hace caso. «¡Quiero bañarme!», grita. Sólo Samuel le mira y es para negar con la cabeza. A Alejandro no le gusta el gesto. Se acerca al bordillo y mira el agua, celeste y undosa. Los gritos de los niños desaparecen. La mano de su padre rasca la tripa de su padre. Alejandro vuelve a mirar el agua. Salta. El ruido alerta a Samuel: «¿Le saco?», pregunta el niño. «Espera», responde el padre. Alejandro lleva un bañador amarillo. Se ve que conserva el aire en los pulmones. Mueve las piernas y los brazos. Pocos segundos después, emerge e inspira con fuerza. Cierra la boca y se sumerge de nuevo. Patalea. Rema con las manos. Ha aprendido a nadar.

MADRID/LA SANGRE–11

20 junio, 2013

Entrando por la puerta de servicio de la iglesia de San Vicente de Paúl, también conocida como La Milagrosa, hay un pequeño patio que es como una isla en un océano de ruido. En él se yergue una estatua de la Virgen, encaramada a un pedestal de piedra, y varios arriates con flores. Es un lugar solitario, territorio de lagartijas y gorriones, donde todas las tardes se sienta, durante al menos diez minutos, una mujer de aspecto triste. Se llama Teodora Martín y nació en Segovia. Es maestra de párvulos en el colegio de las Esclavas del Sagrado Corazón. Tiene treinta y dos años. Se quiere casar. No encuentra con quien. Accede al patio, se sienta y habla con la Virgen sin palabras. Le gusta de ella su sonrisa imperturbable.

MADRID/LA SANGRE–10

13 junio, 2013

Carl Carlsson, natural de Jönköping (Suecia) trabaja para la farmacéutica Ferring de Malmö y ha venido a Madrid para ingresar datos informáticos sobre unos ensayos clínicos que se están haciendo en toda Europa. Carl no tiene ni idea de español pero desea aprovechar las tardes para aprender un poco. Por eso, nada más llegar, preguntó por una buena librería y se fue a comprar un método de idiomas con CD. Hoy, día 22 de enero, Carl se encuentra muy feliz pues ha conseguido formar su primera frase compleja en español: «Por favor, ¿puede decirme cuánto cuesta esto?» Repite la frase varias veces y se da cuenta de que no la olvidará nunca. Quiere utilizarla. Mira su reloj. Son las ocho y veinte de la tarde. Sabe que en España los comercios cierran a las ocho pero de todas maneras sale a la calle. «Con los latinos nunca se sabe». Carl está alojado en el hotel Miguel Ángel. Hace frío pero nunca tanto como en Suecia. No le hacen falta ni el abrigo ni la bufanda. Caminando por Miguel Ángel ve que no hay ninguna tienda (ni abierta ni cerrada) así que tuerce a la derecha y se interna por García de Paredes. En esta calle sí que hay tiendas pero todas están cerradas: galería de arte, supermercado, todo a mil, fotografía… Dos manzanas más allá, el sueco encuentra una iglesia. Está abierta pero se da cuenta de que allí no puede emplear su frase. Gira de nuevo a la derecha y ve un bar. Está vacío pero abierto. El camarero lee un periódico en la barra. Seguramente cuenta los minutos para marcharse a casa. Carl empuja la puerta y entra. «Buenas noches», dice con su fuerte acento nórdico. «Buenas —le responde el camarero—, ¿qué va a ser?» Carl no contesta. Se acerca a la barra e indica una bandeja cuadrada que contiene algo que nunca ha visto (mejillones rebozados): «Por favor, ¿puede decirme cuánto cuesta esto?» El camarero responde mirando a una lista de precios que hay clavada en la pared (lo cual evidencia que ha comprendido perfectamente), y añade: «¿quiere una racioncita?» Pero Carl, que no ha entendido ni jota, mira al camarero con ojos asustados y se marcha sin despedirse. Con el arrobo se le olvidó hasta cómo se decía «adiós».

MÁS AUDIOMICROS

5 junio, 2013

Estimad@s:

He subido a mi página de audiomicros (que podéis visitar pinchando aquí) dos nuevos trabajos:

El #6, titulado Quedábamos para estudiar latín, es un particular modo de presentar algunas de las expresiones latinas que usamos en el lenguaje corriente.

El #7, Rocambolesca, narra uno de los hechos esenciales en la vida de un excéntrico millonario portugués: el momento en que ordenó que lo pasasen por la quilla.

Con otras tres publicaciones que aparecieron en distintas radios ya sumo diez micros en este formato. Sigo trabajando.

Un abrazo grande,

PG

MADRID/LA SANGRE–9

30 mayo, 2013

Víctor Moreno, de trece años, está en esa edad en que cualquier excusa es buena para masturbarse. Hoy, 24 de marzo, ha ido con su madre al dentista, y en un momento dado se ha visto solo, en la sala de espera, con una Interviú entre las manos. «¿Hacerme una paja aquí? —se pregunta—. No, sería demasiado». Se guarda la revista en el jersey y se va al cuarto de baño. Rápido, con ansia, Víctor saca la revista, la mira entrecerrando los ojos y se masturba. Pero entonces se le plantea el problema de la coartada. ¿Cómo explicarle a su madre la razón por la cual él viene del cuarto de baño con una Interviú? Difícil. ¿Qué hacer pues? Ante todo aprovechar la oportunidad «para luego»: Víctor arranca las mejores páginas, las dobla y se las mete en los calzoncillos. «Ahora, ¿qué hago con el resto de la revista? No puedo llevármela. Por tanto, tiene que quedarse aquí. ¿Dónde? En la cisterna.»

MI PRIMER AUDIOMICRO

23 mayo, 2013

microdosEstimad@s:

Este viernes (sé que es jueves) les comparto mi primer audiomicro.

Se titula “Sangre fría” y se puede escuchar pinchando aquí.

Un abrazo grande,

PABLO GONZ

VIEJOS AMIGOS

14 mayo, 2013

VVAAcartel(p)

Estimad@s:

Suspendo por una semana la publicación de MADRID/LA SANGRE para presentaros mi…

PROYECTO PARA UNA AUDIOANTOLOGIA SOLIDARIA

Hay dos cosas en este mundo que me apasionan: la literatura y el trabajo social. Por eso quiero hacer una audioantología de microrrelatos destinada a mejorar (en la escala que corresponda) la vida de las personas desfavorecidas. Grabaremos un CD con los mejores micros, lo venderemos y entregaremos el fruto de nuestro trabajo a una asociación benéfica. Quizás sea este uno de los caminos que conducen a lo que solíamos llamar la literatura comprometida.

Un abrazo grande,

Pablo Gonz

MADRID/LA SANGRE–8

9 mayo, 2013

María Inés Ramírez, de nueve años de edad, y María Asunción Capdepera, de diez, avanzan por un pasillo pegándose a la pared. Es evidente que van a cometer una maldad. Ambas, con sus pichis azules y sus zapatos negros, se mezclan con las sombras protectoras al tiempo que terminan de trazar el plan. Inés va delante: ella tuvo la idea; Asunción la sigue. Y antes de una esquina se detienen. Silencio. Inés mira a la vuelta. «Vamos». A cuatro o cinco metros se encuentra la portería: un despacho acristalado que ocupa una monja recién llegada de la India. Apenas habla español. Las dos niñas se ríen en silencio un momento y luego se estiran para actuar. Con paso normal llegan a la portería. «Hola, hermana», dicen. «Hola», responde ésta con su extraño acento. «Necesitamos localizar a una alumna que se llama Elena», dice Inés. «Por los altavoces», añade Asunción señalando a un micrófono que hay sobre una mesita. Incomprensión. «Elena. ¿La puede llamar?» Duda. «¿Yo llamar a Elena?» «Sí. Altavoz». «Bla, bla». «Ah, bien. Elena. ¿Sus nombres?» «Apellidos». «¿Sus apellidos?» Inés se los dice y segundos más tarde resuena en todo el colegio el siguiente anuncio: «Elena Nito del Bosque, Elena Nito del Bosque. Ven al portería, favor.»